La actividad se desarrolló con éxito el pasado lunes y lograron recaudar los fondos suficientes para poder poner nuevamente en funcionamiento estos dispositivos personales. La situación sanitaria incrementó los procesos virtuales y las netbooks serán una herramienta vital.

El pasado lunes desde el Centro de Estudiantes del Instituto de Formación Docente y Técnica Nº 7, llevaron adelante una actividad en la sede de la seccional de AEFIP, que tenía un claro propósito. “Es sabido que la pandemia modificó de manera tajante muchas de las actividades que habitualmente desarrollaba en su conjunto la sociedad. Es así como el aislamiento alteró la dinámica de los procesos de aprendizaje de todos los estudiantes del país, donde las instituciones educativas tuvieron que prepararse para garantizar la continuidad pedagógica de los alumnos mediante clases virtuales”, explicaron desde la organización más allá de la tarea del lunes antes aludida. Esta nueva articulación de trabajo trajo consigo un problema que no estaba en los planes de nadie, la falta de computadoras personales. Por este motivo, y atentos ante la demanda de muchos estudiantes del ISFDyT N° 7, el Centro de Estudiantes representado por la agrupación estudiantil “Paulo Freire”, en un trabajo mancomunado entre estudiantes y profesores, realizó un locro solidario para la recuperación de 46 de netbooks. Precisamente la presidenta del Centro de Estudiantes, Mara Quiroga comentó que “a partir de la pandemia desatada por COVID – 19 nuestras clases comenzaron a efectuarse de forma virtual, por lo cual, muchos compañeros se vieron imposibilitados de presenciar las mismas, debido a la falta de computadoras”.  Agregó que “en un principio tratamos de canalizar esa demanda a través de la sala de informática del CUR (Centro Universitario Regional) quién nos brindó su espacio, mismo que sirve de paliativo, pero que entendemos no termina siendo una solución definitiva. Fue así que nos enteramos que en el Instituto había 46 netbooks del programa Conectar Igualdad que se encontraban bloqueadas y en desuso, así que por consiguiente, previo pedido a las autoridades, nos comunicamos con un técnico informático para que las pusiera en funcionamiento nuevamente”. Quiroga manifestó que “el Instituto no contaba con el dinero para el arreglo, entonces ahí decidimos realizar este locro para juntar fondos. Rápidamente se vendió todo, llegando al objetivo y superando nuestras expectativas iniciales. Obtuvimos con la venta 25 mil pesos, dinero con el cual logramos poner en funcionamiento todas las computadoras, sobrándonos, además, parte de ese monto que será donado a la Cooperadora del Instituto”. Mara Quiroga agradeció “a los vecinos que se acercaron a comprarnos, al técnico de PC Diego Taccari que nos abarató en casi un 50% la reparación de las máquinas, como así también a los estudiantes, ex estudiantes y profesores que nos dieron una mano en el armado y elaboración de este locro”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre