La extraordinaria tuvo lugar pero debió levantarse por falta de quórum. La concejal Cabral pudo ocupar el sillón presidencial por poco más de diez minutos. Pasada la misma recrudecieron viejas rencillas del espacio político que denominaba Cambiemos.

El martes 4 de agosto, pasadas las 4 de la tarde, Evangelina Cabral ocupó la Presidencia del Concejo Deliberante. A su lado la Secretaria Yolanda Gorosito. 16.07 se iniciaba la reunión que contaba con los ediles de Juntos por el Cambio, la titular del Partido FE, Sabrina Viñales y solamente por el oficialismo había asistido la presidenta de bloque, Mariana San Martín. Ambas solicitaron la palabra para reiterar conceptos anteriormente esbozados sobre la legalidad del acto administrativo. Tras sus ponencias se levantaron de sus bancas y dejaron el recinto. El presidente del bloque de Juntos por el Cambio pretendió dar algunas precisiones e intentó ser escuchado. Pero ya era tarde. El cuerpo estaba sin quórum y no podía continuar esa sesión. 16.20 minutos se dio por finalizada. Tan solo trece minutos duró el reemplazo de la Presidencia. Del orden del día surgía que no había expedientes que requirieran urgencia. Se intentó esgrimir que el proyecto de una nueva legislación para las Residencias Geriátricas era necesario. Y de hecho tal vez lo sea. Pero teniendo al lunes siguiente una Ordinaria su ingreso estaba garantizado, máxime teniendo en cuenta que su destino eran las comisiones que se reunirían al martes siguiente. Dicho en términos más entendibles, no se adelantaba nada. También surgieron otros expedientes como el caso del retiro de un nido de hornero de un semáforo. Este proyecto trascendió los límites del cuerpo y fue motivo de tratamiento en redes sociales e incluso medios de comunicación regionales caracterizaron de insólita la pretensión del cuerpo local. La cuerda se había tensado demasiado y estaba a un paso de cortarse en las relaciones entre los distintos sectores que componen el HCD. Se reclamaban consensos, recomponer relaciones, pero el agua había corrido debajo del puente con fuerte correntada.

Repudiable

Ese mismo día Juntos por el Cambio emitía un documento. Reiteraba que el tema geriátricos merecía la urgencia del caso y acusó al oficialismo de no querer sesionar cuando quiere eludir hablar de un tema. Dijeron en el mismo que la concejal Cabral, que presidió esa sesión de poco más de 10 minutos, y el bloque en su conjunto, habían vivido momentos de “lamentables y dolorosos agravios”, los cuales consideraron repudiables. “Nos duele como bloque que los mercedinos queden impedidos de vivir en Democracia y que solo deberíamos trabajar cuando hubiese temas urgentes, pero siempre y cuando quien tenga la última palabra sea el de mi partido Oficialista… Que triste mensaje”, expresaron los concejales de la oposición. Al documento lo acompañó una conferencia de prensa. Allí hablaron Cabral y Edgar Kilmeatte. Cargaron contra la concejal del Partido FE y hasta le enrostraron que había llegado a su banca con los votos de esa fuerza. Todos seguían subiendo apuestas. Pero a la vez reclamaban diálogos y consensos.

Asombrada

Viñales no tardó en contestar con una declaración pública. Aseguró que había observado la conferencia con asombro y vergüenza ajena. Volvió a cuestionar la legitimidad de la sesión y negó haber hecho acusaciones de carácter personal. “Ese bloque sigue empecinado en una actitud que lesiona gravemente la convivencia democrática en el legislativo municipal”, destacó. “En ningún momento hice mención a la concejal Cabral y a cuestiones de su vida personal. Hablé de la empatía que habíamos tenido, todos los concejales, con la situación de personas que habían pasado por momentos personales graves y que, entre todos, habíamos bancado, no habíamos presionado ni sancionado a nadie, a pesar de estar en condiciones reglamentarias de hacerlo. Si la concejal Cabral se siente agraviada por lo que dije es su problema”, consideró. La referente del partido FE también mencionó situaciones que le parecían graves y denunció animosidad hacia su persona, “por haberme retirado de ese espacio político”. Aprovechó para facturar viejas diferencias de tiempos de campaña en Cambiemos y hasta habló de traiciones. Queda claro que si se brega por recomposición de relaciones en este caso cualquier solución parece bastante lejana.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre