Las concejales Mariana San Martín y Sabrina Viñales cuestionaron la presentación efectuada por Juntos por el Cambio. La primera celebró que los opositores se preocupen por la salud y la educación y la segunda habló de oportunismo. La defensa del proyecto fue realizada por la concejal Fraile.

El pasado lunes por la tarde el Honorable Concejo Deliberante tuvo una nueva Sesión Ordinaria de la que participaron unos catorce concejales en el recinto mientras que otros cuatro lo hicieron de modo virtual. El orden del día no presentaba temas que podían hacer presumir una polémica, aunque la solicitud de ingreso del expediente relacionado con la presencialidad presentado por la oposición de Juntos por el Cambio, generó un ríspido debate. La primera en marca su desacuerdo con el mismo fue la concejal del Partido FE, Sabrina Viñales, quien aseguró que muchos conceptos estaban “errados”, y que no veía conducente pedirle al Estado municipal que fundamente la suspensión de clases, “me llama la atención, que uno de los concejales firmantes es parte del Comité de Crisis donde no plantearon nada, no logro comprender cómo siguen creyendo que el Municipio es quien determina las fases”. Solicitaba el pase a Comisión. De inmediato el presidente del Bloque de Juntos por el Cambio, Edgar Kilmeatte, le pidió a Presidencia que se eviten hacer comentarios cuando el proyecto ya tenía destino de Comisión, en alusión a los dichos de Viñales. La edil aseguró que iba a seguir exponiendo y que nadie podía coartar la posibilidad de expresión en el seno deliberativo. Tras ello fue la concejal Claudia Fraile la encargada de defender la posición planteada. Interpretando que el distrito se encuentra en Fase 2 con la consecuente restricción de la presencialidad, hecho que “nos preocupa, inquieta a la mayoría de los vecinos que nos piden que llevemos la voz al Comité de Crisis, que lo podamos plantear acá…”, indicaba. Para Fraile no hay datos concretos que se hayan producido contagios en las escuelas, aunque sostuvo que la realidad sanitaria era compleja, “no desconocemos eso, pero no podemos descuidar o vulnerar el derecho a la educación. Por eso queremos pedirle al intendente que solicite al Gobierno provincial podamos recuperar la presencialidad”, argumentó. Del mismo modo la presidente del Frente de Todos, Mariana San Martin, esperaba que esas manifestaciones se efectúen en el marco de las reuniones del Comité de Crisis, “ya quisieron hacer un Comité paralelo desde este Concejo… Una de las autoras del proyecto no dijo nada en el Comité de Crisis del que participa. Las fases se observan de acuerdo a algunos criterios epidemiológicos que lo hacen médicos y no los políticos de turno. Estamos con camas UTI en más del 80 por ciento, hasta ayer teníamos 85 (decía el lunes), estuvo por encima del 90. Hay una cantidad mayor de 500 contagios cada 100 mil habitantes. No es una decisión unilateral que estemos en una u otra fase…”. La titular de la bancada oficialista anticipó que iban a acompañar la resolución y a la vez pidió despolitizar la pandemia, “ese es el mejor camino… pero me alegra que desde la fuerza política que impulsa este proyecto ahora estén preocupados por la educación, cuando les tocó gobernar la provincia y la Nación desfinanciaron la educación pública, se fueron con menos escuelas, hubo un 30 % menos de inversión en infraestructura, han recapacitado”, destacó. También recordó acciones del Gobierno de María Eugenia Vidal relacionadas con cuestiones sanitarias. “No creo que sea una discusión que tengan que traer a este Cuerpo. Hablan del reclamo de los docentes y los padres para que vuelvan las clases, creo que están escuchando la mitad de la campana”, agregó San Martín. Fraile siguió en terreno político respondiendo que cuando no tenían argumentos desde el oficialismo iban hacia atrás, en relación a las críticas al anterior Gobierno provincial. Reconoció que si bien el intendente no define las fases, considera que sí tiene injerencia. “El Comité de Crisis no puede ser el único espacio donde plantear estas cosas, sino no tiene sentido que presentemos más proyectos”, remarcó. El debate quería cerrarse pues la discusión iba a continuar en Comisiones, aunque faltaban algunos cuestionamientos más de Viñales quien sostuvo que el proyecto no era más que una muestra de oportunismo.

 

Invitan a firmar la solicitud

Padres Organizados locales también piden regreso a las aulas

A través de las redes sociales se conoció el nacimiento de un grupo de Padres Organizados que han elaborado una carta para presentar al Intendente Municipal, al Cuerpo Deliberativo y al Comité de Crisis solicitando el regreso a las clases presenciales. La misma fue posteada en las redes mencionadas y se invita a adherir y firmar para darle más fuerza al reclamo. “Nos dirigimos a Ud. en representación de las familias que componemos la red local de Padres Organizados Mercedes, coordinando acciones en red con los grupos Provincial y Federal, a los efectos de solicitarle por su intermedio, llegar a nuestro gobernador con el objeto de solicitarle se evalúe la posibilidad de abrir las escuelas para que las clases vuelvan a ser semipresenciales, en cumplimiento de protocolos sanitarios vigentes”, señalan en el comienzo de la misma. El grupo de padres reconoce el gran esfuerzo “que estamos haciendo todos los que conformamos esta comunidad. Conocemos y entendemos las restricciones que existen y no negamos la complejidad del escenario que nos atraviesa. Vivimos tiempos muy difíciles, especialmente para los niños y adolescentes, cuyo bienestar integral se encuentra comprometido, descontando además las dificultades propias del aprendizaje académico por vía virtual exclusiva”, continúan. Los firmantes creen importante hacerse escuchar “en nuestro pedido y que se haga el esfuerzo necesario para garantizar la presencialidad en nuestras aulas”, concluyen.

 

El Radicalismo salió a “exigir” que Abran las escuelas

El radicalismo local, en virtud de la situación que se planteaba en Mercedes en términos epidemiológicos por la Fase 2, emitió un comunicado titulado “Abran las escuelas… El futuro de los mercedinos se encuentra en emergencia”. El comunicado de prensa exige clases presenciales “y que se garantice un equilibrio entre las cuestiones sanitarias con el aprendizaje y los aspectos emocionales de cada uno de los alumnos del sistema educativo”. El radicalismo admite que el distrito se encuentra en Fase 2, “pero exigimos flexibilizar las condiciones de clases presenciales, teniendo en cuenta, que con el uso correcto de protocolos se puede garantizar fehacientemente la no propagación de contagios dentro de las escuelas”. Se preguntan en este posicionamiento político ¿por qué si en zonas más pobladas y con mayor índice de contagios se permite la presencialidad y en Mercedes estamos sin clases presenciales? Para la UCR “no pueden tomarse decisiones con impacto generalizado, que condicione el futuro de los estudiantes. Deben fijarse prioridades de acuerdo a la ubicación geográfica y el uso del transporte público, que en Mercedes es bajo, ya que la mayoría de los estudiantes se acercan a las escuelas por sus propios medios teniendo en nuestra ciudad una circulación menos riesgosa que en AMBA”. Acotaron que las decisiones de cierre de escuelas con clases virtuales, “ha dejado a miles de chicos fuera del sistema educativo, y ha profundizado la ya alarmante deserción escolar y calidad educativa. Las clases virtuales no son para todos, y menos aún para aquellos hogares en donde la brecha digital y la imposibilidad de accesos a dispositivos e Internet es imposible en este contexto social y económico agravado por la pandemia. La necesidad de la vuelta a la presencialidad debe ser una prioridad de Estado”. Agregan que esta postura marca también que se solidarizan “con las cientos de familias que piden volver a la presencialidad para la organización familiar y económica…”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre