El profesor Javier Chiacchiarini se refirió al crecimiento del deporte que impulsa junto a un grupo de entrenadores. Se están por cumplir cuatro años de la conformación de la Escuela Municipal. Encuentros, tener una cancha propia y logros deportivos engloban un crecimiento de la disciplina.

Uno de los deportes que ha conseguido expandirse en los últimos tiempos es el softbol. En la ciudad esto se ha dado con la conformación de una Escuela Municipal, también conocida como Los Tarro, y para entender un poco más de esta disciplina nacida en Chicago (Estado Unidos) y que está familiarizada con béisbol, el profesor Javier Chiacchiarini habló sobre el desarrollo del softbol en Mercedes: “Cuando yo llegué en el 2001 ya se había disuelto el grupo de softbol, intenté juntar a la gente e hicimos un partido donde estaban Las Cuevas de Rey, después yo seguí con unas clases en el Parque de manera muy informal, pero más tarde desapareció” contó en el inicio de la charla con Protagonistas.

Recordando también que: “La idea en ese momento fue con chicos de Octavo y Noveno año, eso fuera de la escuela, después dentro hubo profes que siempre lo dieron, me acuerdo de Walter Moretti y Damián Altieri, me estoy olvidando de muchos pero siempre estuvieron quienes no lo encaraban no tan deportivo sino más lúdico” fue expresando Chiacchiarini que también le ha dedicado su tiempo al voley, hasta que unos años atrás llegó la propuesta del Director de Deportes profesor Juan Martín Silvestre, para impulsar el softbol, donde tras analizarlo aceptó y el próximo mes de agosto se cumplirán 4 años de la conformación.

De esa época Javier no olvida que: “Largamos como Escuela Municipal de Softbol, te hablo de 17 años que no hubo softbol fuera de lo que es el ámbito escolar, si le hizo mucho mal que lo sacaron como deporte bonaerense y ahora está experimentado un crecimiento muy grande, por dos factores, escolar en los bonaerenses y cómo le estuvo yendo a Selección Argentina a nivel mundial”.

Hoy la disciplina se instala en distintos puntos de la Argentina como Entre Ríos donde la ciudad de Paraná es reconocida la Capital del Softbol, en otros sitios como Mendoza, Salta, Río Cuarto, Bahía Blanca y Santa Rosa tienen un interesante nivel.

Aquí, al momento, el softbol lo juegan los chicos y chicas y van familiarizándose rápidamente: “Encierra mucho dos cosas, la primera tiene que ver con la fase de comprensión, está que la pelota la tiene el equipo que defiende entonces es algo de batear y correr, entonces a algunos mayores se le dificulta mucho entender este juego, no a los chicos. A ellos se lo explicás y salen a jugar. Este es un juego sensación” asegura Chiacchiarini que demás, ante la consulta, que tan importante son los encuentros que han jugado dentro y fuera de Mercedes relató: “Un partido enseña mucho más que un entrenamiento, nosotros nos vemos muy beneficiados con los colectivos del municipio donde hicimos unos cuantos viajes a la Liga de Junín, Areco, Morón, La Plata y Berazategui, nos ha dado frutos al decirnos otros profes como vamos mejorando y eso que no tenemos un grupo de mayores como para mirar, entonces todo es aprender en los partidos”.

A cargo de la Escuela Municipal no sólo está Javier Chiacchiarini, lo acompañan un grupo de jóvenes profesores como Sol Silva, Thomás Costa, César Avalos y Martín Etcheverry, entre todos trabajan para el crecimiento con metas por delante: “Lo que nos planteamos es reunirnos cada un año a fijar objetivos, pero muy grandes, no a la planificación diaria, lo que vamos a hacer de acá a dos años. Gracias a eso tuvimos primero una cancha, accedimos a un torneo Nacional de Menores y salimos campeones en Junín. El principal que nos planteamos es que tiene que ser difundido e inclusivo, son las líneas de trabajos que nos planteamos”.

Hoy Los Tarro cuenta con equipos de 8 y 10 años y otros elencos que llega a tener jugadores de hasta 17 años. En cuento a mayores, se está trabajando en un equipo que en medio de esta pandemia de vio suspendida la actividad. Hoy, este deporte cuenta con un lugar propio para entrenar y jugar, donde ya hubo torneos, y al respecto remarcó: “Nosotros tenemos la suerte de tener una cancha de polvo de ladrillo, es como mucho, por otros lado el softbol siempre se ha metido en espacios prestados como cancha de fútbol, rugby o una cancha de hockey y en muchos lugares sigue siendo. Para nosotros es un valor grandes tener un espacio, algo nos da identidad y estamos bien”. Lo último que ha tenido el softbol en la ciudad fue un torneo de verano durante dos días en el Parque Independencia, sector nuevo, con campamento más equipos que llegaron de distintos puntos. En medio de un año que será distinto, con la inactividad, aguardan con paciencia la vuelta a los entrenamientos y partidos. El softbol en la ciudad va por un buen camino.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre