La firma comunicó que a partir de la detección de un caso positivo consideró oportuno suspender la actividad. La situación se había puesto en conocimiento antes del resultado y la empresa había aislado a un grupo de trabajo cercano al sospechoso. Aseguran haber cumplido con todas las normas de seguridad.

Según un comunicado que se conoció el pasado viernes, la empresa Agrale que tiene su planta de producción en Mercedes, ha decidido suspender las actividades de la fábrica por el término de 14 días. La información da cuenta que el sábado 30 de mayo, las autoridades sanitarias de Mercedes comunicaron a la firma que un empleado de la empresa había sido diagnosticado como posible positivo de COVID-19 y se encontraba internado en el hospital municipal. Afirman los empresarios que dicho trabajador estaba sin concurrir a planta desde el sábado 23 de ese mismo mes. Pero agregaron que “ante la aparición de algunos síntomas (no queda claro de quién o quiénes) tomamos la decisión de aislar de forma preventiva a todo el grupo de trabajo cercano eximiéndolos de la concurrencia a sus puestos de trabajo a partir del 1 de junio”. Es decir que ya el lunes un grupo de trabajadores estaba aislado por decisión empresaria. Dos días más tarde se confirmó el positivo del trabajador y a raíz de ello, según reza el comunicado empresario, “hemos tomado la decisión del cierre total de las instalaciones desde el 03/06/2020 hasta el 07/06/2020 inclusive para cumplir los 14 días de cuarentena”. No se trata de un error sino que para contabilizar toma esas dos semanas desde que el trabajadores con COVID positivo dejó de concurrir a la empresa. Siempre a título de la comunicación, Agrale sostiene que la decisión “apunta a preservar ante todo la salud de nuestras colaboradores y colaboradoras y buscando asegurar que la totalidad del personal de la planta cumpla 14 días desde el último posible contacto con este caso de acuerdo al estándar”. Se aclara que transcurrido el mencionado plazo, es decir este lunes 8 de junio, la fábrica volverá a su actividad normal.

Protocolos

Las autoridades gubernamentales han insistido sobre este punto en relación a la situación productiva nacional. De allí que en cada apertura que se habilitó se determinaron protocolos de seguridad sanitaria pero que por el lógico movimiento del personal no es suficiente para evitar que el CORONAVIRUS pueda llegar a las plantas fabriles. Un claro ejemplo es el acontecido en la Toyota (Zárate) que justamente un día después que el presidente de la Nación y el gobernador de la provincia, visitaron la fábrica y observaron el cumplimiento de los citados protocolos, se detectó un caso positivo. La representación nacional de la marca japonesa tomó los recaudos pertinentes pero no cerró la totalidad de su planta. Agrale en cambio decidió hacerlo. En la continuidad del comunicado de la empresa radicada en el partido de Mercedes, se destaca que desde el inicio de la pandemia COVID-19, “Agrale Argentina cuenta con todos los protocolos de seguridad necesarios para este tipo de industria, auditados por la Municipalidad, el Gobierno de la Provincia y el Sindicato, con el objetivo de cumplir las normativas oficiales y, especialmente, de velar por la seguridad de su capital humano. De la misma manera hemos obtenido las autorizaciones gubernamentales necesarias para funcionar dentro de los parámetros fijados por las reglamentaciones vigentes, trámite que exige y verifica la presentación y cumplimiento de los mencionados protocolos”. Destacaron además el trabajo mancomunado con el Gobierno municipal en las personas del Dr. Juan Ignacio Ustarroz; el director de Salud, Dr. Pablo Cassiani; de los médicos del Hospital Blas Dubarry y de todo el personal del área, “a los cuales debemos reconocer especialmente su predisposición y calidad humana, han sido determinantes de que hayamos podido manejar este caso con eficiencia evitando la alarma tanto en nuestra empresa como en la comunidad mercedina, la que, naturalmente, manifiesta preocupación por este suceso”, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre