Un buen número de efectivos, jubilados de la fuerza y familiares se concentraron en el centro de la ciudad para apoyar el reclamo de la fuerza, que finalmente encontró una respuesta del Gobierno. Distintos sectores locales criticaron actitud de policías en reclamar frente a la quinta presidencial.

El reclamo que la pasada semana concretaron en distintos puntos de la provincia efectivos de la Policía Bonaerense, reclamando una mejora de salario y sus condiciones laborales también tuvo repercusión en el orden local.

El día martes, un pequeño grupo de familiares de policías y otros retirados de la fuerza se congregaron en plaza San Martín a los fines de acompañar la medida y fundamentalmente el reclamo que se sostenía.

Un día después, se concretó una nueva movilización al centro de la ciudad, aunque ya el número de concurrentes fue mucho mayor.

Policías y sus familiares decidieron autoconvocarse en plaza San Martín  y en esa oportunidad también se sumaron integrantes del Servicio Penitenciario Bonaerense, y la concentración sumó un buen número de vecinos.

Además, automovilistas que pasaban por los alrededores de la plaza daban su apoyo con el sonar de sus bocinas.

La convocatoria tuvo una buena concurrencia, en la cual se entonaron las estrofas del Himno Nacional y además se hizo una marcha simbólica por las calles que rodean a la principal plaza de la ciudad.

No existieron discursos  y ante el paso de móviles policiales que realizaban el trabajo de rutina en ese sector de la ciudad fueron surgiendo los  aplausos espontáneos de quienes concurrieron.

Finalmente, luego del importante reclamo realizado en territorio bonaerense, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que unos 39 mil oficiales de la Policía Bonaerense «pasarán a percibir un salario (inicial) de bolsillo de 44.000 pesos”.

Durante su mensaje, el mandatario explicó que «parte de los recursos» del Fondo de Fortalecimiento Financiero Fiscal, que anunció el presidente Alberto Fernández y cuya creación quedó oficializada hoy con su publicación en el Boletín Oficial, se destinarán «a comenzar a equiparar el salario de la Policía Bonaerense con el de la Policía Federal Argentina».

En ese marco, Kicillof anunció que un total de 39.521 oficiales de policía «pasarán a percibir un salario de bolsillo de 44 mil pesos», y detalló que el monto para la compra de uniformes se elevará de 1.100 pesos a 5.000. Además, «se triplicará a 120 pesos las denominadas horas extra, que estaban congeladas en 40 pesos», dijo el gobernador.

El gobernador bonaerense adelantó que ese incremento también será para los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Críticas por protestas en Olivos

La decisión de un grupo de efectivos de la Policía Bonaerense en reclamar frente a la residencia del presidente de la Nación en Olivos encendió las críticas desde distintos sectores, quienes coincidieron en marcar que se trataba de una suerte de atentado contra la democracia.

Esas críticas también se hicieron oir en Mercedes desde diferentes sectores. El Bloque de concejales del Frente de Todos emitió un comunicado que señaló:

“Los integrantes del bloque del H.C.D de Mercedes del Frente de Todos expresamos nuestra preocupación y repudio ante el accionar de algunos efectivos armados de la Policía Bonaerense quienes rodearon la quinta de Olivos y la casa del gobernador sin objetivo claro y sin miras a una mesa de diálogo constructiva como corresponde a una sociedad democrática.

Entendemos y apoyamos, como lo hacemos con todos los trabajadores, el reclamo salarial, de mejores condiciones de vida y laborales, tanto ahora como durante la gestión de Macri y Vidal, donde la pérdida de ingreso fue atroz para toda la población, con transferencia de los sectores más vulnerables a los más ricos de manera manifiesta y donde fue este espacio quien salió a denunciar, por ejemplo, que se le entregaban chalecos vencidos a la Policía Bonaerense poniendo su vida en riesgo.

Esta comprensión, sin embargo, no significa que acompañemos estos procesos beligerantes de algunos sectores de la fuerza de seguridad y amparados en el paraguas de una oposición política irracional”.

Desde UATRE precisaron que  “el reclamo es justo, pero la medida es excesiva”, reconociendo  la legitimidad del pedido de aumento salarial de los policías bonaerenses, aunque fustigó lo que consideró una manera peligrosa de llevar adelante el reclamo.

“Entendemos que el aumento salarial que están pidiendo los efectivos policiales de la provincia de Buenos Aires es justo y vemos que el Gobierno provincial también lo reconoce” afirmó Ayala, y agregó: “Pero nos parece una medida excesiva y peligrosa la forma de manifestarse dejando de atender el territorio en el que tanta falta hace la presencia policial”.

“Este problema del retraso salarial de los policías de la Bonaerense es de larga data y está claro que requiere la atención del Estado dada la realidad cotidiana de inseguridad que se padece, especialmente en el conurbano”, subrayó el líder sindical y señaló que “seguramente se le va a encontrar una satisfacción adecuada a una demanda justa, pero es necesario que entendamos que vivimos un momento que requiere grandeza por parte de todos los dirigentes y que nadie pretenda hacer política con la necesidad de la gente que la está pasando mal”, indicaron.

La Mesa Sindical Mercedes y Las 62 Organizaciones Peronistas también emitieron comunicados acompañando el reclamo policial, pero fustigando lo realizado por efectivos policial frente a la quinta presidencial.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre