Ingredientes

8 filetes de lenguado o merluza/brótola

3 cebollas grandes cortadas en plumas finas

4 cucharadas de caldo caliente

1/2 cucharadita de tomillo seco

1 hoja de laurel

4 cucharadas de queso blanco

1/2 taza de leche

2 cucharaditas de fécula de maíz

1/3 de taza de vino blanco seco

1/2 cucharadita de ají molido

Sal y pimienta

Preparación
Cocinar las cebollas en el caldo caliente.

Agregar el tomillo junto con la hoja de laurel y seguir cocinando hasta que la mezcla esté perfumada (1 minuto, aproximadamente)

Salpimentar los filetes, doblarlos por la mitad y acomodarlos sobre las cebollas. Incorporarles el queso blanco mezclado con la leche, la fécula de maíz, el vino y el ají molido.

Mover suavemente la sartén para que los líquidos se mezclen bien. Cocinar el pescado a fuego suave, con la cacerola tapada, entre 10 y 12 minutos.

Retirarlo y mantenerlo caliente.

Dejar hervir suavemente la salsa durante 1 o 2 minutos para que espese un poco.

Descartar el laurel y salpimentar.

Salsear el pescado y servirlo enseguida.

Acompañar con papas o arroz blanco

Ensalada de frutas frescas

 

Consejos para freír pescados y frutos de mar

Uno de los inconvenientes comunes al freír pescados es lidiar con el aroma que suele impregnar toda la casa. Para evitarlo, procure que se trate de productos bien frescos. De todas formas, puede hacer frituras especiales. Por ejemplo, las sardinas y peces pequeños pueden ser envueltos en papel aluminio de cocina humedecido con aceite y sal. Los envolvemos y los llevamos a la plancha o al aceite en paquetes bien apretados, hasta que el paquetito se vea inflado. De esta manera saldrán como fritos y sin tener olor en casa.

Para freír alimentos marinos húmedos, como filetes de pescado, pulpos, rabas y demás, podemos enharinarlos antes de empanizarlos o de llevarlos al aceite, para que la humedad no cause problemas, haciendo salpicar el aceite por toda la cocina. Enharinarlos también nos permitirá obtener piezas que no se desarmen, creando así platos mejor presentados. También podemos colocar una pizquita de maicena en la harina, para que queden bien crocantes.
Luego, para empanizados, enharinamos las piezas presionándolas bien, y luego pasamos por huevo batido y pan rallado. Este truco de enharinar servirá también para cocinar a la plancha, evitando que se desarmen. Para que no se peguen, colocaremos sal en la plancha y no en el producto.
Hay que tener precaución con las frituras en general, ya que consumirlas en demasía puede causarnos problemas de salud. Sin embargo, cuando usamos aceite limpio, a buena temperatura, y con el pan rallado o la harina correctamente proporcional a la pieza, lograremos que el producto no absorba demasiado aceite. Siempre que hagamos pescado frito, debemos hacerlo en aceite limpio, y luego colarlo y conservarlo en una botella plástica (como las de soda o gaseosa) para reutilizarlo, si es posible, siempre y cuando se mantenga limpio. Cuanto más pequeña es la pieza de pescado que vamos a freír, más fuerte debe ser el fuego, mientras que si la pieza de pescado es grande, lo cocinaremos lentamente. Luego de freír, es indispensable escurrirlo sobre un papel absorbente.
Hay recetas que solicitan freír el pescado directamente, sin empanar. Para estos casos, debemos hacerlo primero del lado de la carne y no de la piel (abriéndolos por el medio), así evitaremos que se encoja durante la cocción.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre