Su hijo Augusto está en los últimos detalles para la presentación de una cupé Ford 1937 de excelente factura.

Juancito Ferrari es uno de esos fierreros de ley que han sentido pasión por las competencias automovilísticas, especialmente las del Turismo Carretera auténtico, habiendo podido darse el gusto de competir junto a una de las recordadas figuras de la década del 50 y principios de la siguiente, con una cupé realizada de manera impecable por el prolijo Juan Carlos Garavaglia que no solo manejaba, sino que armaba su propio auto con buena mecánica y esas recordadas trompas de aluminio.

Juan Ángel Ferrari nos contaba que la idea inicial fue la de acompañar a Manuel Mantinian (cuñado de Garavaglia), quien enterado del tema, ofreció al querido Juancito correr con él, aclarándole que los demás volcaban y con él iba a pelear la punta. Con una referencia un tanto en serio y mucho de chiste, puesto que recordamos Mantinian de gran amistad con Alfredo Carama (av.16 entre 27 y 29), fue 2° en el Gran Premio de 1963 detrás de Carlos A. Pairetti, cuando se queda Menditeguy a 15 kms de la llegada en Arrecifes, 3° en 1961 detrás de Oscar y Juan Gálvez.

Juancito nació el 16 de diciembre de 1931 y nos dejó físicamente el 21 de agosto de 2014 a los 82 años, acompañando su actividad en tareas rurales con dos años corriendo con Garavaglia con un triunfo y 5 podios.

La flamante cupe

Augusto, quien compitiera en los Grandes Premiso Históricos con su padre tripulando el Ford Falcon verde 1962 de Merlino Automotores, llevando las calco de Derrapando y sumándose a cuento recuerdo del T.C. de antes, y comenzó hace tiempo la construcción de una cupé Ford 1937 en la que Eduardo Lofiego realizó la pintura de la misma. Ariel Vuga fue el encargado de la parte de chapa, con un trabajo impecable de punta a punta. El ensamble final de la cupé está siendo realizado en Gowland por Carlin Vignati.

Este T.C. cuenta con un motor Fairlane V8, con el trabajo formidable del inolvidable Edmundo Pito Moleres, quien lamentablemente nos dejó antes de concluir su obra maestra. La caja de 5 velocidades es de una Ford Ranger 2004.

Los colores blanco y rojo dan un toque más para contar con una máquina que ha de ser el mejor de los recuerdos para Juan Ángel Ferrari, buen amigo de los amigos, quien supo lograr el aprecio de cientos de personas que recibieron su calidad de personas de bien.

Ahora solo resta la presentación en sociedad de la pieza artesanal, la cual marcara un recuerdo más para un FLOR de TIPO como el querido Juancito.

Derrapando: Alberto F. Hassan

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre