La FEB rechazó la propuesta, pero no habrá paro. Por su parte, SUTEBA –integrante del Frente de Unidad Docente- aceptó en asamblea los incrementos formulados por el Gobierno provincial.

La Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) decidió rechazar el último viernes la propuesta del Gobierno provincial, y al igual que el gremio Udocba, tampoco convocó a medidas de fuerza para el inicio de las clases.

Mientras tanto, el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA), que conduce Roberto Baradel, aceptó por contundente mayoría la propuesta de Kicillof.

A pesar de la decisión del gremio que conduce Mirta Petrocini y tiene más predicamento en el interior de la provincia, se descartó la posibilidad de tomar medidas de fuerza en el inicio del ciclo lectivo. Pese a que lo evaluó como alternativa en su plenario, finalmente desistió. Y optó por seguir negociando con los niños en las aulas.

El Ejecutivo ofreció a los docentes un incremento en dos etapas por el que el salario básico de un maestro de grado llegaría a los $ 12.767 en marzo, y a los $ 13.772 en junio; y el «de bolsillo» pasaría de $ 26.623 a $ 29.000 y luego a $ 31.058. Así, los maestros totalizarían un incremento de 16,66% para mitad de año.

SUTEBA, en una asamblea realizada, aceptó por “amplia mayoría” la propuesta de aumento salarial formulada ayer formalmente por el gobierno de Axel Kicillof.

Si bien no propuso la «cláusula gatillo» (un reclamo prioritario para las organizaciones sindicales), el Gobierno también se comprometió a convocar a comisión técnica salarial en caso de que la inflación supere el incremento otorgado.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre