La Comisión Municipal del Patrimonio Cultural y Natural (CUNA) de la ciudad de Mercedes, continúa trabajando voluntariamente en la difusión, concientización y protección del patrimonio de la región y en esta oportunidad hace foco en el imponente Colegio Nacional Florentino Ameghino, “obra finalizada en la década del 30, de importante significación histórica con grandes valores arquitectónicos”. Como parte de su historia, dado que hace pocos días cumplió 116 años, el Colegio Nacional fue creado por la Ley Láinez sancionada en 1905. Una Comisión de vecinos presidida por el Dr. Víctor Míguez, fue la que interesó al diputado Manuel Láinez para establecer el instituto de enseñanza media en Mercedes. El colegio inició sus clases el 26 de abril de 1906 en el edificio que es hoy sede del Club Progreso, ex casa del Dr. Dalla Volta, construida en 1882. Luego, en junio de 1907 se trasladó a un local arrendado de las calles 29 y 22. Recién en junio de 1922, se traslada a su actual lugar, cuando todavía estaba en construcción. “Los efectos de la Primera Guerra Mundial afectaron las obras públicas, lo que llevó a que el edificio se inaugure oficialmente en 1931”, señalaron desde CUNA. El edificio en el 2015 fue declarado Monumento Histórico de la Provincia, mediante Ley 14804. En nuestra ciudad el 26 de abril del 2018 fue declarado de Interés Patrimonial por el HCD bajo la Ordenanza Nº 8023.

 

Arquitectura

Según el relevamiento realizado, se indica que el edificio del colegio es un destacado ejemplo de la provincia, el cual ocupa una manzana y se organiza funcionalmente alrededor de dos patios separados por un ala central pertenecientes al salón de actos. Rodeando estos dos patios dan las galerías semicubiertas que vinculan las distintas aulas, el sector administrativo y los sanitarios. El tratamiento exterior apela a los estilos históricos del pasado, dentro de un sobrio clasicismo con toques de ornamentación afrancesada. Sobre el acceso aparece un pórtico tetrástilo, de orden dórico, con frontis triangular conteniendo un tímpano profusamente decorado con motivos vegetales y el escudo nacional. Flanquean el pórtico de acceso, dos bustos de próceres inscriptos en los frontis quebrados de los aventajamientos laterales. La herrería académica combina trazados geométricos con motivos vegetales simplificados. El vestíbulo de ingreso está cubierto por una notable bóveda con arcos fajones decorados y lunetas con ornamentación vegetal y escudos. Al finalizar, los encargados de realizar el relevamiento sostuvieron que “tanto por su significación histórica como por sus valores arquitectónicos, éstos y otros elementos que forman parte de su carácter original merecen protección física y legal”.

Quienes quieran contactarse con la Comisión Municipal del Patrimonio CUNA pueden realizarlo mediante sus redes sociales y/o a través del mail: patrimoniocuna@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre