Falleció el pasado martes a los 88 años de edad. El “Gallego” o Don César, se reconocía como “mercedino hasta la médula”. Su vida empresaria no le impidió comprometerse a trabajar por una ciudad con futuro. En 2019 había sido reconocido merecidamente por el Municipio.

(De la Redacción)

El pasado 15 de junio el vecino César Sanmartín emprendía un nuevo viaje. Nos dejaba a la edad de 88 años. Don César o el “Gallego” fue uno de esos vecinos que hizo gala de aquella frase que encontramos en una canción… “eso de durar y transcurrir, no nos da derecho a presumir, porque no es lo mismo que vivir, Honrar la Vida”. Fue así, honró la vida. Fue un hombre ocupado y preocupado por su empresa, por los suyos y por sus pares de una comunidad mercedina que lo supo y lo sabe apreciar. Prueba de ello son los testimonios que hemos recogido en este informe que tiene intenciones claras de reconocimiento a su figura. Uno de ellos dice que estuvo siempre dispuesto a dar algo muy valioso que todos tenemos, y es tiempo. Siempre lo tenía a pesar de todas sus responsabilidades. Pues los compromisos empresarios no le impidieron estar donde consideraba que podía brindar su aporte para que cada día vivamos en una Mercedes mejor, más digna y hasta más igualitaria o equitativa. Su enorme capacidad de trabajo lo llevó a poner en lo más alto del mundo productivo a su fábrica que hasta en los momentos más duros de una Argentina no exenta de vaivenes económicos y sociales, nunca dudó que debía seguir instalada en el país y más precisamente en su patria chica. Esa que lo adoptó, esa que amó profundamente. Pero extendió hacia otras latitudes el crecimiento de su firma con radicaciones en Brasil y México. Y quien debe manejar un emporio industrial de esa magnitud es posible que no tenga demasiado de ese tiempo para ocuparse de otros menesteres. Lejos estaba del pensamiento del gallego algo así. La Cooperadora del Hospital Blas L. Dubarry es testigo de esa afirmación, como también lo es la Cámara Económica donde realizó una gestión que la puso en el buen camino. No dudaba en ocupar sus pensamientos en otras iniciativas que también podían proyectar a nuestro partido a mejores horizontes. Su amistad con Pascual Mastellone lo llevó a ofrecer al Municipio unas 10 hectáreas en la zona lindera al Sector Industrial Planificado. El paso del tiempo marcó el acierto de aquel buen negocio. Años después llegaron inversiones alemanes que se interesaron por el predio y lo compraron. El producido permitió hacerse de una buena cantidad de recursos a la actual administración para poder hoy estar a punto de adquirir la planta de la ex Lycra. Fue aquel puntapié inicial. Cada desafío que emprendía contaba con su mayor empeño y esa determinación o para algunos tozudez en el mejor sentido de esa palabra si es que la tiene, era el reaseguro de un hecho que tenía como destino un buen puerto. Los seres humanos, o buena parte de ellos, no queremos pasar desapercibidos por este mundo. Aunque en tantísimas ocasiones lo hacemos de modo involuntario. César Sanmartín lejos estuvo de pasar sin dejar huella. De allí que en el año 2019 fue declarado Ciudadano Destacado y nadie le estaba regalando nada, solo se le estaba reconociendo el buen ejemplo que representaba su vida y su acción.

Un ilustre…

Solo cuestiones administrativas o de formas hicieron que no se le coloque la calificación de ilustre. Seguramente a César ni siquiera debe haberle hecho cosquillas algo así. No daba pasos en su andar para quedar en las marquesinas. Solo lo hacía. El Municipio tomó esta decisión allá por los inicios de aquel año. Se daba en el marco del aniversario número 70 de la fundación de su empresa. “Sanmartín es sin lugar a dudas la empresa de nuestra ciudad que logró trascender las fronteras de nuestro país, y que hoy prospera en Latinoamérica”. “En nuestra ciudad durante estos 70 años ha generado muchos puestos de trabajo con la importancia que es eso… sin dudas la vida social activa que tuvo también merece un reconocimiento”, decía el intendente Ustarroz en aquella jornada que se desarrolló en el Teatro Argentino con una concurrencia relevante. “Mi valoración tanto a usted como a su mujer es por la gran familia que ha forjado y formado, porque cuando alguien se destaca y logra trascender, es muy difícil mantener la humildad y ser persona de bien, tengo la fortuna de poder conocerlos, y sé que eso es así”, decía el primer mandatario. César estaba emocionado. Era una simple devolución a tanta entrega. Aquella vez reconoció ser “mercedino hasta la médula y eso lo llevo en mi vida y por donde voy…”. Ese mismo día también la Cámara Económica le entregaba un reconocimiento como muestra de gratitud por su paso en la institución gremial empresaria, el que no pasó desapercibido para la industria y el comercio de nuestra ciudad. Ariel Pietrucha como gerente y Jorge Villareal, quien supo acompañarlo durante tantos años en la Gerencia, hicieron entrega de una plaqueta. Han pasado más de dos años de aquel grato momento y en la tristeza que siempre encierra una partida puede mitigarse la satisfacción que una comunidad le pudo dar las gracias en aquella ocasión. César fue destacado, pero no solo por un acto administrativo, sino por una filosofía de vida. Hoy deja un legado, una lección de cuánto podemos hacer por quienes nos necesitan… y habrá que pensar dos veces cuando nuestra respuesta que intenta esquivar compromisos es, “no tengo tiempo…”.

Don César en el recuerdo

El decreto que lo reconocía como Ciudadano Destacado

Aquel decreto de 2019 donde se lo declaraba Ciudadano Destacado fundamentaba las razones que llevaron a pensar en ese reconocimiento. César Sanmartín era por entonces presidente del Grupo Sanmartín y presidente del Directorio de “Manuel Sanmartín S.A.”, con sede en Mercedes. La empresa había sido fundada en el año 1948 por su padre. El grupo empresario además de su planta en Mercedes, tenía otros dos emprendimientos nacidos en la década del 70, en Caxias Do Sul (Brasil) y en Mérida (México). “Ha demostrado su compromiso social y empresarial, sostenido con la comunidad mercedina, su vocación por el trabajo y una visión de futuro propia de los líderes, promoviendo e incrementando  la actividad industrial de las empresas de su familia, siendo  un verdadero pionero de la industria de Mercedes, generando a través de los años puestos de trabajo, directos e indirectos, en beneficio de Mercedes, bajo el lema de la cultura del trabajo”, decía el acto administrativo. Agregaba que durante su dilatada gestión hizo crecer en forma exponencial sus empresas, cuyo origen fue el diseño y fabricación de las famosas lavadoras de botella para las industrias del embotellado de bebida. “Acompañado de un fiel y calificado grupo de colaboradores, logró incorporar nuevos productos, hasta transformar la compañía en proveedora de líneas de producción, con máquinas y equipos de última generación tecnológica totalmente automatizados para diferentes tipos de industria, como las bebidas, alimentos, químicos, agroquímicos, agrícolas, lácteos, aseo personal y limpieza del hogar, para los distintos procesos de elaboración, envasado y packaging, transformando a Sanmartín en líder  del mercado argentino con un fuerte perfil exportador”, añadía. “Su espíritu empresario generó la conquista de nuevos mercados de exportación, transformando Sanmartín en una verdadera empresa embajadora de la industria argentina, y de la Ciudad de Mercedes en particular, exportando a más de 50 países de todos los continentes,  principalmente al mercado latinoamericano desde México hasta la Argentina incluyendo resto de América Central y el Caribe y resto de América del Sur (todos los países)  y otros mercados de todos los continentes, entre ellos, a países como Tailandia, India, Vietnam, Rusia, China, Australia, Sudán, Filipinas, Marruecos, Birmania, Pakistán, Zimbabwe, Islandia, Jamaica, entre otros. En pleno crecimiento industrial facilitó la incorporación de sus  hijos, quienes en la actualidad continúan gestionando el grupo empresario bajo el modelo de la empresa familiar, con el apoyo de toda la familia Sanmartín”.

Inquieto

Pero además de su actividad industrial, tuvo un permanente compromiso social con la comunidad mercedina, apoyando a  distintas Entidades Sociales sin fines de lucro, en el ámbito de la Ciudad de Mercedes, ocupando cargos de relevancia a nivel municipal, provincial y nacional en distintas entidades como: Unión Industrial de la Argentina, Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires, Presidente de la Cámara Económica Mercedina, ALAFACE – Asociación Latinoamericana de Fabricantes de Cerveza, Cámara de Exportadores de la República Argentina, Asociación  Metalúrgicos de la República Argentina, Cámara de Industriales de Proyectos e Ingeniería de Bienes de Capital de la República Argentina, Cámara de Máquinas y Equipos para la Industria, Presidente de la Asociación Cooperadora del Hospital Blas L. Dubarry de la Ciudad de Mercedes, Miembro del Club de Servicio “Leones”, Socio fundador de numerosas e importantes Sociedades Intermedias sin fines de lucro y de ayuda a la comunidad de Mercedes, Socio Honorario de numerosos Clubes y Sociedades Intermedias de la Ciudad de Mercedes, Presidente de la Cooperadora de la Escuela Normal de Mercedes (B),  (durante su gestión se construyó el Jardín de Infantes del establecimiento). “Es la oportunidad propicia para rendirle un merecido homenaje y reconocimiento público, de este Departamento  Ejecutivo, otorgándole el status de Ciudadano Destacado”.

 

Opinión

Una pirámide en nuestro desierto

(Por Walter Anido)

En los primeros días de 2019 nos permitíamos dedicar unas líneas que el propio “Gallego” Sanmartín pudo leer y agradecer. Viendo las mismas en perspectiva consideramos oportuno recordarlas. Porque su partida no cambia siquiera una coma de lo que pensábamos por entonces. César Sanmartín es un faro… como decíamos en aquella ocasión, Una pirámide en el desierto… A continuación aquellas expresiones para con el empresario que nos dejó el pasado martes.

Hay una frase que dice que las comparaciones son odiosas, aunque también existen aquellos que sostienen que no siempre resultan así. Generalmente eso sucede cuando en ese ejercicio alguien sale perjudicado, aunque no creemos que en esta ocasión tal cosa pueda suceder. Desde los comienzos de la historia de la humanidad los hombres, o muchos hombres, han buscado trascender más allá de sus días terrenales. Por sus conquistas, por sus logros, por sus egos o simplemente por poder. Un caso que podríamos citar como testigos indisimulables de esa afirmación son las pirámides de Giza en el desierto egipcio. Los faraones consideraban que esas enormes y gigantescas estructuras, que han sido motivo de estudio desde su descubrimiento, les iban a permitir vencer a la muerte. Y podría decirse que si bien no pudieron evitar dejar de existir, cuanto menos cumplieron con ese objetivo de trascender a través de los tiempos. Pero fue premeditado, lo buscaron, así lo quisieron. Otros ejemplos, tal vez mejores o más genuinos, nos permiten hablar de la trascendencia sin forzar la historia. César Sanmartín es sin duda una pirámide en nuestro desierto. Su historia de vida permite que lo pensemos de este modo. Donde estuvo no retaceó sus esfuerzos para que cada día podamos vivir en una comunidad mejor, o al menos como él consideraba que podía ser mejor. Su paso por la Cámara Económica dejó su impronta con importantes avances que permitieron convertir a la institución en una referencia de la región y tal vez un poco más allá. Hasta se recuerda que alguna vez se le plantó en una reunión al ministro de Economía, por entonces Domingo Cavallo, causando grata sorpresa en el mundo empresarial. Porque así es Don César, frontal, claro y de sinceras convicciones. A veces como mercedinos hemos escuchado que le hubiese resultado más fácil por las condiciones coyunturales de las naciones llevar su planta de Mercedes a Brasil o México. Pero prefirió apostar a su terruño, ese Mercedes que ama y que considera una cuna que lo meció hasta en los momentos más difíciles. A pesar de esas responsabilidades empresarias también se sumó otras, como la de ser parte de la Asociación Cooperadora del Hospital Blas L. Dubarry donde también cumplió algunos de sus sueños, como la creación del Hogar Ulises D’andrea que hoy alberga a muchos abuelos. Claro que no necesitaba hacerlo, pero sentía la necesidad y el deber de ciudadano para convertir intenciones o ideas en hechos tangibles. Un hombre interesante para entablar un diálogo y compartir un café. Durante esas charlas dejaba en claro su pensamiento sin buscar que compartan su opinión, pero escuchando y respetando otras visiones a quien sabía expresarlas. Inquieto, práctico y tan sencillo como resolutivo… Así fue siempre César Sanmartín, un hombre que creció e hizo crecer. De esos terrenales que engalanan el voluntariado social que cada vez escasea más y mucho menos cotiza bien en bolsa. Por eso sus hechos le han permitido trascender, aunque sin buscarlo. El balance de su vida lo puede dejar más que conforme, cuanto menos para muchos de los que somos parte de esta comunidad es un balance de un hombre que nos ha enriquecido con su impronta y su ejemplo. De esos valiosos e imprescindibles de los que hablaba Bertolt Bretch. Por eso ha sido justo y merecido el reconocimiento, porque César Sanmartín ha sido y es una pirámide en nuestro desierto.

(9 de enero de 2019)

La CEM destaca la figura de César Sanmartín

“Sus Presidencias fueron ejemplos de empuje”

Desde la Cámara Económica Mercedina lamentaron el fallecimiento del empresario César Sanmartín quien fuera presidente de la institución entre los años 1996-2001 y 2009-2011 y un colaborador incansable con distintas Comisiones Directivas de la CEM. “Durante los años que encabezó la Cámara Económica Mercedes, César fue un referente al que las autoridades actuales apuntamos. Nos mostró un camino para continuar y así fortalecer los objetivos planteados en la fundación de la institución”, dice el comunicado institucional. Destacan que sus Presidencias fueron ejemplos de empuje, de trabajo, y de fuerza. “Siempre pensó en Mercedes. Defendía sus ideas y propuestas. Su empeño hizo que la Cámara Económica fuese un espacio de trabajo para la Fundación Exportar y para un centro de incubadoras de ideas. Pensando en el desarrollo de la ciudad por sus características geográficas”, agrega. Desde la CEM destacaron su labor empresarial, su representación local en el sector productivo y la visión en el desarrollo internacional de la empresa que presidió y que hoy siguen sus hijos. “La empresa familiar que fundó su padre, trascendió fronteras con César”, dicen. Pero además, destacaron su labor social no sólo como presidente de la Cámara Económica y de sus colaboraciones en las Comisiones Directivas, sino en otras instituciones que también supo presidir e integrar, “en las que resaltó su empuje y espíritu emprendedor”. “Todo esto y más de su vida personal, permitió que la ciudad lo declare como un “Ciudadano Destacado”, reconocimiento merecido por ser un ejemplo a seguir para los emprendedores y empresarios de la ciudad”, concluye.

 

La mirada de vecinos que supieron conocerlo

Expresiones y elogios a la figura de Don César

Marcelo Elizondo (Ex titular de la Fundación Export AR)

“César ha sido una persona emprendedora, con una gran capacidad de organizar una empresa que se adaptó a los tiempos, una empresa global desde Mercedes. Fue un hombre con un liderazgo que pudo incluso transferir esa cultura empresarial hacia las nuevas generaciones. Lo he conocido un padre de familia extraordinario, con una gran capacidad para transmitir valores y de ir generando muchos amigos… un hombre de una extraordinaria humildad. Tuve la suerte que  mi abuelo era amigo de su padre y mi padre amigo de César… yo incluso de César Manuel su hijo… por lo tanto puedo decir que es una familia extraordinaria que César supo crear. Creo que ha dejado un legado en su paso por la vida y eso es lo mejor que podemos hacer en el tiempo que nos toca”.

Juan Carlos Benítez (Ex funcionario Municipal)

“Cómo tantos, conocí a César Sanmartín a través del trabajo. En 1966 había terminado de cursar tercer año de la ENET Nº1 (Industrial) y fui a solicitar trabajo por los 3 meses de vacaciones, actitud repetida al siguiente año. En aquel gran taller de 26 y 39 junto al gesto adusto y pasos silenciosos de Don Manuel y la locuacidad de Garrido, transitaba César sugiriendo nuevos métodos en la producción de las máquinas lavadoras. Pasaron los años y nos volvemos a encontrar, en mi caso en la función pública y César ya como referente empresario junto a su hermano Roberto, además de involucrarse en una actividad tan noble en la Asociación Cooperadora Hospital Blas Dubarry, dónde dedicó gran parte de su tiempo en la búsqueda de recursos para abastecer insumos y salarios de una parte del personal de salud. César es una excelente referencia para quienes a partir de la actividad empresarial ofrecen a la comunidad lo más valioso que tenemos en nuestra vida, su tiempo”.

Marcelo Denápole (Ex director de la Producción y presidente del HCD)

“Don Cesar, fue mi primer Patrón en la Estancia Ibiporá donde me inicié como ingeniero agrónomo. Fue un ejemplo de producción y trabajo. Me honró luego acompañándolo como vicepresidente del Centro IDEB durante varios años. Esto me dio cercanía a su familia, a Cesarito, Nona y sus hijas a quienes acompaño en su sentimiento. Desde lo productivo, fue un innovador, incorporando procesos de robotizacion a la mecánica, el control numérico y el control de calidad. Tuve la suerte de acompañar a su padre Don Manuel en las recorridas al campo y comprobar los altos valores que inculcó en sus hijos tanto a César como a Roberto. De chico, los conocí en el taller de la 20 y 33, luego la fábrica de 26 y 39, luego la de Acceso Sur, luego Río Grande do Sul y México. Un ejemplo de industrial innovador, dirigente industrial que permitió insertar a Mercedes en el mundo. Personalmente le agradeceré eternamente su gestión ante Don Pascual Mastellone en la compra de la ampliación del Sector Industrial Planificado y su el cariño respetuoso que siempre nos profesamos”.

Humberto Perdiguero (Secretario General de UOM Mercedes)

Cesar Sanmartín fue un hombre que siempre supo actuar de forma correcta  y justa con sus acciones. Brindándole trabajo a la comunidad, respetando valores de forma íntegra de la buena convivencia. Buscó siempre maximizar el desempeño para garantizar, sus inversiones liderando los mercados en los que opera su empresa. Mis condolencias a su familia”.

 

Testimonio cercano

Enrique Mac Loughlin: “Fue pionero de la industria nacional”

Enrique Mac Loughlin es un hombre que pasó muchos años de su vida junto a la familia Sanmartín. De allí que nos pareció de suma importancia recoger sus expresiones en esta fecha tan especial. “Tuve con Cesar Sanmartín una relación, que excedió  lo estrictamente laboral, para transformarse,  en una relación de absoluta confianza. Justamente para esta época todos los años, viajaba un mes  a la  Ciudad de Pontevedra en Galicia, donde había nacido hace 88 años, acompañado de su esposa Nona,  llevando cada año,  a diferentes nietos”, nos cuenta. “Disfrutaba de este descanso anual, porque se encontraba con familiares y amigos de toda la vida, alojándose siempre en el mismo hotel”, añade. “Recuerdo que siempre decía con orgullo, que era doblemente argentino y mercedino, dado que por opción, había  elegido la nacionalidad argentina”, agrega. Narra que recibió junto a su hermano Roberto, el legado del fundador Don Manuel Sanmartín, y demostró ser un verdadero ejemplo,  por su  vocación por el trabajo, acompañado de una visión de futuro,  propia de los líderes, incrementando  la actividad industrial, de las empresas de su familia. (Plantas Industriales de Argentina – Brasil – México). Esa visión  empresaria, le permitió la conquista de nuevos mercados de exportación, transformando a  “MANUEL SANMARTIN S.A.”, en un verdadera “empresa embajadora de la industria argentina en el mundo”, exportando a más de 50 países, de todos los continentes. Fue pionero de la industria nacional, generando a través de los años, cantidad de puestos de trabajo, directos e indirectos, en beneficio de Mercedes. Además, de su actividad industrial, tuvo un permanente compromiso social con la comunidad  mercedina, apoyando a  distintas Entidades Sociales sin fines de lucro, entre ellas, con el hospital de Mercedes,  y otras Sociedades Intermedias, que en forma silenciosa  apoyaba. “Finalmente quiero recordar, que la Municipalidad de Mercedes, a través de un decreto dictado, por el Sr. intendente Juani Ustarroz, le rindió un merecido homenaje en vida, otorgándole, el status de Ciudadano Destacado de la Ciudad de Mercedes”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre