La Provincia dispuso de una asistencia financiera a municipios para que puedan garantizar servicios y salariales. Si bien las condiciones no eran las más convenientes, algunos distritos solicitaron la ayuda. Mercedes, como Suipacha, Navarro y Chivilcoy, pudieron evitar la solicitud.

La semana anterior dedicamos un importante espacio al auxilio financiero que dispuso la Provincia de Buenos Aires para los municipios, esencialmente para hacer frente a sus situaciones económicas con el objeto no solo de garantizar servicios sino también pago de salarios. Pero también dijimos que las condiciones establecidas no eran del todo convenientes y hay muchos distritos que lo entendieron de ese modo. Otros tal vez también aunque no tenían opciones y recurrieron a la herramienta que estaba a mano. La mayoría de los municipios han visto caer sus recaudaciones, al igual que la Provincia y la Nación. Sin embargo la mayor parte de sus estructuras deben seguir funcionando incluyendo las cuestiones sanitarias, sus obligaciones salariales cumplidas, y el principio de Caja es claro: si se gasta más de lo que ingresa la realidad se torna deficitaria. Pero tomar dinero prestado con tres meses de gracia a tasa cero, con el compromiso de devolver dentro del ejercicio 2020 y afectar la coparticipación futura, es una sábana corta que te permite tapar una parte hoy y destapar otra en poco tiempo cuando deberán afrontarse entre otras cosas, el pago de los aguinaldos.

Mercedes no

No está el horno de modo alguno para que a algún intendente se le ocurra pensar en no pagar o diferir el cumplimiento de esas obligaciones salariales. Entonces la liquidez provincial viene bien para el presente. En lo inmediato es una solución, en el futuro cercano se verá. No es menos importante que antes de los tiempos del Coronavirus ya había municipios que venían con realidades financieras muy difíciles. Toda previsión se desvaneció y lo que era grave pasó a ser gravísimo.  “De los tres mil millones que dispuso la Provincia, Kicillof tuvo la decisión de hacer una discriminación objetiva y lo repartió entre los distritos que pidieron ayuda para pagar sueldos. Por eso hubo algunos que no recibieron nada”, comentó un intendente opositor a un medio provincial. De hecho algunos intendentes opositores incluso golpearon puertas nacionales. Pudo verse una imagen de alcaldes reunidos con el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, entre los cuales se hallaba el de Suipacha, Alejandro Federico. Para ser más precisos, en la región hubo municipios que acudieron a esa ayuda. General Rodríguez fue uno, el intendente Leonardo Boto de Luján otro. Por su parte el primer mandatario gilense, Carlos Puglelli, solicitó ayuda para cubrir pago de salarios. Entre aquellos que aún pueden hacer frente a la realidad sin “auxilio” aparece Mercedes, Suipacha, Navarro y Chivilcoy. En la mayoría de los casos aseguran que lo hicieron con el último aliento.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre