Amalia Testa era la máxima autoridad de la casa de estudios. Du Pont le había donado la planta a la universidad. Pero gestiones posteriores rechazaron la cesión aduciendo cuestiones ambientales que nunca fueron probadas.

Cuando Lycra suspendió sus procesos productivos allá por el año 2004, la multinacional consideró oportuno ceder sus instalaciones a la Universidad Nacional de Luján. La casa de estudios, cuya rectora era por esos tiempos la mercedina Amalia Testa, observó con muy buenos ojos esta posibilidad para poder dictar algunas de sus carreras, especialmente la de Ingeniería Industrial. Esas instalaciones contaban incluso con herramientas y maquinarias que iban a resultar de extrema utilidad para los planes educativos de la UNLu. El acuerdo de la donación por parte de Du Pont a la universidad fue firmado, aunque una gestión de rectorado posterior terminó rechazando esa oportunidad inigualable. Por entonces cuestiones ambientales y posicionamientos estratégicos de la propia universidad fueron las razones por las cuales se desechó de plano semejante cosa. En medio de la adquisición que plantea el municipio de ese espacio, más otra importante cantidad de superficie perteneciente a la compañía que ahora está en manos de Pionner/Corteva, a unos quince años de aquellos sucesos, la propia Amalia Testa nos cuenta los hechos y reflexiona sobre el proyecto actual. “Habíamos avanzado muchísimo en el proceso de donación de la empresa hacia la Universidad, está ya el convenio firmado de donación, todo listo para que el Consejo Superior lo aceptara, había un gran acuerdo en este tema, porque se había pensado un grado desarrollo en ese predio donde nos dejaban laboratorios instalados que iban a servir para una rama de ingeniería industrial y hasta habíamos pensado en un centro universitario en Mercedes. Hicimos reiteradas visitas, proyectos… estaba todo cerrado. Antes de terminar mi gestión firmamos con el Presidente de Du Pont la definitiva donación”, comentó. Pero a Testa no le quedaba mucho tiempo como Rectora y aquellos cambios marcaron un retroceso en ese proyecto. Recuerda que hubo una fuerte discusión con cuestiones relacionadas a pasivos ambientales de la empresa, “pero cambió la gestión y en algún momento y nunca supe muy bien porque, se empezó a argumentar que la empresa había dejado esos pasivos ambientales y el Consejo Superior, en alguna sesión del año 2006 define que no acepta la donación, la rechaza… Para mí fue impacto muy grande en lo personal, porque era una excelente oportunidad para tener un espacio donde desarrollar actividades que pudieran acercar más la universidad a Mercedes”, añadió. Amalia Testa nunca pudo tener bien en claro si pesaron cuestiones ambientales en la determinación o la posibilidad de trasladar parte de la universidad a esta ciudad, “no sé si fue eso o un combo… pero si recuerdo que había un gran entusiasmo por tener este predio con excelente ubicación en Mercedes. Significaba un avance, patrimonio para la universidad…”, decía.

 

“Es una propuesta muy buena”

“Cuando me enteré de esta iniciativa del Municipio me alegré por la ciudad, vi el proyecto y hay una cantidad de actividades y posibilidades interesantes para la ciudad, si se gestiona bien va a ser muy importante… lamento que no sea de la Universidad”, destacaba la ex Rectora. Recordó que quien era intendente en aquellos años (2004) Carlos Selva, había pedido la donación del predio aunque la empresa decidió inclinarse por la universidad, “confiaron muchísimo en nosotros”. Amalia Testa dejó en claro que todas las acusaciones que existieron en materia ambiental, nunca fueron probadas, “nunca… de hecho hay un expediente en la universidad que comprueba eso. Yo le respondí al Rector de aquel momento, Osvaldo Arizzio, quien habló del rechazo por cuestiones ambientales y yo demostré que ambientalmente no había inconvenientes ni pasivos ambientales. Fue una situación basada en otros argumentos, pero nunca se demostró ni se avanzó más en ese sentido”, señaló. La actual vice decana de la UNLu insistió con la importancia de esta decisión, “la propuesta que se va a discutir y analizar es muy buena… hay muchos otros espacios desaprovechados en la ciudad que si hubiera una reactivación productiva podrían utilizarse para tener más posibilidades de reinserción laboral. Me pone muy bien como vecina de Mercedes que esto se haya resuelto de esta manera y felicito que se haya iniciado esta gestión por parte del municipio, porque hay un espíritu de gestionar la ciudad de una manera diferente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre