La llegada del virus significó para algunos sectores el punto final a una situación que ya venía complicada. Casas de electrodomésticos, sectores dedicados al préstamo de dinero y hasta locales gastronómicos marcan una situación preocupante en Mercedes.

La pandemia que se vive ya está dando sus primeros coletazos en el comercio local. Basta con hacer una simple recorrida por la zona céntrica para poder ver la profundización de locales vacíos. La situación venía complicada en el comercio local en los últimos años, y la llegada del COVID-19 terminó por echar por tierra las pocas ilusiones que quedaban entre algunos comerciantes.

El panorama no es alentador, la falta de dinero se advierte, y de allí que muchos sectores ven con preocupación lo que está sucediendo en la ciudad de Mercedes, que en realidad no es distinto de lo que está pasando en el resto del país.

Pese a ese dicho que siempre se escucha en nuestra localidad sobre que las crisis no se sienten por la gran cantidad de empleados públicos que existen, en esta ocasión el impacto se encamina a ser profundo.

El día 29 de abril, responsables de la firma La Sabrosita, que se ubicaba en calle 12 entre 27 y 29, dedicada a la venta de pizzas y empanadas decidió comunicar el cierre de su local a través de las redes sociales. “Hola familia, clientes, amigos, vecinos, proveedores, compañeros. Hoy no es un día más en la vida de La Sabrosita porque después de 14 años tenemos que despedirnos de todos Uds. No fue una decisión fácil de tomar como se deben imaginar, pero debido a la fuerte crisis económica vivida desde mediados del 2018 y a eso sumado la sorpresiva llegada del Coronavirus no nos queda otra que decir hasta luego”, indicaron a sus clientes a quienes incluso les agradecieron, como así también a su personal.

“Fueron años muy lindos y nos llevamos lo mejor de todos. Ojalá el tiempo ponga las cosas en su lugar y volvamos a encontrarnos”, concluyeron en la despedida.

Otro sector complicado es el de la venta de electrodomésticos, y en ese sentido, se produjo el cierre por estos días de la sucursal de la firma Lares que tenía funcionamiento en la esquina de 29 y 24. Este tipo de emprendimiento supo tener muy buena rentabilidad hasta no hace muchos años y de allí que distintas firmas comerciales se fueron instalando en la ciudad, e incluso algunas de ellas ampliando con sucursales.

Sin embargo, la falta de ventas en sus centros, la aparición de la venta on line y finalmente la presencia del Coronavirus están calando hondo en el sector. Ahora en el regreso de poder volver a la atención con horarios recortados obliga a muchos de los empresarios de esta actividad a tener que reinventarse.

Casas de préstamos y restaurantes

En la esquina de 27 y 20 cerró sus puertas una de las tantas firmas dedicadas al préstamo de dinero. También esta actividad se está viendo complicada. En este caso, la llegada del COVID-19 les ha impactado desde los beneficios que ha ido otorgando el Gobierno nacional.

El tema restaurantes es otro de los temas que tiene mucha preocupación de parte de los propietarios de los mismos, y que además nuclean en Mercedes a un importante número de trabajadores. Sin poder tener mayor actividad que la de delivery para algunos el parate es total.

En diálogo con Protagonistas, Mariano Llamosas – responsable de La Picada, ubicado sobre Ruta Nacional 5 sostuvo que ellos se encuentran totalmente paralizados desde el inicio de la cuarentena. “Es una incertidumbre total la que vivimos, no la esperábamos; veníamos de dos años de una economía trabajando en punto y equilibrio, y ahora esta sorpresa” expresó, agregando: “Yo tengo quizás la ventaja de veinte años en el rubro y tengo recursos como para poder salir adelante una vez más, aunque es cierto que es un rubro que va  a quedar diezmado con el tiempo. Me da la impresión que muchos negocios en estos meses, los que pagan alquiler, venían cansados, van a cerrar y los que estamos nos vamos a tener que reinventar”.

Llamosas precisó que se estima que en las rutas, los brasileros que circulan generan cierto miedo en cuanto a la posibilidad que pueda estar el Coronavirus y de allí que prefirieron mantenerse cerrados y no apelar al delivery.

Actualmente, en su comercio aprovecha para hacer tareas de mantenimiento y limpieza, “para que cuando arranquemos lo podamos hacer con todas las ganas y en orden” enfatizó.

En el tema del salario de los empleados (tiene nueve) sostuvo: “Gracias a Dios tuvimos la ayuda del Estado que no la esperábamos, eso nos ayudó  muchísimo en el pago del cincuenta por ciento del pago, y después yo tengo un fondo reservado para aquellos que tienen familia, porque en estos momentos al no poder generar nada son recursos limitados con los que cuento. Es un fondo que lo daré al que tiene familia…”.

Asimismo mostró preocupación en cuanto al tema del regreso a la actividad y de la forma en que podrá hacerlo, y con cuánta cantidad de empleados.           

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre