Médico mercedino en USA: “La única manera que el mundo vuelva a su vida normal es la vacunación”

0

Desde 1997 está radicado en Massachusetts (USA) y trabaja en un hospital ubicado a unos 100 kms de Boston. En exclusiva para Protagonistas nos describe la situación en los Estados Unidos y su experiencia en esta intensa tarea profesional. Medidas tardías, criterios no unificados, son planteados como la clave del “desmadre”. Su opinión sobre lo que acontece en Argentina.

Estados Unidos suele estar en la cabeza de muchos rankings mundiales, aunque en este caso no es motivo de orgullo. La pandemia del COVID 19 se actualiza cotidianamente en un mapa y el país de América del Norte comenzó a crecer en casos positivos y fallecidos para superar holgadamente a otras naciones como España, Italia y China que con sus números aterraban al resto de la población del planeta. USA tiene, según diferentes fuentes oficiales y no oficiales, más de 500 mil casos positivos y alrededor de 19 mil muertes por el Coronavirus. Casi un tercio de esas víctimas fatales han tenido lugar en Nueva York donde las morgues se vieron aterradoramente colapsadas y las autoridades decidieron depositar los cuerpos en fosas comunes. Un escenario que estábamos acostumbrados a ver en horrorosas masacres de las historia o durante conflictos bélicos. Hace pocos días Protagonistas entregó un informe que recibió elogios de lectores y autoridades sanitarias, relacionado con la visión de jóvenes mercedinos en diferentes lugares del mundo. Esta vez tomamos contacto con un profesional mercedino que se encuentra hace ya tiempo desempeñándose como agente en el sistema sanitario de Norteamérica. Hablamos de Gustavo Angaramo, el Dr. Gustavo Angaramo, quien reside en Estados Unidos junto a su familia.  Gustavo nació en Mercedes y tras cumplir con sus estudios secundarios inició su carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires, y recibió entrenamiento profesional en el Hospital Británico de nuestro país, para luego continuar en el UMass Memorial Healthcare en Worcester, Massachusetts General Hospital en Boston, University of Cincinnati, Hospital en Ohio. Desde el año 1997 reside en Massachusetts (MA), y es casado con una farmacéutica mercedina Ana María González, con quien tiene tres hijos: Tomas, Santiago y María Victoria. Su especialidad es anestesia, cuidados intensivos y manejo de dolor, “soy parte del staff médico del departamento de Anestesiología de Umass Memorial Healthcare, hospital escuela afiliado a UMass Medical School”, nos cuenta. Este grupo de hospitales está localizado en la ciudad de Worcester del estado de Massachusetts aproximadamente a 60 millas (96 km) al oeste de Boston.

COVID en USA

Cuando empezaron los primeros casos en USA el Gobierno federal como en otros países desatendió la urgencia de esta situación el Coronavirus, “rápidamente se extendió como un reguero de pólvora en los centros urbanos más importantes”, revela el Dr. Angaramo. Agrega que a diferencia de otros países el Gobierno federal junto con el CDC (centro de control y prevención de enfermedades, “hicieron recomendaciones como la cuarentena y últimamente el uso de máscara en espacios públicos, sin embargo el resto de los Estados de la Unión pueden aceptar, rechazar y/o modificar esas recomendaciones del Gobierno central, y esto fue lo que sucedió que algunos Estados como Nueva York, empezaron cuarentenas y otras medidas de contención y mitigación de la enfermedad un poco tarde y es así que se ha incrementado el número de casos significativamente con el riesgo de que sature el sistema de salud”, relevaba el pasado viernes en contacto con Protagonistas. La situación en el Estado de Massachusetts (MA) pareciera estar más controlada que Nueva York, el decir del profesional nacido en Mercedes, debido a que se tomaron medidas de mitigación (cuarentena) rápidamente, “se prepararon a los centros de salud con unidades exclusivas para asilamiento de los pacientes infectados y se abrieron hospitales nuevos en centros de convenciones y estadios cubiertos”. Sin embargo remarca que esperan el pico de casos en esta semana entrante “y desde allí con suerte la caída de la curva de casos si es que los modelos estadísticos predicen lo correcto basado en la data que se les está inyectando minuto a minuto”. El número de casos en MA es alrededor de 17000, con una mortalidad de casi 500 personas, “más bajos que los números de NY pero habrá que esperar que alcancemos el pico de la curva para saber dónde estamos parados”, sostiene.

Recuperación

Un punto para señalar con esta enfermedad (COVID-19), entiende Angaramo, es que los pacientes que se recuperan necesitan tiempo en el hospital entre 7-9 días, “con lo que se hace más difícil tener camas libres para los que vienen. No tenemos un tratamiento que lo cure por ahora pero sí hay varias posibilidades que se están estudiando entre ella la droga usada para el tratamiento de la malaria que en una publicación francesa demostró inhibir la replicación del virus cuando era administrada con un antibiótico (azitromicina)”, añade. Otra droga que se está usando si el paciente califica para el tratamiento es Remdesivir, “esta droga fue creada para tratar el virus Ébola con resultados no muy positivos, pero aparentemente tendría efecto contra el COVID-19”, agrega. El Dr. Angaramo asegura que estas alternativas no están probadas en estudios comparados con placebo, “en realidad se están haciendo al mismo tiempo que estos enfermos llegan a los hospitales por eso es difícil saber si realmente funcionan o no”. En el medio de esta situación para los casos que desarrollan una intensidad moderada o severa “solo tenemos tratamiento de soporte de los órganos afectados y ya que los pulmones son el blanco preferido del virus, la necesidad de respiradores para poder ayudar a los pacientes a sobrevivir esta complicación se hace indispensable”. Anticipa que la vacuna se está desarrollando, “sin embargo se cree que estaría lista para el fin de 2020, ya que la única manera de que el mundo vuelva a su vida normal es la vacunación, este virus va a volver después de esta pandemia como el de la gripe, pero con un poco de suerte vamos a estar mejor preparados”. Sostiene que como profesionales de la salud el objetivo es tratar de no enfermarse, “para de esa manera seguir atendiendo a estos pacientes, la clave para evitar el contagio es usar equipo de protección adecuado, mascara N95 (más gruesa que quirúrgica), respirador con escafandra, dos pares de guantes y camisolín impermeable, como te imaginarás la cantidad de equipamiento multiplicado por el número de enfermos que vemos a diario hace que sea difícil tener lo que se necesita y es por eso que se han establecido algunas medidas para racionar el uso y la aplicación de las luz ultravioleta que elimina el virus de las superficies expuestas permitiendo resterilizar lo que está en falta”.

Argentina

En cuanto a la situación argentina, Gustavo Angaramo dice que solo ha escuchado lo que está en las noticias, “me parece muy buena la idea de realizar la cuarentena directamente, en otras palabras pasar de la contención a la mitigación de los casos sin demora, de esa manera se ha garantizado que el número de casos no sea tan alto tan rápido (incremento exponencial de la curva) dándole tiempo para la preparación de los centros de salud, de esa manera cuando el número de casos se incremente es posible que el impacto no sea tan importante o si lo es sea manejable”. Su concepto es coincidente con las apreciaciones recientemente efectuadas y fundamentadas con datos por las autoridades gubernamentales a nivel nacional. Desde ya nuestro agradecimiento a este profesional mercedino que desde Estados Unidos ha hecho un alto en la intensa actividad que tienen por estas horas para entregarnos detalles de la experiencia inédita que le toca atravesar.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre