El Ingeniero Juan Cruz Gallo y Javier Martínez son parte de un importante proyecto del país. La nueva tecnología permitirá tener imágenes de mayor calidad y fortalecerá aspectos agropecuarios en la región. Se lanzó anoche y fue transmitido por varios medios.

En la jornada de este domingo, desde Cabo Cañaveral, en los Estados Unidos se produjo el lanzamiento del cohete Falcon 9 de Space X, el cual permitirá poner en órbita el satélite argentino SAOCOM 1B. En el trabajo del elemento de connotación argentina existe la participación de dos mercedinos, el Ingeniero Juan Cruz Gallo y Javier Martínez.

El primero de ellos ya había tenido participación en el lanzamiento del SAOCOM 1A, mientras que Martínez es parte de la logística en la integración llevada a cabo en el INVAP.

Ayer domingo, instantes antes del lanzamiento, Protagonistas pudo dialogar con Javier Martínez, quien mostró mucha satisfacción por este logro de nuestro país.

“Yo trabajo en la empresa VENG SA, que es un brazo ejecutor en el plan nacional espacial que desarrolla la Comisión Nacional de Actividades Espaciales dentro del Ministerio de Ciencia y Tecnología; trabajamos en conjunto con el Ingeniero Juan Cruz Gallo, quien fue parte del trabajo del SAOCOM 1A, y hoy está abocado en su tarea al desarrollo completo del trabajo de la CONAE en lo que es el acceso al espacio, en el desarrollo de un inyector satelital propio…” dijo en el comienzo.

Martínez precisó que esto es el trabajo que lleva ya unos 20 años, que comenzó con los satélites SAT D, “esto es un proyecto de Estado…”, enfatizó, destacando la tecnología usada.

 Además, agregó que entre los dos satélites –el 1A fue lanzado en 2018- van a conformar la denominada constelación de satélites, que además se amplían con otros satélites de Italia.  “Esta es una conformación de seis satélites que se llamaría el sistema Siasge, una suerte de sistema para la gestión de emergencia. Entonces, tenemos junto con la agencia italiana y también japonesa sistemas de banda L, de sistema de radar de apertura sintética, y la importancia de esta tecnología permite, más allá de las inclemencias del tiempo o si hay nubosidad, penetrar las mismas y permite observar… con esto logras tener información sobre los cultivos lo cual es algo muy importante para el desarrollo de la agricultura…”, expresó.

Consultado sobre si esta tecnología estará disponible únicamente para el Estado argentino, o también al sector privado, respondió: “Esto dispuesto para el Estado Nacional, no obstante tanto la CONAE como VENG, en su carácter de brazo ejecutor van a ser directa información y comercialización del producto a empresas privadas, tanto nacionales  como del exterior. Vos estas desarrollando tecnología de punta donde te favorece a tu desarrollo económico y también te da apertura de comercializar todas estas imágenes a diferentes países…”, destacó Martínez.

Más allá de la utilización en el campo de la agricultura, el satélite abre un mundo de posibilidades respecto a la información que recolecta. En estos días, donde los incendios forestales arrasan grandes extensiones del país, es alentadora la noticia de que el SAOCOM 1B podría ayudar a prevenirlos, como así también inundaciones y terremotos. 

Tal como lo manifestó Martínez el SAOCOM tiene Longitud de onda L, que es una de las bandas más bajas usadas en radar. Tiene la ventaja de tener penetración a través del follaje y en el suelo, lo que es de gran utilidad para nuestro propósito de obtener información de humedad del suelo. Esa baja frecuencia conlleva una relativamente alta longitud de onda, que repercute en el gran tamaño implicó a la antena

Esa gran antena tiene muchas complicaciones desde lo estructural y térmico, que implica una dificultad y todo un desafío mantener la planitud. Es decir es todo un diseño en sí mismo. Estas dificultades que han podido resolverse de forma exitosa, hacen del SAOCOM un satélite único en su tipo.

Costó alrededor de U$D 150 millones, de una inversión total de U$D 600 millones para la creación de los dos satélites que conforman la constelación. Su mellizo, el SAOCOM 1A está en órbita desde 2018.

Tiempos

En cuanto a los plazos para que el satélite comience a mandar información desde el espacio, Martínez narró que “esto no significa que ya mismo vamos a comenzar a tener las imágenes del satélite. Una vez que esté en orden y alcanza la órbita polar baja, de unos 600 kilómetros de distancia de la tierra, mandará imágenes de mejor resolución y calidad, fundamentalmente de aspectos nacionales… tenemos de acá a unos cuatro meses para poder ir realizando la calibración de la tecnología, ubicándolo en el espacio gravitacional, y posteriormente comenzaremos a ver las mejores imágenes, con una capacidad de producir entre 225 y 230 imágenes por día, y de altísima resolución…”.

En cuanto al significado personal  sostuvo: “La verdad es que estoy viviendo un momento único… yo pasé de trabajar en desarrollos petroleros, en el campo, y hoy me encuentro trabajando en la agencia espacial nacional, la verdad que es un orgullo, y también el haber trabajado con gente que me haya direccionado para aprehender; me siento halagado de lo que ha pasado tanto en 2018 como ahora, lanzando un segundo satélite que nos va a favorecer y nos va a dar información muy importante, es algo único”.

Lanzamiento exitoso

Minutos después de realizarse el lanzamiento del cohete, que fue emitido por distintas señales de televisión e internet, Javier Martínez agregó: “éxito total, se ha separado de la 2° etapa del módulo de carga, va camino a su órbita donde luego irán viendo el tema no menor de apertura de las antenas SAR, eso se irá calibrando y verán los Ingenieros de Operaciones cuando será ese momento”.

A esto agregó: “Me acaban de informar que se desplegaron con éxito los paneles solares, son esas entenas que te pasé en la foto anterior, era la otra etapa crítica”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre