El referente de la Comisión de Vecinos e histórico luchador contra el sistema de peajes, Marcelo Suárez, dejó algunas reflexiones al cumplirse sesenta días de la cuarentena, tiempo en que no se cobraron peajes en diferentes accesos y rutas nacionales. “Dos meses transcurrieron sin que nos cobren peaje en rutas nacionales, provinciales y autopistas. Y en este tiempo se demostró que no son necesarios, porque continuaron las obras y el mantenimiento a cargo del Estado o con arreglos de las concesionarias y no pasó nada”, sostuvo. Añadió que “el peaje tal como lo instauró el Gobierno de Menem en 1990, no solo es inconstitucional porque nos impone aduanas internas, sino abusivo y arbitrario, porque termina siendo un costo al transporte en vez de un beneficio”. Para Suárez “no solo no existen caminos alternativos y en muchos casos no hay colectoras como en la Ruta 5 en el Peaje de Olivera (Partido de Mercedes), sino que no brinda un ahorro al usuario por su uso que justifique parar y pagar en una cabina de peaje. El Coronavirus mostró muchas debilidades de nuestra sociedad y mientras aumentaban los muertos por la enfermedad bajaban los muertos en accidentes de tránsito por el menor caudal de vehículos. Las estaciones de peaje se convirtieron en dispositivos de control y seguridad en vez de cobro. Se demostró que esto estuvo bien”, remarcó. Luego destacó que desde el Comité de Defensa del Usuario Vial con Ricardo Lasca, “siempre pedimos por controles viales serios en vez de cuidar la caja de los concesionarios. Es hora de repensar este sistema. El Gobierno y Vialidad deben tomar la medida patriótica de anular los peajes y  renegociar las concesiones viales de mantenimiento, reparación y construcción de rutas,  solo con una tasa de impuesto a los combustibles mínima y especifica que no pueda desviarse en otro fin. El invento del peaje demostró negociados, juicios, contratos leoninos que incluían pagar por ejemplo en hora pico un sábado y domingo a costa de los usuarios. Entendamos de una vez por todas que eso lo pagamos entre todos porque el transportista lo considera un costo y no un ahorro y lo aplica a su mercadería. Las demoras y verificaciones en las autopistas prohibirían el cobro. Así que pedimos no solo que se anule la medida de reinstaurar el cobro de peaje sino que se revisen una por una la red de concesiones viales”. Finalmente reclamó que el Congreso nacional debe aprobar un marco regulatorio como en la luz el gas o el agua. “Y por sobre todas las cosas los usuarios viales debemos ser considerados en estas cuestiones. Llamados a opinar y dar nuestros aportes de años de lucha para acabar de una vez por todas con la injusticia del peaje”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre