Hace frío, estamos en casa. Es agradable prender el horno y hacer estas variedades de pizza.

Fugazzeta de cebollas napolitana

Ingredientes

Masa

25 g de levadura

50 cc de agua tibia

1 cucharadita de azúcar

500 g de harina 0000

pizca de sal

Relleno

500 g de cebolla morada

500 g de cebolla común

2 cebollas de verdeo

200 g de muzzarella

3 cucharadas de aceite

Sal, pimienta

1 taza de agua

½ taza de aceite de maíz

Orégano fresco/seco

Preparación

Masa

Disolver la levadura en el agua tibia. Agregar el azúcar y 1 cucharada de harina.

Mezclar bien los ingredientes y cubrir con un papel film o repasador. Colocar en un lugar templado y dejar fermentar.

Colocar en un bol la harina con la sal y en el centro el fermento, y unir hasta obtener una masa.

Amasar hasta que quede bien lisa y dividir en 4 bollos. Poner en una asadera y tapar dejando levar el doble de su volumen.

Luego estirar con palo de amasar cada bollo en forma rectangular o redonda y colocar en asaderas aceitadas ayudándose con la mano.

Colocar las fugazzetas en horno moderado hasta que se comiencen a dorar y darlas vuelta.

Pelar las cebollas y cortar en aros y rehogar en aceite caliente hasta que transparente.

Pintar las fugazzetas con un poco de aceite, cubrir con las cebollas, salpimentar, incorporar la muzzarella cortada en cubitos y el orégano.

Volver al horno caliente hasta gratinar.

Focaccia (receta básica) es conocida como pan de pizza

Esponja

25 g levadura

1 cucharadita azúcar

1/2 taza agua

100 g harina

Masa

500 g harina

10 g sal

50 cc aceite de oliva/maíz/girasol

Queso rallado a gusto

Romero

Granos de sal gruesa

La focaccia tradicional se hace con mucho aceite de oliva.

Es la forma más rica de comerla.

Esponja: disuelva la levadura junto con el azúcar y el agua tibia en un bol. Agregue la harina y deje esponjar durante 10 minutos.

Masa: coloque la harina tamizada junto con la sal en un recipiente y haga un hoyo. Incorpore la esponja de levadura y el aceite en el centro. Vierta agua de a poco y comience a tomar la masa. Lleve a una superficie enharinada y amase durante 10 minutos. La mezcla debe quedar húmeda y fácil de manejar. Rocíe con aceite una placa para horno. Disponga sobre ésta el bollo de masa y pinte la superficie con aceite. Deje reposar hasta que doble su volumen y se relaje (aproximadamente 1 hora). Luego, hunda levemente los dedos en la masa estirándola hasta cubrir toda la asadera. Deben quedar pequeños huecos en la superficie. Rocíe con aceite nuevamente

Cubra con queso rallado, y romero picado. Y granos de sal gruesa Tape con un repasador y deje levar hasta que duplique su volumen (aproximadamente 1 hora). Precaliente el horno a 190º C y cocine la focaccia  hasta que esté lista, corte triángulos y sírvala calentita.

Lo que hay que saber

La focaccia tiene su cuna en la Liguria (Italia), región rica en plantaciones de olivo. El aceite que se extrae de éste es el que le da personalidad.

Se dice que los romanos la preparaban cocinándola sobre un lecho de hojas de laurel.

En la actualidad, en algunas regiones de Italia se realiza sobre hojas de castaño.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre