Dirigentes y amigos lo  recordaron el pasado miércoles. Destacaron nuevamente su capacidad de liderazgo y su impronta de trabajo. Oscar Albini y Esteban Biaggini reflexionaron sobre su figura. También el Colegio de Ingenieros recordó la fecha.

El pasado miércoles 29 de abril se cumplieron cuatro años de la desaparición física del ingeniero Lucas Fal. El joven que nos dejó a muy corta edad había marcado una fuerte huella en muchos sectores de la sociedad y su repentino deceso causó una profunda consternación en la ciudad. Su participación en política había hecho aún más pública su figura. Fue candidato a intendente por Cambiemos y tuvo una performance electoral trascendente en las elecciones de 2015. Tanto era el respeto que se había ganado que sin haber sido concejal ni haber tenido un cargo legitimado por el voto popular, Lucas fue despedido nada menos que en el Concejo Deliberante. ¿Cómo lo recuerda la gente? Para salvarnos de hacer nuestra propia afirmación, vamos a tomar un pasaje del extenso reportaje que el año pasado hicimos con su madre, Alicia Lelé Falabella. “Como lo que pudo haber sido y no fue… como un sueño para muchos, lo recuerdan como una persona en la que se podía confiar, una persona que tenía convicciones y esa convicción convencía a los demás. Y como una persona sincera y preparada, que era veraz, que era transparente… que era confiable, esa es la palabra, se podía confiar en él”. Así lo definía su mamá y así lo recuerdan muchos, propios y extraños. Este año también quisimos recordar su figura y algunos dirigentes que supieron transitar su corta vida política con Lucas nos dejaron sus expresiones.

Liderazgo

El ex presidente de la UCR, presidente del Concejo Deliberante y edil de la ciudad, Oscar Albini, asegura que recordarlo y hablar de su persona siempre resulta difícil. “Pasaron cuatro años de su partida física, cuatro años con un vacío tremendo. Un vacío de consejos, de reflexiones, de discusiones pero por sobre todo un gran vacío de amistad”, comenta. Agrega que desde lo personal intenta compensar ese vacío a través del tiempo, “con la satisfacción de haber podido compartir momentos de nuestras vidas caminando juntos, con grandes sueños. Su capacidad de liderazgo hizo que la Unión Cívica Radical volviera a la escena política de manera trascendental, logrando atraer a una gran cantidad de jóvenes, buscando su formación y capacitación para generar nuevos dirigentes a través del Instituto Lebensohn. Siempre reivindicando la actividad política partidaria como herramienta para poder cambiar la realidad”, agregó. Albini confiesa que siempre admiró su gran capacidad y vocación de diálogo. “Sabía escuchar y entablar conversaciones con todos, pero por sobre todas las cosas nunca buscaba imponer una idea a la fuerza, sino que buscaba persuadir y convencer con su idea”, asegura. Para el ex titular del radicalismo, “sus convicciones, su simpleza y su manera de ser, le permitieron llegar y penetrar, en muy poco tiempo, en los distintos sectores  barriales, sociales,  sociedades intermedias, traspasando las puertas del radicalismo. Hoy la ciudad lo recuerda y reconoce, porque en cada camino que transitó dejó sus huellas”.

Consejero

Para Esteban Biaggini, joven que actualmente ocupa una banca en el Concejo, “se  extraña su palabra, su concejo, su reflexión, su fuerza y sus ganas de emprender nuevos desafíos”. Para el edil llegó el cuarto aniversario, “y aún resulta inevitable imaginar qué hubiera sido de nosotros, los mercedinos, y de nuestra ciudad si Lucas estuviera acá físicamente. Para la familia y los amigos, indudablemente una fuente de alegría inmensa. Pero en estas líneas debo ubicar a Lucas en el plano político, porque es allí en donde a cada uno de los mercedinos, en mayor o menor medida, él logró conquistar. Y lo valioso de esto, es que no lo hizo por obra de magia. Lo hizo en primer término porque estaba convencido de lo que quería. Recuerdo el día que me dijo: “Esteban, quiero ser intendente de Mercedes. No va a ser fácil, pero vamos a lograrlo. Preparémonos para gobernar”. Esteban asegura que Lucas “confiaba en la capacidad intelectual y de trabajo de las personas que lo rodeábamos, y a los que nos “faltaba un poco”, o mucho en mi caso, él se encargaba de guiarnos. Lideró al conjunto con humildad, dedicación, decisión y docencia”. Finalmente destacó que Lucas Fal disfrutaba lo que hacía. “Lo hacía con alegría. Con su inteligencia y  su carisma conquistó a adultos, jóvenes y adolescentes. Personas de diferentes procedencias políticas, de cualquier profesión, religión, y estrato social. Recorriendo barrio por barrio, casa por casa, escuela por escuela. Conversando con cada vecino que se cruzara en la calle o que lo invitara a su hogar. Renovó las esperanzas en la ciudadanía y en la política mercedina. Fue impulsor de un grupo numeroso de jóvenes que se acercaron a la política aferrándose a los valores como herramienta para transformar la vida cotidiana de las personas, y a su vez devolvió el entusiasmo a quienes se sentían desanimados por los malos políticos. Militante integral. Hombre de ideas, de partido, de diálogo. Realmente, desde su paso, la política mercedina cambió positivamente”, concluyó.

Ingenieros

El Centro de Ingenieros de Mercedes ha fijado en su memoria, los días 29 de abril, como una fecha “para recordar a nuestro amigo y colega, ingeniero Lucas Fal. A cuatro años de su partida, aún duele hasta el aliento, como dice el poeta Miguel Hernández, a través de ” Sueños Inconclusos” del escritor Oscar Dinova (05/2016). Todos te recordamos por tu hombría de bien, por tu  humanidad por tus principios democráticos y tu capacidad profesional, y aún hoy lamentamos que hayas llevado tus ilusiones, anhelos y esperanzas a un escenario superior”, remarcaron en una declaración que hicieron pública.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre