“Debutar en primera contra Boca fue algo único”

Por Julián Patrici

Desde el viernes 14, día que le hicimos la nota, hasta el viernes último, la vida profesional le cambió por completo. En el medio, pasó de todo. Dos goles en la reserva ante Independiente, brote de Covid en River, citación para jugar un Superclásico, ¡debut en primera contra Boca! y por último, hace unos pocos días, su Covid positivo que le impidió jugar las semifinales del torneo de reserva de la Liga Profesional.

Daniel Lucero vive un sueño en el club de sus amores. Está transitando el camino que imagina cualquier chico que soñó ser futbolista en algún momento y llegar a jugar en el equipo que ama. Para colmo, su presente es inmejorable. Brilla en la reserva de River y en el Superclásico del domingo pasado tuvo sus primeros minutos en primera. A pesar de esto, su cabeza está en la tierra, sabe que todavía no ha logrado nada y lo demuestra con su humildad y sencillez.

En lo personal, el loco fin de semana pasado para ‘Keko’ fue casi perfecto. El domingo cerca de las 8 de la mañana, fue notificado que estaba citado de urgencia para el Superclásico por el brote de Covid que sufrió el equipo de Marcelo Gallardo. Con la camiseta número 34 y aún sin contrato profesional, estuvo en el banco de suplentes. Ingresó en el minuto 35 del segundo tiempo. Entró por Agustín Fontana y jugó poco más de 10 minutos en lo que fue derrota de River ante Boca por penales en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional.

Dos días antes, en el partido de reserva ante Independiente, había prolongado su racha positiva y marcó dos goles en la clasificación del equipo de Juanjo Borrelli a semifinales del campeonato. Fue su quinto gol en los últimos cuatro partidos y sexto en sus 12 encuentros en la reserva riverplatense.

Comenzó a jugar a los 7 años en el Club Comunicaciones y, aunque resulte extraño en semejante goleador, sus primeros pasos los dio en el arco, luego pasó a jugar en su hábitat natural, el área. Posteriormente jugó en el Club Mercedes.

En 2014 llegó a River gracias a una prueba que le consiguió su tutor. Ese día tuvo una gran actuación y enseguida arrancó a entrenar con la prenovena. Al año siguiente ya era el nueve titular de la novena.

Los primeros meses en la pensión no fueron para nada fáciles, pero con el correr del tiempo se fue acostumbrando, también ayudado por su rápido crecimiento futbolístico en las divisiones inferiores del ‘Millonario’.

Dos años atrás fue el goleador de la sexta en el campeonato de la Superliga con 12 tantos. Enseguida le llegó la convocatoria a la Selección Sub-17 de Diego Placente.

Hoy con 19 años la joven promesa mercedina disfruta de su gran presente en reserva, de su estreno en primera, de sus charlas con el ‘Muñeco’ Gallardo y de entrenar al lado de sus ídolos. Pero eso no lo hace dejar de lado lo más importante, la educación. Luego del nacimiento de su hija tuvo que dejar el colegio. Actualmente lo está terminando de forma virtual y le queda un año para recibirse.

A continuación, la palabra del mercedino del que todos hablan, en exclusiva, con Semanario Protagonistas.

 

-¿Por qué fue que comenzaste a jugar al fútbol?

-Desde chiquito siempre me llamó la atención, me encantaba jugar al fútbol. Todos los días jugaba en mi casa y a los 7 años empecé a jugar en Comunicaciones.

 

-¿Qué recordás de tus primeros pasos en Comunicaciones y en el Club Mercedes?

-Recuerdo que era muy feliz, eran los mejores momentos de mi vida, porque disfrutaba y la pasaba muy bien. A esa edad yo era tan feliz cada vez que jugaba que cuando se suspendían los partidos los sábados lloraba, me enojaba y jugaba en el barrio para que se me pase. Pero sin dudas que fueron los mejores momentos.

 

-¿En qué momento hiciste el click y te diste cuenta que eras bueno para esto, que podías dedicarte a esta profesión?

-Nunca me di cuenta ni se me pasó por la cabeza de probarme afuera, jamás imagine que iba a jugar en River. Yo creo que el click lo hice ni bien llegue a River cuando quedé y veía que todo el mundo en el club me hablaba. En los entrenamientos me iba bien y ahí fue cuando pensé que me podía dedicar a esto.

 

-¿Siempre de delantero o has jugado en otras posiciones?

-Arranque siendo arquero. Me gustaba mucho porque mi viejo me enseñaba a atajar. Lo hice durante mucho tiempo en Comunicaciones, pero después me empezó a gustar hacer goles. Ahí fue cuando arranqué de delantero y ya me quedé en ese puesto.

 

-¿Cómo fue que llegaste a River?

-Llegué gracias a mi tutor Carlos, que un día normal como cualquier otro, vino a mi casa y me dijo: ‘¿Che te animas a tener una prueba en River? ‘, y yo ni lo dude, le dije que sí.

Me fui a probar y me acuerdo que el primer día ya me habían dicho que había quedado. Tenía una emoción inexplicable, estaba muy feliz. No podía creer que iba a jugar en River, el club de mis amores.

 

-Encima hincha fanático… ¿Imagino que eso es un plus, no?

-Si la verdad que sí. Yo soy muy hincha de River, hasta el día de hoy cuando el equipo pierde me largo a llorar. Desde chiquito que voy a la cancha y la verdad que ser hincha y jugar en River es el sueño de cualquier chico.

En los clásicos me juega en contra igual, a veces me sale el hincha y me equivoco (risas), pero trato de calmarme y de disfrutar el momento.

 

-¿Te costó los primeros meses en la pensión de River, lejos de tu familia, lejos de tu ciudad y en un ambiente desconocido para vos?

-Si me costó muchísimo, lloraba todos los días y me quería ir a mi casa. La verdad es que no aguantaba. Encima dos años atrás había fallecido mi mamá y fue todo muy de golpe, pero cada vez que me agarraban esas ganas, me iba hasta los quinchos del club y me quedaba solo. Lloraba, me hablaba y me decía a mi mismo que era un tiempo nomas hasta que me acostumbre, pero que todo iba a estar bien, que yo voy a vivir de esto, era un sacrificio más, tenía que ser fuerte.

Gracias a Dios la gente de la pensión siempre me ayudaba, estaban conmigo y me hablaban todo el tiempo. Supe escuchar y hoy en día sigo estando acá. Ahora la pensión es mi segunda casa, pase cada momento hermoso y aprendí tantas cosas que jamás me voy a olvidar.

Fueron los mejores momentos de mi vida porque estuve mucho tiempo en la pensión, yo era muy chico y fue muy difícil adaptarme.

 

-¿Qué sentiste en el momento que te llama Gallardo y se da tu debut en el Superclásico?

-En el momento que Marcelo me llama, se me infló el pecho. Sinceramente no me lo esperaba. Fue algo único y muy lindo a la vez debutar contra Boca. Es lo mejor que me pasó. Ahora hay que seguir por más, tengo que ir paso a paso, pero siempre con los pies sobre la tierra.

 

¿Estabas nervioso antes del partido?

-La verdad que sí, pero cuando entre a la cancha y comencé a jugar el partido se me pasaron los nervios y estuve un poco más tranquilo. Lo pude disfrutar al máximo.

 

-¿Cómo estás llevando tu gran presente en la reserva y ahora también con tu debut en primera?

-Estoy muy feliz por mi momento personal, tengo muchas ganas de seguir aprendiendo y de seguir luchando. La idea mía siempre fue estar preparado para cuando me toque la oportunidad como pasó fue el domingo contra Boca.

 

-¿Qué relación tenes con Marcelo Gallardo?

-He hablado muchas veces con Marcelo, siempre de lo futbolístico. Cada vez que subimos a entrenar con el plantel de primera me aconseja y me dice como me tengo que mover en la cancha. Después del partido con Banfield subimos a entrenar con ellos, me saluda y me dice: ‘Como estas goleador, la venís metiendo, eh’.

 

-Cuando participas de las  prácticas con la primera, ¿Notas diferencias con la reserva? ¿Sentís que se juega a otro ritmo?

-Yo creo que en algunas cosas hay diferencias. La diferencia que es muy notable es en el ritmo que tienen, es otro nivel, pero en lo futbolístico yo creo que mucha diferencia no hay. Los entrenamientos son muy exigentes y más con Gallardo, tenes que jugar a uno o dos toques porque si haces más enseguida tenes cuatro jugadores encima tuyo.

 

-Y vos que compartís entrenamientos con ellos, ¿Qué jugador desde tu óptica de futbolista te sorprende más?

-A mí siempre me sorprende Enzo Pérez. Es un animal, tiene una calidad tremenda y no pierde nunca la pelota. Me ha tocado hacerle marca personal en los trabajos tácticos y no se la podía sacar nunca (risas). Es un jugador que está a otro nivel, sin dudas.

 

-Viendo que River es un club que le suele dar oportunidades a los juveniles, ¿Tenes la ilusión de debutar pronto en primera?

-La ilusión siempre está, uno sueña y se imagina que ese momento va a llegar. Sabiendo que arriba hay muchos jugadores que han estado con nosotros y hoy están en primera, eso motiva mucho a uno porque la posibilidad es concreta, solo hay que seguir trabajando y estar preparado para cuando toque.

 

-¿Tenes algún referente en tu posición?

-Mi referente en mi posición es Cristiano Ronaldo, siempre lo admire y lo miro todo el tiempo. Después mi ídolo y el jugador que me encanta por su forma de trabajar es Leo Ponzio.

 

-¿Cuál es tu máximo sueño como futbolista?

-Mi máximo sueño como futbolista es jugar en El Monumental y poder hacer un gol.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre