El Sindicato de calle 31 inició un paro por tiempo indeterminado tras no aceptar la oferta del Gobierno local. Se dio intervención al Ministerio de Trabajo desde donde se dictó la conciliación.  Las otras dos representaciones gremiales habían aceptado la propuesta. Tenso clima frente al Palacio Municipal.

Una semana caliente fue la que se vivió en el ámbito municipal luego que uno de los gremios que representa a los trabajadores decidiera iniciar un paro por tiempo indeterminado.

Tal como estaba previsto, el pasado martes por la tarde se concretó una nueva reunión de la mesa paritaria. Allí se debía definir si los gremios iban a aceptar la propuesta del Departamento Ejecutivo que en términos generales terminaba con un aumento para todo el año, de alrededor de un 81 por ciento.

Durante la reunión, la Asociación de Trabajadores del Estado y la Asociación de Trabajadores Municipales decidieron aceptar la propuesta; no así la representación del Sindicato de calle 31, que había llegado con ese mandato, producto de una serie de Asambleas con las bases, que previamente había realizado.

Una vez culminada la reunión paritaria, los representantes de cada una de las asociaciones expusieron la decisión en las puertas del Palacio Municipal ante un nutrido grupo de trabajadores. Allí hubo críticas hacia la actitud que tuvieron los dos gremios minoritarios en cuanto a cantidad de afiliados, tensándose la situación durante algunos minutos.

Extraoficialmente, algunos señalaron que al día siguiente de esto, varios municipales decidieron renunciar a su afiliación a ATE, producto del descontento por la aceptación del ofrecimiento del Ejecutivo.

El mismo miércoles, el Sindicato de Trabajadores Municipales inició un cese de actividades, con un alto acatamiento en distintos sectores del Municipio. En las puertas del Corralón Municipal, sobre calle 35, los trabajadores decidieron incendiar algunos neumáticos a modo de protesta, mientras las puertas permanecían cerradas.

De acuerdo a las manifestaciones de los propios empleados, el compromiso que hubo de muchos de los trabajadores motivó que se vieran resentidos algunos servicios.

Así las cosas, desde el Departamento Ejecutivo decidieron apelar a la intervención del Ministerio de Trabajo, que horas más tarde decidió interponer una medida de conciliación obligatoria, generando la suspensión de la medida de fuerza. La conciliación se da por el término de 15 días.

Artaza

En diálogo con Protagonistas la Secretaria General del STM, Evangelina Artaza, indicó: “Esperemos que a partir de esta conciliación haya una propuesta del Departamento Ejecutivo, por lo menos hasta que se termine este conflicto. La realidad es que nosotros pretendemos un aumento al básico  y lamentablemente nuestra propuesta no fue considerada…”.

La dirigente gremial agregó que de las conversaciones mantenidas con representantes de la Federación, quienes están al tanto de todo lo que va ocurriendo en Mercedes, han manifestado que a partir de la intervención del Ministerio el acuerdo que se firmó en la mesa paritaria “es nulo”. Explicó que el gremio mayoritario en cuanto a afiliados es el STM y el no haber aceptado la propuesta marca la nulidad mencionada. “Esa acta no tiene validez” precisó Artaza.

Consultada sobre qué pasará con el salario que los trabajadores percibirán a fin de mes, manifestó: “Si el Ejecutivo pretende o hace efectivo lo que se firmó en el acta, yo ya tengo instrucciones de realizar la denuncia en el Tribunal de Cuentas porque no se pueden utilizar partidas  o recursos municipales con un acta que es ilegal”.

La dirigente gremial insistió en la nulidad del acta firmada e incluso lo fundamentó con lo que significó el cese de actividades llevado adelante y el cumplimiento que existió por parte de los empleados.

Sobre el paro en sí mismo, Artaza se refirió al trabajo que se llevó adelante en cuanto a recorrer cada una de las áreas municipales y escuchar a los empleados. “Eso era un reclamo que teníamos desde que comenzó la intervención en el gremio, entonces nosotros como Comisión Directiva era una de la cosas que queríamos modificar. No sentarnos a esperar que los problemas vengan… Se hizo un trabajo de base y nosotros solamente somos los encargados de transmitir lo que ellos nos piden y es lo que llevamos a la mesa paritaria”.

Sobre los pasos a seguir se mantienen a la expectativa de una nueva convocatoria y también con el asesoramiento de la Federación. “Esperemos que el Ejecutivo esté a la altura de las circunstancias y se dé cuenta que la expresión de los trabajadores durante los días miércoles y jueves fue algo que los compañeros venían conteniendo hace mucho tiempo, se cansaron y decidieron realizar el paro… Creo que lo ocurrido ha sido un hecho histórico”, destacó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre