Eduardo “Coco” Oderigo comenzó con un proyecto para jugar rugby dentro del Penal de San Martín. La experiencia se replicó por todo el país e incluso en el exterior. “En el deporte se descubren la personalidad y los valores de las personas” sostuvo.

Organizada por la Comisión de Extensión Sociocultural, el pasado jueves luego de las 14 horas, en las instalaciones del salón de Actos “Dr. Arturo Acuña Anzorena” del Colegio de Abogados del Departamento Judicial Mercedes, el Doctor Eduardo “Coco” Oderigo brindó una charla denominada “No permanecer caído”. Allí contó como es la experiencia deportiva en las penitenciarías que logró cambiar la vida de innumerables personas gracias al Deporte.

El proyecto comenzó en marzo de 2009 en la Unidad N°48 del partido de San Martín, cuando un amigo con el que jugaba al rugby insistió en la posibilidad de conocer la realidad de las cárceles con mayor profundidad. El letrado contó su primera experiencia que lo condujo a pensar este innovador proyecto: “Lo que vi en las cárceles por primera vez no me gustó. Muchísima gente sin hacer nada. Pensamos en hacer algo distinto. El deporte y el rugby me hicieron bien, y un día volví a hablar con el director para comentarle. No le pareció bien al principio porque es un deporte violento pero insistimos. Yo digo que hay muchos que trabajamos con alguien durante dos años y por ahí no lo conocemos del todo y cuando vas a jugar al futbol una hora sabes quién es quién. Esto pasa también dentro de una cárcel, adentro de la cancha sabes quién es quién y los valores que pueden ir saliendo.” Allí Oderigo fundó el equipo de rugby “Los Espartanos”.

El proyecto tomó tanta repercusión que se distribuyó no solo por Argentina sino también en varios países del exterior: “En nuestro país, en 21 provincias se está jugando al rugby, en más de 50 penales y esto también ha replicado en 6 países como Uruguay, España, Perú, El Salvador, Chile y Kenia.”

En el libro “Los Espartanos”, Oderigo afirma que la pelota de rugby, puede ser un atajo para que los internos den un salto, como a través del deporte, la espiritualidad, la educación y el trabajo formal, la vida de innumerables personas logra cambiar: “Bajar el prejuicio de que estas personas nunca van a cambiar y el deporte, los valores y mirarlos a los ojos hacen que ellos mismos se descubran. Terminan haciendo maravillas, cosas altamente superiores a las que podemos hacer nosotros. Uno de los  ejemplos es el de un interno que salió hace un tiempo. Me llamaron para recomendar un Espartano que este en libertad para subir el Aconcagua. Iban a subir deportistas de elite, y se puso a entrenar durante 8 meses. Cuando hicieron cumbre él mismo decía: ahora entiendo cuando me decían que yo no tenía techo” contó Coco Oderigo.

Estuvieron presentes en la charla escuchando a Eduardo Oderigo el Director, Subdirector y Oficiales de la Cárcel de Mercedes que trabajaron en la Unidad Penitenciaria 48 de San Martín; Gonzalo Casenave  del Mercedes Rugby Club; la Concejala Celeste Burone, además de muchos abogados y vecinos interesados en este proyecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre