El 1° de junio de 1958, un tren se le cruzó en el camino, impidiendo su victoria en T.C.

La “Vuelta de Chacabuco” de Turismo Carretera disputada para volantes no ganadores durante toda la década del 50, brindaba la posibilidad para tener cada año un triunfador, logrando su primer halago en T.C.

Fernández Walker, Dante Emiliozzi, Raimundo Caparrós, Ángel De Rosa, Juan C. Perna (acompañante de Juan Gálvez), y Rodolfo de Álzaga salieron de perdedores en Chacabuco, que para su 8° edición dispuso el 1° de junio de 1958 un trazado que se iniciaba en pleno centro de la ciudad para tomar por Ruta Nac. N°7, Rawson, Ruta 51 de tres metro, Palemón Huego, ejido de Chacabuco a unos 10 kms del centro, O´Higgins, 4 Caminos y retorno al pueblo tras 207 kms que en cuatro vueltas completaban una distancia de 828 kms.

Fueron los actores principales de la carrera Adolfo Sogoló de Villa Luro, Ernesto Baronio de Hughes y Enrique L. Castagnola de Mercedes acompañado por el recordado “Gallego” Montenegro, quienes fueron alternándose en las posiciones de privilegio, estando los nuestros entre el tercer y segundo puesto en distintos momentos de la prueba, hasta que en la última vuelta avisado de lo bien que venía, Enrique aceleró a fondo el Ford color salmón alistado en calle 15 entre 20 y 22 (hoy Bombero Voluntarios), jugándose entero en pos de la punta, quedando al final a tiro de Sogoló, cuando a solo 2 kms de la llegada se acercaba un tren del ferrocarril San Martín, con un guardabarrera que se apresuró a bajar la misma, porque el Ford venía con todo y hubiera pasado antes que llegara el referido tren.

Castagnola al ver lo que estaba sucediendo, tiró el auto hacia la zanja y se bajó furioso con el guardabarrera que emprendió veloz carrera antes de que Enrique lo “agarrara”. Lo cierto es que el tren pasó, la gente ayudó a sacar el auto de la incómoda ubicación y Castagnola vio la bandera a cuadros en cuarto lugar, a 4m 28s del ganador. Entonces tomando en cuenta que perdió más de 5 minutos con el tren, fue indudablemente un gran triunfo que se le escapó de las manos a este inolvidable representante mercedino del T.C. auténtico.

El clasificador fue: 1° Adolfo Sogoló, 2° Ernesto Baronio, 3° Diógenes de Urquiza, 4° Enrique L Castagnola, 5° Remo Gamalero, 6° Néstor Marincovich, 7° Jaime Villa y 8° Ernesto Scally.

Cabe la aclaración para no crear confusiones que en mayo de 1956, Castagnola con César Merlino llegaron terceros en Chacabuco cuando ganó Juan C. Perna con el Ford de Juan Gálvez, siendo segundo el mendocino Florentino Castellani.

Otro tren

En las “500 Millas” 1963, Enrique Castagnola y Alberto Marenzi con el Ford ex – Druetta construido por Juan C. Navone, mecánica de Pedro Tomasin, terminaron quintos pero pudieron ser terceros, porque otro tren, uno del Belgrano los paró en Altamira cuando cruzaba la ruta 5, haciéndoles perder un tiempo con el que hubieran llegado terceros, detrás de Dante y Tito Emiliozzi, y Charles Menditeguy. Sin dudas los trenes lo tenían a maltraer al querido Enrique.

Derrapando: Alberto F. Hassan

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre