Esta es una receta para los que les gusta combinar sabores.

El arroz es protagonista importante en las culturas de muchos pueblos, ya sea por tradición o por cuestiones económicas

 

Ingredientes

 

300 g de arroz de grano largo

100 g de pasas de uvas de corinto (sin semillas)

50 g de piñón pelado/nueces

3 granitos de cardamomo,

2 dientes de ajo,

2 tazas de caldo de verduras

2 cucharadas de manteca

Sal,  al gusto

Pimienta blanca molida,  a gusto

 

Preparación

 

Cubrir las pasas con agua caliente en un bol para que se hidraten un poco.

Calentar la manteca en una cacerola de fondo grueso y freír los ajos picados hasta que comiencen a dorarse. Agregar el arroz, las pasas, la mitad de las nueces, las semillas de cardamomo, ligeramente machacadas, sal y pimienta.

Revolver todo con una cuchara de madera hasta que el arroz empiece a ponerse transparente.

Regar con el caldo, calculando el doble de volumen que el del arroz. Cocinar durante 15-20 minutos, dependiendo del punto que le guste para el arroz. Servir espolvoreado con los piñones/nueces restantes.

 

El cardamomo se compra en las dietéticas, tiene un sabor especial y muchos usos en la cocina y en la repostería.

Se complementa la comida con una ensalada completa y fruta de estación

 

Saber más del arroz

 

El arroz es un alimento que admite las más variadas preparaciones, tanto en dulce como en salado, pero es caprichoso en su comportamiento. He aquí algunos trucos:

Arroz más blanco: para que el arroz quede más blanco, añadir unas gotas de limón al agua de cocción.

Arroz más suelto: para que el arroz quede más suelto, añadir un chorrito de aceite. Otro truco es mantener el fuego fuerte durante los primeros 5 o 7 minutos (hasta que comiencen a verse los granos) y posteriormente ir bajando el fuego hasta finalizar la cocción. En el mercado existe un arroz que queda más suelto aunque se pase el tiempo de cocción, ya que se ha sometido a un proceso de vaporización.

Recalentar el arroz: la mejor forma de recalentar el arroz y que no se reseque es hacerlo al vapor. Para ello poner el arroz en un colador y colocarlo encima de una olla con agua hirviendo.

Arroz más aromático: si se desea un arroz cocido con un sabor más aromático, agregar al agua hirviendo un poquito de hierbas aromáticas espolvoreadas o en ataditos.

Medidas de agua y arroz: para hacer un arroz seco o una paella, la relación perfecta es una medida de arroz por dos medidas de agua o caldo. Para los arroces caldosos hay que aumentar la cantidad de agua o caldo de modo que se añaden dos medidas y media de agua por una de arroz.

Para que no se pegue: no es aconsejable remover el arroz una vez que empiece a hervir el caldo porque se pueden abrir los granos y pegarse.

Arroz más sabroso: si se quiere que el arroz quede más sabroso y algo más entero, rehogar antes en el sofrito y luego añadir el caldo caliente.

“Mal cocinado pero bien reposado”: el reposo de los arroces secos es importante. Para ello, tapar el arroz con un paño poco humedecido y dejar de 5 a 8 minutos aproximadamente.

Los tiempos de cocción: varían según el tipo de arroz y del recipiente que se utilice. Arroces secos: en paella, 18 minutos de cocción; en olla exprés, de 8 a 10 minutos de cocción; al horno, 20 minutos a 200º C. Arroces caldosos: sobre los 15 minutos de cocción, pues hasta que se enfría lo suficiente como para poder comerlo pueden pasar unos 5 minutos.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre