El tenis no es solo ese deporte que miramos por TV durante casi todo el año o esas imágenes deslumbrantes de Federer, Nadal o Djokovic que observamos usualmente en distintas plataformas. Va bastante más allá de eso. En el ámbito más llano y tangible están los profesores y otros trabajadores de este deporte, que se encuentran desesperados porque sin clases, no hay ingresos y deben acudir a sus ahorros, si es que los tienen y aún no fueron totalmente gastados.

En ese grupo de damnificados están Hernán Ricaldoni y Mauricio Pisoni, en la ciudad más conocidos como “Hernán y Poroto”. Ambos están sufriendo, a nivel económico,  los efectos de esta pandemia.

Comenzaron a trabajar juntos en el año 1994 en el Club Mercedes, bajo las órdenes de quien era en aquel entonces el director de la escuela hasta el 2001. En marzo del 2002 fundaron su propia escuela de tenis en las dos canchas de lo que en aquel momento se llamaba Tenis Club Ciudad (propiedad de Lorenzo Ferraro), ubicado en las calles 40 y 53. Estuvieron allí hasta diciembre del 2004.

En mayo del mismo año los convocaron de la Liga de Padres de Familia para afrontar un proyecto tenístico. Lo elaboraron y comenzaron a trabajar allí.

En febrero del 2017, luego de varias charlas con la comisión directiva,  volvieron al Club Mercedes. En la actualidad -antes de la cuarentena- dan clases a una gran cantidad de chicos y adultos en la Liga de Padres y en el Club Mercedes.

-¿Qué tanto les está afectando la pandemia en su actividad laboral?

-La verdad que nos complicó mucho. Habíamos comenzado muy bien el año, los chicos de competencia haciendo una muy buena pretemporada, muy entusiasmados y motivados. También habíamos tenido bastantes incorporaciones de chicos y chicas nuevos/as. Muchas consultas además. Luego de varios años malos estábamos con muchas expectativas con el 2020 que comenzaba.

-Estar más de cuatro meses sin trabajar no debe ser para nada fácil, a raíz de esta situación, ¿Tuvieron que ingeniárselas para generar otros ingresos?

-No, no es nada fácil. A diferencia de otros deportes, en el tenis es muy difícil recrear situaciones del deporte. Lo ideal hubiese sido que cada alumno tuviera en su casa un espacio y condiciones para entrenar, por ejemplo un frontón, pero la mayoría no tiene acceso a esas condiciones. Hablando con profesores de todo el país, llegamos a la conclusión que las prácticas virtuales no tenían éxito. Es innegable que los chicos quieren pegarle a la pelota y ver dónde la dirigen. Sí intentamos mantenernos en contacto y a los más grandes les enviamos trabajos de preparación física.

-En su trabajo hay muchos imponderables: te enfermás o se enferma el alumno, el alumno se va de viaje o se lesiona, llueve y no pueden dar clases tal vez por varios días, etcétera, ¿Pero esta pérdida no la imaginaron ni en sus peores sueños, no?

-Si tal cual, ambos trabajamos desde muy pequeños y por suerte nunca paramos. Pero creo que nadie ha vivido una situación parecida tampoco. Es muy difícil.

-¿Para ustedes el tenis, teniendo en cuenta la larga distancia que hay entre jugadores, sobre todo en singles, ya se podría comenzar a practicar?

-Creemos que sí, con las medidas y protocolos correspondientes podríamos comenzar la actividad. Vemos que la gente ha tomado conciencia de los cuidados personales que deben tomar, hemos aprendido mucho todos como cuidarnos y el tenis, como bien vos marcás, no tiene contacto físico y la distancia entre jugadores impide el riesgo de contagio.

-¿Tuvieron algún contacto o acercamiento con las autoridades de la Secretaria de Deportes de la ciudad planteándoles su preocupación?

-Sí, hemos mantenido frecuentes conversaciones telefónicas, tanto con el intendente Juan Ignacio Ustarroz, como con su Director de Deportes Juan Martín Silvestre.

Nos pidieron un protocolo para comenzar y justo aparecieron los primeros casos. Entienden nuestra preocupación por la interrupción de nuestro trabajo, pero nos dijeron que teníamos que esperar.

-Hace poco más de un mes, cientos de trabajadores del tenis marcharon a la quinta presidencial de Olivos con la intención de pedir el retorno a la actividad como lo han hecho otros países. Si hubiese estado la posibilidad, ¿Hubieran ido? ¿Estuvieron de acuerdo con aquella marcha?

-Estamos de acuerdo con la expresión del reclamo, tanto de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), como así también con todos los profesores del país. La verdad como no teníamos la posibilidad de asistir ni lo conversamos entre nosotros, pero estamos a favor.

-¿Cuántos alumnos tienen ustedes a cargo, aproximadamente?

-No tenemos un número fijo, porque los deportes individuales son muy dinámicos. Hay alumnos que con temperaturas extrema suspenden la asistencia por ejemplo, pero más o menos tuvimos en 2019 alrededor de 80 alumnos entre ambos clubes.

-Cuando puedan volver a trabajar, ¿Cómo será esa vuelta? ¿Tendrán que cambiar su forma de relacionarse con las personas que toman clases? Sobre todo porque un profesor de tenis tiene que estar cerca y pendiente de su alumno.

-Sí, estamos bastante en contacto con profesores amigos en Estados Unidos, España e Italia y todos coinciden que las medidas de distanciamiento e higiene se han modificado. Barbijos, los saludos y que cada nene lleve su bebida, son algunas de las medidas a tener en cuenta. Vamos a tomar nuestros recaudos a partir del regreso a la actividad.

-Haciendo un paréntesis y saliendo de todo lo relacionado con la pandemia, ¿Cómo ven el nivel actual del tenis mercedino? ¿Hay algún chico con buen futuro?

-Como explicábamos hoy sobre la gran expectativa que tuvimos al comenzar el año, también lo trasladamos a nivel de nuestros alumnos. Lamentablemente la situación económica que vivió nuestro país los últimos años se notó muchísimo en nuestro deporte. Los costos se fueron muy altos y nuestros jugadores paulatinamente cesaron en la inscripción a torneos y eso simultáneamente se traslada al nivel de los mismos. Baja la motivación, ya que ellos entrenan con la mira puesta en el siguiente torneo.

Finalmente ni los chicos que podían abonar los costos, podían inscribirse debido a la falta de inscriptos para la realización del torneo y la consecuente suspensión del mismo.

-Una vez que la actividad vuelva a funcionar, ¿Piensan que se demorará muchos meses para recuperar el ritmo convencional?

-No lo sabemos la verdad. Tenemos muchas ganas de volver y los alumnos también. Así que vamos a poner todo para que pronto todo vuelva a ser como antes.

Por último y como conclusión queremos aprovechar para agradecer a aquellos dirigentes que nos convocaron para trabajar: Enrique Sánchez, Oscar Sellaro, Humberto Rodríguez y Julio Gómez de La Liga de Padres. También a Carlos Cancela, Pedro Gatti, Guillermo “Memo” Festa y demás miembros de la comisión directiva del Club Mercedes, como así también a los de la sub comisión que nos recibieron con los brazos abiertos dispuestos a colaborar con nosotros, entre ellos “Yeyé” Frescia, Walter Fedullo, Leandro Respuela y demás socios de ambos clubes que siempre nos tendieron una mano.

Por Julián Patrici

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre