Si bien durante el fin de semana hubo menos casos, los últimos siete días se convirtieron en los números más altos desde el inicio de la pandemia. Del lunes al domingo se duplicó la ocupación de camas que hoy está en 55 por ciento. Tras las nuevas medidas del Gobierno provincial el Comité de Crisis local determinará como seguir.

El COVID-19 se mantiene más alto que nunca en la ciudad de Mercedes. Los últimos siete días se establecieron como el tiempo con mayor cantidad de casos desde el inicio de la pandemia.

Aunque entre viernes y domingo los números fueron menores con respecto a los días previos, la cantidad de casos generan una preocupación entre las autoridades sanitarias, y todo ello enmarcado en lo que también está sucediendo a nivel provincial, donde el gobernador ha decidido poner en vigencia algunas medidas restrictivas.

El crecimiento de casos también motivó un fuerte incremento en la ocupación de camas disponibles. El lunes el sistema se encontraba al 27 por ciento de la cantidad existentes y este domingo el porcentaje llegó a un 55 por ciento.

Desde el municipio confirmaron que este lunes se reunirá desde las 9 horas el Comité de Crisis. Allí seguramente se analizará lo ocurrido durante los diez días en que la ciudad enfrentó una serie de medidas acordadas entre los propios integrantes del Comité y los responsables del área de Salud.

Además, habrá análisis de las definiciones tomadas por el Gobierno bonaerense y de qué manera  se podrá compatibilizar con algunas definiciones que tal vez puedan tomarse en el orden local.

El Gobierno de Axel Kicillof anunció el viernes pasado que en todo el territorio bonaerense a excepción de 17 distritos del interior se aplicará, morigerada, la “cuarentena nocturna” sugerida por la administración de Alberto Fernández. La medida implica la suspensión de todas las actividades comerciales y productivas salvo las agropecuarias entre la 1 y las 6, pero sigue permitiendo la libre circulación. Además, habrá multas de hasta 3 millones de pesos para los organizadores y asistentes a fiestas clandestinas.

Técnicamente, las nuevas restricciones se aplican a los municipios que se encuentren en fases 3 y 4 del distanciamiento social: 112 distritos en total, entre los cuales se cuentan todos los de la Costa Atlántica menos San Cayetano, por lo que el grueso de veraneantes quedarán comprendidos en el esquema, qué básicamente limita el horario en que bares y restaurantes pueden permanecer abiertos, pero de modo menos estricto que en el DNU de Fernández, que sugería que el apagón comenzara a las 23. Dentro de estos distritos en fase cuatro se encuentra Mercedes

Además del cierre de los rubros comerciales y productivos – del que se exceptúa al sector agropecuario y a todos los incluidos como actividades esenciales – solo las personas que se dediquen a actividades esenciales podrán usar el transporte público entre la 1 y las 6.  Además el esquema, que entra en rigor hoy lunes a la 1, reduce las actividades sociales, recreativas y familiares a grupos de hasta 10 personas, tanto en espacios cerrados como abiertos, y mantiene como obligatorio el uso del tapabocas.

Tal como hizo la ciudad de Buenos Aires, la Provincia no limitó la circulación nocturna, más allá de que el transporte público esté limitado a los pasajeros de rubros esenciales. Es decir, existe la posibilidad del libre desplazamiento por cuenta privada.

Además, el Gobierno bonaerense anunció en este merco que se reforzarán todos los controles, tanto provinciales como municipales, para disminuir la circulación de personas en horarios nocturnos y evitar la realización de actividades no permitidas.

En cuanto a las fiestas y reuniones que “vulneren lo permitido legalmente en el marco de las medidas”, además de las sanciones previstas en el artículo 205 del Código Penal, el Gobierno bonaerense estableció que podrán aplicarse multas de hasta 3.364.000 pesos a los asistentes y organizadores como también a los propietarios de los inmuebles donde se realicen.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre