El oficialismo presentó un proyecto de beneplácito para la creación del Fondo que se alimente de un tributo para quienes tienen bienes en el exterior. La oposición se opuso y lo consideró como un impuesto y un blanqueo. Con Cabral otra vez en Presidencia se consolidó el rechazo.

El Bloque de concejales del Frente de Todos presentó el pasado lunes un proyecto de beneplácito con la intención del Gobierno nacional para generar una ley que propicia la Creación del Fondo Argentino para la cancelación de la Deuda con el FMI. El mismo apunta a que aquellos que tienen stock de capital y bienes en el exterior sin declarar tributen por los mismos. Pero con el regreso de la presidenta Evangelina Cabral, las votaciones volvieron a la vieja normalidad. Al someterse a la consideración de las bancadas se produjo un empate que se resolvió con el voto de Presidencia y la intención antes citada terminó siendo rechazada.

El concejal oficialista Pablo Massa, consideró que el tema debía discutirse en esos ámbitos, como estaba sucediendo en el Congreso Nacional. “Tenemos que discutir quién paga esta deuda, si el conjunto de los trabajadores o aquellos que se la fugaron al exterior… porque entre 2016 y 2019 hubo una fuga de 87 mil millones de dólares… cualquier intendente de cualquier partido, no pudo siquiera hacer ni un cordón cuneta con esos fondos”. El edil además aclaró tras la ponencia de la oposición, que no se trataba de un impuesto ni mucho menos de un blanqueo, “blanqueo fue el que hizo el hermano del presidente Macri cuando hizo el Decreto en esa ley de sinceramiento”, sostuvo. El Bloque de Juntos no acompañó esta solicitud y el concejal de la Coalición, Martín Bossi, fue el que expuso los fundamentos al respecto. “Beneplácito es equivalente a conformidad, por lo que lo que se nos está pidiendo como Bloque es que brindemos conformidad a un nuevo tributo que grava los bienes y dinero que los argentinos tienen sin declarar en el exterior”, sostuvo. “En un país que ya cuenta con 165 impuestos, un país en el cual en las últimas semanas se subieron 2 puntos en los derechos de exportación y se anunciaron dos proyectos de Ley más tendientes a subir impuestos (el que estamos debatiendo y el impuesto a las rentas inesperadas) siendo que tenemos la carga tributaria más alta del mundo”, agregó. Bossi considera que cada vez que se sube o se anuncia la creación de un nuevo impuesto “queda en evidencia la ineficiencia del Gobierno en el manejo de los recursos, ineficiencia que provoca, los altos niveles de déficit fiscal, gasto público, emisión descontrolada y la consiguiente inflación que ha llegado a los mayores índices de los últimos 20 años”. Para el concejal opositor el “impuesto” en cuestión es un blanqueo encubierto, “toda vez que no hay requisitos ni condicionamientos, por lo tanto, permitiría blanquear bienes y dinero de las más diversas actividades, entre ellas todas las ilegales, como la corrupción política, el narcotráfico, entre otros”. Entiende que en tal sentido corresponde caer sobre los bienes no declarados “con todo el peso de la Ley Penal Tributaria, pero en ningún caso gravarlos con un canon o impuesto que equivale a su regularización”. Bossi sostuvo que no acompañarán más impuestos para financiar los desatinos del Gobierno en materia económica porque continúa desalentando la inversión y por ende la generación de empleo privado, “no generamos reglas claras y se apela siempre al manotazo en algún lado, ahora llegamos al colmo de querer hacerlo con bienes no declarados. Un delito para la ley argentina”. Finalizó haciendo saber que en todo caso “prestemos conformidad y aprobemos beneplácitos de proyectos que sean tendientes a bajar el empleo informal, la pobreza y la inflación. Pero no para la generación de un nuevo impuesto, en este caso, que pretende grabar bienes ilegales”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre