Involtini, tal su verdadero nombre italiano, tienen la picardía de salir acompañados con la salsita provenzal al vino en que se han cocinado.


Ingredientes

12 bifes finitos de nalga o algún blando de vaca o cerdo

100 gramos de panceta ahumada magra

Cantidad a gusto de sal y pimienta

1 cebolla picada

1 morrón chico, picado

25 g de manteca

1 taza de miga de pan remojada en leche, exprimida y picada

2 cdas. de queso rallado

1 cucharadita  de perejil picado

1/2 cdita. de orégano

1/2 cdita. de ají molido

1 huevo

1 pizca de nuez moscada rallada

Cantidad necesaria de harina para rebozar

4 cdas. de aceite

10 dientes de ajo picado

1 cubito de caldo de ave o de verdura

1 hoja de laurel

1 taza de vino blanco seco

1 cda. de perejil picado


Preparación

Retirar la grasa y los indeseables que encuentre a los bifes y sazonarlos a gusto con sal y pimienta de molinillo. Reservarlos hasta utilizar. Quitar el cuerito y exceso de grasa a la panceta magra, picar finito y colocarlos en un bol. Rehogar la cebolla picada y el morrón en la manteca. Una vez lista, agregarlo al mismo bol.

Incorporar en el bol la taza de miga de pan remojada en leche, previamente exprimida y picadita. Añadir también las dos cucharadas de queso rallado, la cucharadita de perejil picado, el orégano y el ají molido. Ligar todos los ingredientes con el huevo y sazonar a gusto con un poco de sal y pimienta y un toque de nuez moscada recién rallada

Extender los bifes de nalga sobre la mesada y untarlos a todos con una buena capa de la pasta anterior. Una vez untados, enrollar y sujetar cada rollito con uno o dos palillos. Colocar la harina en una fuente plana y rebozar con ella los niños envueltos. Calentar el aceite y dorar los niños por todos lados. Escurrirlos pero no lavar la sartén

Sumar los ajos picados al fondo de cocción que quedó en la sartén y saltearlos raspando bien con una cuchara, hasta que estén amarillitos, pero no dorados. Si hiciera falta, agregar un chorrito de aceite. Incorporar el cubito de caldo diluido en media taza de agua hirviendo, más la hoja de laurel y el vino. Raspar el fondo de cocción. Si utiliza caldo casero es más rico y con menos sal.

Cuando la salsa rompa el hervor, agregar los niños envueltos y una cucharada de perejil picado.

Dejar hervir despacito hasta que estén bien tiernitos (si hiciera falta, agregar chorritos de caldo para mantener el volumen de salsa).

Acompañar los niños envueltos con puré o arroz.

Esta receta también puede hacerse en disco de arado un día de sol o en wok

En abril comienzan entrar verduras y frutas de otoño ideales para acompañar los platos.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre