A pesar que muchos vecinos limpian en horarios no permitidos, en el Juzgado de Faltas no hay partes sobre infracciones desde hace meses. La situación de los lavaderos de autos y la existencia de piletas, otras de las complicaciones.

El tema de la falta de presión en el servicio de agua deja también al descubierto la falta de controles sobre el uso por parte de los vecinos en la ciudad. “Es una situación que no es propia de esta gestión” confiaron a Protagonistas en algunas de las consultas que se realizaron a lo largo de la semana.

El tema de las limpiezas de veredas es uno de los puntos altos en el consumo de agua, y si bien hay una ordenanza que regula los días y horarios para tal acción, no son pocos los que hacen caso omiso a la reglamentación o bien, no están al tanto de la norma en vigencia.

Lo cierto es que a la par de no existir una campaña de información, tampoco las áreas que debieran tener el poder de controlar, hacen un aporte. Un relevamiento realizado en el Juzgado de Faltas permitió conocer que hace mucho tiempo que no ingresan actas de infracción por vecinos que asean sus veredas fueras de los días y horas que contempla la reglamentación. Allí también indicaron que esto no ocurre desde hace muchos años.

Si confiaron que en el caso de los lavadores de autos han existido algunas pocas intimaciones, aunque tampoco está del todo claro, si la totalidad de los lavaderos hoy existentes en la ciudad cumplen con la normativa sobre el uso de agua.

En tiempos de una problemática profunda en el servicio de agua, entendidos en el tema precisaron que es imperioso, más allá de las obras que se puedan concretar, el inicio de una campaña de concientización y fundamentalmente controles.

Desde el propio Estado municipal confiaron off the record que debe haber un fuerte cambio de concepción por parte de todos, el municipio invirtiendo y controlando, y los vecinos cumpliendo con lo que hoy marcan las reglamentaciones.

En lo que refiere al lavado de vereda, la ordenanza 2554/81 señala que “queda permitido el lavado de veredas y viviendas con salida de agua a la calle solamente los días martes, jueves y sábados, de 6  a 17 horas desde el 1° de noviembre al 30 de marzo, y entre las 8 y 17 horas desde el 1° de abril al 31 de octubre de cada año”.

Son solo tres días los que puede llevarse adelante esta acción a la vez que otra actividad en la que se utilice el servicio de agua de la red potable.

Conciencia y datos a tener en cuenta

Las altas temperaturas hacen que el consumo de agua potable se incremente. Se llenan piletas, se triplican las duchas en el día y ni hablar de quienes tienen plantas y deben regarlas. Para mantener los niveles habituales de servicio, es necesario realizar un uso responsable y solidario del recurso. En ese sentido, deben tenerse en cuenta las siguientes recomendaciones:

—Reducir el uso del agua potable en actividades que no son imprescindibles y que pueden postergarse, en particular las que demandan importante cantidad de agua: lavado de autos y veredas, regado de jardines, lavarropas, llenado o renovación del agua de piletas de esparcimiento. Una manguera con salida continua de agua gasta 500 litros por hora.

—El regado de jardines o espacios verdes es conveniente realizarlo tras la caída del sol, para evitar la evaporación.

—Es aconsejable que el aseo de las veredas sea con su barrido y, para el caso de su lavado, los días y/o modalidades permitidas por las ordenanzas municipales, se solicita que se haga mediante el empleo de baldes o en su defecto mangueras provistas de sistemas de corte, tipo gatillo o interruptores o pulsadores en su extremo, para evitar el derroche.

—No se debe dejar que el agua corra innecesariamente al lavar los platos, al lavarse los dientes o al bañarse: una ducha de 10 minutos consume 80 litros de agua.

—Controlar las pérdidas en canillas, tanques de agua y otras instalaciones: un depósito de inodoro con deficiencias desperdicia 4500 litros por día.

—Una pileta de lona llena de 5000 litros equivale al consumo diario de agua potable de 25 personas. Hay que evitar renovar el agua en forma innecesaria: con la dosificación diaria de hipoclorito de sodio (lavandina) o con una pastilla de cloro sólido se puede conservar en adecuado estado por varios días. También se pueden lavar los pies antes de ingresar a la pileta, retirar la basura de la superficie y cubrirla con una lona o plástico mientras no se use para evitar el ingreso de polvo u hojas que deterioran el estado de conservación del agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre