El pasado viernes el Honorable Concejo Deliberante llevó adelante una sesión  Extraordinaria donde se le dio tratamiento a la Rendición de Cuentas correspondiente al ejercicio 2019. Como resumen general de lo sucedido en alrededor de 45 minutos puede decirse que en lo que respecta a lo actuado por el Ejecutivo, es decir el Intendente Municipal, se aprobaron los números por mayoría con los votos positivos de Todos y FE (Juntos por el Cambio rechazó) y por unanimidad lo actuado por el Concejo Deliberante que durante ese lapso tuvo como Presidente a la concejal Sabrina Viñales. Los ediles habían acordado dar lectura a sus despachos, sin que se haga uso de la palabra más allá de las ponencias de las bancadas. El titular del bloque de JxC Edgar Kilmeatte anticipó el rechazo a la rendición de Ustarroz y fue Evangelina Cabral la encargada de ofrecer los fundamentos. Mencionó un informe del Tribunal de Cuentas de unas 46 páginas donde hubo cuestiones no profundizadas de incumplimientos a normas legales y reglamentarias. Expresaron su sorpresa por un alto nivel de deudas con proveedores y mencionaron que el nivel de deuda flotante al cierre del Ejercicio era de 84 millones, hecho que calificaron de preocupante. También hicieron hincapié en variaciones salariales que se observaron en algunas secretarías y destacaron el apoyo del gobierno bonaerense a la gestión local. Para los opositores hubo una “verdadera renovación de la ciudad con recursos que le llegaron como no tuvieron la suerte otros”. Por su parte el partido FE, representado por Sabrina Viñales también hizo sus cuestionamientos, aunque aclaró que será el Tribunal de Cuentas el que tendrá la palabra final. La edil marcó como puntos cuestionables algunos gastos que no estaban claros por cuanto reclamó mayor precisión y transparencia, además de hacer notar como llamativo ese crecimiento de deuda que creció respecto de 2018, “se notó que estaban en campaña”, señaló. Marcó su aprobación aunque pidió que se tengan en cuenta las observaciones realizadas. Por su parte la concejal Mariana San Martín, del Frente de Todos, defendió los números del Ejecutivo y recordó que en anteriores ejercicios habían sufrido el rechazo por la sola aplicación de una mayoría opositora. Definió el gobierno de Ustarroz como eficiente y transparente y fue dura especialmente con Nación con Mauricio Macri como presidente, puesto que el aporte al municipio había sido extremadamente bajo. Destacó que en un escenario recesivo el municipio había llevado adelante el plan de obra pública más importante que se había visto en los últimos años. Puesto a votación hubo mayoría (Todos y FE) que produjo otra vez un empate y debió definir Matías Dematei desde Presidencia para dejar las cuentas aprobadas.  

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre