La decisión del Gobierno nacional impacta en pequeñas empresas, quienes deben afrontar dolarización de insumos, suba de salarios. Distintos actores explicaron que la calidad del servicio podría verse afectada.

Hace pocos días atrás mediante un Decreto de Necesidad de Urgencia, el Gobierno nacional decidió congelar las tarifas de los servicios de telefonía, cable e Internet, y además los declara como servicios esenciales.

Dicha situación generó el repudio de los distintos sectores, que atento a esto, adelantaron que podría impactar en la calidad de los servicios. A nivel nacional, Telecom anunció que no realizará una inversión de 600 millones de dólares que tenía previsto concretar en los próximos meses.

Sin embargo, en lo que refiere al servicio de Internet, son las pequeñas y medianas empresas y también las cooperativas las que miran con mayor preocupación esta decisión que tomó el Gobierno.

Protagonistas realizó una consulta a nivel regional para medir el impacto que esto puede generar. Alejandra Osorio y Juan Carlos Uncal de la firma InterMer mostraron precisamente preocupación por el DNU. “Esto nos afecta a las PyMEs y a las cooperativas, por supuesto que a Telecom no lo va a afectar ni a ningún mayorista que además no son de capitales nacionales… ¿y cómo nos afecta? Subió el combustible un 4 por ciento, y nosotros tenemos las camionetas todo el día en la calle por lo que a ese aumento lo absorbemos nosotros, los contratos de ancho de banda son en dólares…”, precisaron.

Sobre esto último, explicaron que hasta hace poco más de un mes estaban comprando el ancho de banda y los equipamientos a un dólar de poco menos de 70 pesos, y de un día para otro, quienes comercian los equipos les manifestaron que el dólar a utilizar era el que hoy ronda los casi 102 pesos. “O sea que en el término de los últimos treinta días nos aumentó la nafta y el dólar, y estos incrementos no se lo podemos volcar a nuestros clientes porque es imposible, pero si vos decís la posibilidad de amortizar un 1 o un 1,5 por ciento con un aumento en el abono vas achicando la brecha. Ahora vino esta decisión y tenemos que trabajar así…”, precisaron.

A esto agregaron que también la Cámara a la que están asociados y de la cual participan cientos de empresa pequeñas que proveen servicios de Internet decidió dar a conocer un comunicado en el cual dejaron ver la preocupación sobre esta decisión, y solicitando que la medida tenga una revisión por parte de las autoridades nacionales.

Sobre el impacto que puede tener esta medida, Alejandra y Juan Carlos coincidieron en lo difícil que será a partir de ahora poder invertir en nuevos equipamientos  será difícil. “Con esto, todos los proyectos se van para atrás”,coincidieron ambos, y añadieron que los incrementos salariales al personal hay que afrontarlos.

Durante la tormenta que azotó Mercedes la pasada semana, InterMer sufrió la rotura de dos equipos. Dichos elementos, en el mes de febrero tenían un costo de 13 mil pesos cada uno, y en esta oportunidad debieron abonar 19 mil de manera individual. “Ya no es una empresa rentable”, explicaron con las cosas dadas de esta manera.

En cuanto al impacto que pudiera tener en la calidad del servicio, desde InterMer dijeron que eso no ocurrirá, al mencionar: “En la política nuestra vamos a seguir haciendo el sacrificio para darle lo mejor al usuario”, mientras que en relación a la morosidad en el pago del servicio desde el inicio de la pandemia, recordaron que algunos sectores están dentro del DNU que impide el corte del servicio por falta de pago, pero así y todo, la cantidad que no han abonado no es en un número importante.

Consultado por Protagonistas uno de los responsables de la firma Interfaz decidió no opinar de la decisión que tomó el Gobierno nacional,

Cooperativas

En la región algunas localidades tienen el servicio Internet a través de la tarea de cooperativas. Es el caso de Suipacha, en donde COESA brinda el servicio, José Luis Kelly, al frente de la cooperativa habló con nuestro medio, mencionando que “aún no hemos analizado a fondo el tema porque todavía no sabemos cuál es el valor por el cual va a ser congelada la tarifa y otra cosa es que no es lo mismo tener el servicio de Internet en Luján, Moreno o en la Ciudad de Buenos Aires, que tienen 50 o 100 megas, que en Cañada Seca que tienen 2 megas o en Rivas. Creo que lo más importante a tener en cuenta es eso…”.

Kelly también se refirió al impacto de la dolarización que tienen los insumos de ese sector. “De alguna manera, el congelamiento que busca proteger el ingreso de la gente, a la larga termina perjudicando el servicio que recibe porque la falta de reinversión hace que el servicio sea peor”, destacó y enfatizando en que la gente necesita cada vez más de Internet, “a diferencia  de lo que pasó hace 20 años con el congelamiento de las tarifas de telefonía, pero en un servicio de telefonía fija que estaba en caída, en decrecimiento… en el caso de Internet, es un servicio que va a terminar reemplazando a otros, como el cable, el mismo teléfono…”.

A diferencia de lo que pasa con la firma InterMer, la cooperativa de Suipacha sigue adquiriendo insumos con un dólar más bajo. “Salvo la mano de obra, en esta actividad, el resto se cotiza todo en valor dólar” explicó Kelly.

Finalmente también hizo hincapié en las diferencias que existen en los valores que los distribuidores le ponen al servicio que ellos compran, y que varía según la región. Dijo que los costos del valor del mega va de los 4 a los 40 dólares según la región. “El único precio federal que existe hoy es el de ARSAT, que vale lo mismo en todos lados, pero lamentablemente esta empresa no está en todos los lugares, y el que no accede a ARSAT está complicado…”, precisó,

Las cooperativas que brindan solo servicios de comunicaciones ven esta regulación con mayor preocupación que otras.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre