Se trata del Desafío ECO YPF, una iniciativa que reúne a las escuelas técnicas de todo el país para introducirlos en el conocimiento de nuevas tecnologías. Desde la Escuela de Enseñanza Técnica Nº 1 se observa un gran entusiasmo para poder poner en la grilla el auto que represente a toda una ciudad.

Por Walter Anido

Estar cursando los últimos años del secundario en una escuela técnica y poder ser parte de una convocatoria como esta, parece ser mucho de lo que está bien. Sería como un sueño, pero de esos que se pueden soñar despierto. El proyecto ECO YPF es una iniciativa que está por cumplir una década y por primera vez la Escuela Industrial de nuestra ciudad se dispone a participar de la misma. Estuvimos en los talleres del emblemático establecimiento donde se respira entusiasmo, intriga y muchas ganas de adoptar un desafío para trabajar contrarreloj. La directora de la Escuela Técnica N° 1, Daniela Das Dores y el profesor Mariano Ramalle, parecen más motivados que los propios alumnos que miran con cierto asombro el modelo de vehículo que construyó la escuela de San Andrés de Gíles que ya lleva algunos años siendo parte de esta propuesta. Incluso los gilenses consiguieron subir al podio de una de las ediciones y ese modelo está exhibido en la escuela como un significativo logro. Mientras aguardamos conocer más detalles sobre el auto eléctrico que pondrían en pista desde Mercedes, van ingresando los alumnos de una de las burbujas a ese taller donde se encuentra el prototipo que ellos deben copiar y mejorar. Lo rodean como una pieza de museo. Lo miran una y otra vez y empiezan a imaginar todo el proceso que los llevará a ser parte del principal evento que tendrá lugar en el mes de noviembre en el autódromo Oscar y Juan Gálvez de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El profesor o “maestro” les propone empezar el proyecto y no dudan en darle el visto bueno ante la presencia de otras autoridades como el caso del Inspector Distrital Cristian Ponce que demuestra conocimiento sobre el desafío. El camino que se inicia no está exento de obstáculos por sortear. Hay una serie de gastos y detalles que deben contemplarse. Para una escuela pública la erogación de recursos siempre puede resultar una limitante, pero no una traba que paralice la idea. Tienen en claro que vincular la educación con aspectos de una competencia automovilística permitirá que más voluntades se sumen al equipo. De hecho admiten haber tomado contacto con referentes del deporte motor de nuestro medio como el caso de Miguel Ángel “Toto” Echegaray o el “Flaco” Funcia, entre otros. Hay un reglamento técnico escrito que deben respetar y esas serán las primeras páginas que comenzarán a escribir en una historia que recién se inicia.

Entusiasmo

La directora de la EEST Nº1 ya fue parte de una de esas competencias y la recuerda como una jornada sinigual. Es que como integrante de una comunidad educativa reconoce que lo que veía sobre el asfalto del Gálvez no era ni más ni menos que horas y horas de trabajo en los diferentes establecimientos que tras el cumplimiento de las pautas pedagógicas y técnicas daba rienda suelta al aspecto de la competencia. Los autos eléctricos tienen un mismo kit y no alcanzan una velocidad superior a los 40 kms por hora. Cuando el semáforo pasa de rojo a verde no se escucha más que el aliento de aquellos que acompañaron a los participantes. Una experiencia magnífica. Y en esta oportunidad, en este 2021, siempre que las condiciones sanitarias lo permitan, Mercedes pondrá su auto y su team sobre la grilla. “Es un proyecto hermoso, a los chicos les va a encantar… es una gran adrenalina poder llegar. Lo importante es todo el proceso que van a tener que hacer para llegar a la competencia. Todo el compromiso personal, todo el diseño, trabajar fuera de hora lo que se necesite… y también es una buena oportunidad para que ex alumnos que siempre nos piden de colaborar con el colegio, se sumen a un proyecto concreto que va a representar al colegio en una competencia nacional, que realmente tiene que ver con la modalidad de electromecánica… creemos que es una buena oportunidad para todos”, comenta Daniela Das Dores. Apenas se conoció la intención de participar, empresas locales no dudaron en prometer su acompañamiento, “es sumar esfuerzos para llegar a la competencia sorteando todos los inconvenientes que sabemos que van a surgir a lo largo del recorrido, pero tenemos un gran grupo que nos acompaña”. Desde la Dirección hicieron gestiones para que la escuela técnica de Giles les preste uno de los autos con los que participaron, para que consideren y contemplen que hacerlo realidad es posible. “Yo estuve de espectadora y es fascinante…me imagino lo que será con la representación de nuestra escuela”, expresa con un dejo de pasión fierrera.

Puesta a punto…

Mariano Ramalle es el profesor de los Ciclos Superiores que empieza a dar forma junto a un grupo de trabajo a este proyecto del auto eléctrico. “Hace poco que estoy en la docencia pero tengo muchas ganas de poder mostrar a la sociedad mercedina lo que estamos haciendo en la escuela técnica”, comenta. Su rostro se va iluminando a medida que avanza la charla, pues aflora una excelente oportunidad de vincular distintos aspecto del trabajo en la escuela. “Hemos hablado con profesores de diferentes especialidades y cada uno va a aportar su granito de arena para poder realizar el proyecto lo antes posible porque ya queremos probar el autito para ponerlo en competencia”, destaca. Ramalle tiene el proyecto en mente. Planificado como una hoja de ruta donde debe completarse cada etapa con el menor margen de error posible. Pues habrá que respetar determinados reglamentos y condiciones. “Necesitamos tener una planificación en la parte de dibujo, pero leer el reglamento tanto profesores como alumnos, tenemos que saberlo como el Padre Nuestro… a partir de ahí empezar a armar el chasis, la parte eléctrica de cómo será el diagrama del circuito eléctrico antes de empezar a rodar…”, remarca. Hemos dicho que la construcción de las unidades debe tener características puntuales, que los kits eléctricos serán iguales, pero existen aspectos como la aerodinámica o el propio chasis, que pueden hacer la diferencia. Hasta la presión de las gomas puede ser el detalle que haga la diferencia. “A los chicos los motiva el proyecto… la parte técnica la vamos a sacar porque somos una escuela técnica… pero también buscaremos destacarnos en lo deportivo. Está muy bueno trabajar en este proyecto que además incorpora nuevas tecnologías en nuestro conocimiento”, agrega el profesor Ramalle. El patio del colegio podría convertirse en el espacio de prueba para el auto de la Industrial mercedina, “vamos a hacer un proyecto serio, porque no solo se compite en la pista sino que hay que formar un equipo para trabajar en el mantenimiento de la unidad y en la asistencia… así que creemos que cierra por todos lados, porque es un proyecto para trabajar en equipo. La parte electromecánica siempre estuvo orientada a la parte industrial, ahora nos vamos a abocar a armar un auto de carrera”, nos dice.

Nacional y Federal

El Desafío Eco YPF convoca a más de un millar de alumnos de escuelas técnicas de todo el país. Como en Mercedes, cada establecimiento formará su equipo para diseñar y construir, con guía de sus profesores, un automóvil eléctrico alimentado por baterías. Todas las provincias estarán representadas para garantizar el federalismo del proyecto. Entre ellas varias de la provincia de Buenos Aires, algunas con mayor experiencia como los casos de Giles o Junín. Será una competencia de autos eléctricos de Emisión CERO. El proyecto buscar fomentar la investigación de sistemas de transporte alternativos no contaminantes, para diseñar, producir, testear y competir utilizando nuevas tecnologías. Cada equipo trabajará en un diseño propio, partiendo de un reglamento técnico y un kit fabricación aprobados y sorteados por la CDA del Automóvil Club Argentino. El Desafío es una carrera pionera en el mundo que apunta al cuidado del medio ambiente, el aprendizaje integrado y utilización del diseño y construcción para la aplicación de principios científicos, conceptos matemáticos y de sistemas tecnológicos. La Escuela Técnica Nº 1 quiere ser parte del mismo y ha empezado a transitar el interesante camino para conseguir el objetivo que no solo pasa por representar a un establecimiento, sino a toda una ciudad.

El team de la Escuela Técnica Nº 1

Directora: Daniela Das Dores

Profesor: Mariano Ramalle

Alumnos:

Agustín Martínez

Matías Giménez

Agustín Carusi

Tomas Fernández

Augusto Guerra

Axel Blanco

Elián López

Juan Espinosa

Felipe Martini Trasande

Lautaro Norte

Elías Oliva

Alexis Pita

Renzo Poggio

Martin Ponce

Tomas Risel

Joaquín Sandoval

Matías Sebastiano

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre