El intento de Juntos por el Cambio no prosperó. Si bien buscaron morigerar los alcances, tanto el oficialismo como el Partido FE consideraron que no se ajustaba a las normas vigentes y que el cuerpo no tenía facultades para tales propósitos.

La intención de la bancada de Juntos por el Cambio para la creación de una Comisión de Reactivación Económica integrada por ediles y funcionarios del Ejecutivo no logró prosperar en la Sesión Ordinaria del pasado martes. La propuesta opositora fue tratada sobre tablas y allí mismo los concejales expusieron y debatieron sobre el particular. Tras ello se sometió a votación y el oficialismo, al igual que el Bloque unipersonal del partido FE, votó en contra del mismo por cuanto tuvo que definir el doble voto de la Presidencia para que se produzca el rechazo. Durante la Ordinaria fueron varios los ediles de Juntos por el Cambio los que fundaron el espíritu de la iniciativa. El concejal Gustavo Mangoni explicó que el proyecto había nacido con una gran preocupación que es el aspecto económico y la actividad productiva de la ciudad. Si bien señaló que las decisiones sanitarias adoptadas eran correctas, a partir de la pandemia empezó a vislumbrarse el problema económico para aquellos sectores del comercio cuyas actividades no entraron en la flexibilización, y que temen que ante el golpe recibido no vuelvan a abrir. Agregó que si bien existe el Comité de Crisis, la pretendida Comisión sería una buena idea para estudiar caso por caso y poder generar habilitaciones provisorias hasta tanto las autoridades provinciales puedan dar el visto bueno definitivo. En su intervención la concejal Nora Ortubia agregó como nuevo elemento al debate, que la propuesta no apuntaba a otorgar esas habilitaciones sino que desde dentro de ese Consejo Consultivo que estaban proponiendo se pueda pensar en protocolos para aquellos que no tienen una representatividad como bien podría ser personal de servicio doméstico, niñeras o parqueros. Durante la sesión misma se supo que justamente esas actividades habían sido aprobadas por Provincia. Tras ello llegaron los anticipos de rechazo. Sabrina Viñales se mostró orgullosa de ver el trabajo conjunto del presidente de la Nación, el jefe de Gobierno de la ciudad y el gobernador de la Provincia de Buenos Aires.  Destacó que ese mecanismo representaba la organización piramidal de  autorizaciones que se van dan desde Nación hacia Provincia y luego a los municipios. Por lo tanto concluyó en que tales permisos no estaban en las facultades del cuerpo, “si hay algo que plantear está el Comité de Crisis. Por eso no voy a acompañar este proyecto”, anticipó. Evangelina Cabral retomó la voz de los impulsores del expediente y destacó que el espíritu del proyecto no era sobrepasar a las autoridades provinciales, sino que también ellos puedan ser parte de esos debates para autorizar actividades y no solo que el Ejecutivo tenga toda la carga. “Ser un soporte más para el intendente”, remarcó. Pero la concejal Mariana San Martín, presidente del Bloque oficialista, fue contundente. “No vamos a acompañar este proyecto. Ni siquiera queriendo, porque va en contra de las normas establecidas”, sostuvo. Habló de respetar la normativa vigente y defendió la actividad que desarrolla el Comité de Crisis (ver aparte). No hubo más voces y se pasó a la votación con el final cantado: un nuevo rechazo con la definición de Matías Dematei ante la paridad de posiciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre