Unos doscientos kilos de pan y 300 pasteles fueron distribuidos en diferentes sectores de la ciudad el pasado 25 de Mayo. Se concretó un trabajo coordinado entre la Unidad 5, All Boys Solidario, Veteranos de Malvinas y Desarrollo Social del municipio.

“Privados de libertad de una cárcel bonaerense elaboraron pasteles y pan para merenderos y ollas populares”, decían los títulos de algunos medios nacionales. En efecto el emprendimiento solidario se realizó en la Unidad 5 Mercedes. Los internos produjeron 300 pasteles y 200 kilos de pan que se distribuyeron en cuatro barrios y una escuela mediante trabajo en conjunto con All Boys Solidario, ex combatientes de Malvinas y la Secretaría de Desarrollo Social del municipio local. La noticia destaca que internos de la U5 realizaron esta producción para ser distribuida en cinco ollas populares en el que sirvieron locro y guisos por la celebración del Día de la Patria. “La experiencia solidaria tuvo lugar en la panadería que funciona en la Unidad 5 Mercedes, que depende del Servicio Penitenciario Bonaerense, donde los internos donaron la mano de obra y elaboraron los pasteles y los panificados para ser distribuidos por All Boys Solidario y la Secretaría de Desarrollo Social del municipio local”, se informó. Aclaran que se trató de una iniciativa de voluntariado social que buscó asistir a las personas que fueron afectadas económicamente por la crisis generada por el COVID-19. Los 300 pasteles fueron solicitados por Omar Luis González y María Magdalena Del Giúdice, de All Boys Solidario, y bajo la coordinación de los maestros panaderos Luis Mariani y Tomás Carballo, funcionarios penitenciarios de la Unidad 5; los privados de libertad elaboraron lo solicitado, que fue distribuido en un merendero. En tanto, también se elaboraron 200 kilos de pan que acompañaron al locro cocinado y servido por ex combatientes del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas en la Escuela N° 36, ubicada en 32 entre 57 y 61,  y guisos en comedores comunitarios servidos por la Secretaría de Desarrollo Social. Los panes caseros producidos en la cárcel llegaron al Barrio San Martín (Centro Comunitario 2 y 65),  Barrio Unidad y Progreso (Galpón 26 y 55),  Agote “Luminares en el mundo” y Gowland Sociedad de Fomento. “Cabe destacar que los internos que trabajan en la panadería de la Unidad 5 aprobaron los cursos dictados por el Centro de Formación Profesional N° 401 de panificados y confituras, y tomaron los cursos de manipulación de Alimentos del Centro Educativo Agrario N° 9”, aseguraron desde el área de Comunicación del penal. Los internos realizaron sus tareas bajo estrictas medidas de bioseguridad y los vehículos oficiales que llevaron la producción fueron desinfectados tanto al ingreso como al egreso del penal. “Estas actividades son impulsadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y se coordinan y llevan a la práctica a través de la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y la Subdirección General de Trabajo Penitenciario”, concluyeron.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre