Está destinado para mayores de 60 años con el objetivo de brindarles viviendas a los adultos mayores que no califican para ningún crédito hipotecario. Estas viviendas se construirán en complejos con espacios pensados especialmente para estas personas.

Dentro de las gestiones realizadas por el intendente de la ciudad la pasada semana una de ellas estuvo relacionada al pedido de ingreso al programa denominada Casa Propia – Casa Activa, que en este caso está destinado a mayores de 60 años, con el objetivo de brindarles viviendas a los adultos mayores que no califican para ningún crédito hipotecario.

De acuerdo a los datos recogidos, el Estado nacional construirá viviendas especialmente diseñadas para personas mayores de 60 años, y se las otorgará en comodato a quienes no califican para ningún crédito hipotecario.

Estas viviendas se construirán en complejos con espacios pensados especialmente para estas personas, como ser áreas educativas, recreativas y deportivas, y hasta contarán con un centro de atención primaria y enfermería en las inmediaciones.

Se trata de una medida cuyos detalles en cuanto a cantidad de viviendas y recursos que se destinarán a la misma, anunciará en breve el presidente Alberto Fernández, según  se informó.

Para ello el Ministerio de Desarrollo Territorial creó un programa para financiar proyectos de construcción de viviendas que se otorgarán en comodato a personas mayores de 60 años, a través de la resolución 152/2021 publicada el pasado miércoles en el Boletín Oficial.

La resolución facultó a la Secretaría de Hábitat, a cargo de Santiago Maggiotti, a fijar los montos máximos financiables diferenciados para el equipamiento de los espacios comunes y centros de día.

De acuerdo con el reglamento del Casa Propia-Casa Activa, las viviendas que se construyan en el marco del subprograma se otorgarán en uso en carácter de comodato, por lo cual los titulares de derechos, beneficiarios de las viviendas, estarán exceptuados del recupero de los montos financiados por Desarrollo Territorial.

 

Requisitos

Los titulares de derechos, beneficiarios de las viviendas, deberán ser personas mayores de 60 años, que reúnan los requisitos mínimos para su admisión establecidos por el Instituto Nacional de Servicios Sociales Para Jubilados y Pensionados (PAMI).

Los estándares mínimos de calidad de las viviendas y del equipamiento comunitario serán establecidos por Hábitat, conforme las particularidades del grupo poblacional beneficiario.

La resolución destacó que “como parte de una política de hábitat innovadora, resulta necesario implementar un nuevo modelo de vecindad y desarrollo humano, que incluya soluciones habitacionales complementadas con espacios comunes para la realización de actividades educativas, deportivas y recreación, y un centro de día para la atención de la salud primaria y enfermería para personas mayores de 60 años, combinando la intimidad e independencia del espacio doméstico y la vida social activa desarrollada en espacios comunes acondicionados”.

Además, puntualizó que a través del Casa Propia-Casa Activa “se busca incluir a las personas mayores que no pueden acceder a una solución habitacional definitiva, ya sea porque los programas de viviendas no contemplan las adaptaciones técnicas requeridas para este grupo poblacional, o porque se encuentran imposibilitados de acceder a un crédito hipotecario en razón de la edad”.

Otro de los objetivos es “seguir fortaleciendo el envejecimiento activo, de modo tal que continúen siendo miembros partícipes de la sociedad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre