Presencia de Obispos de la región y autoridades políticas. El flamante arzobispo animó a trabajar “para que renazca la esperanza”. Además, se distribuyó una carta pastoral a todas las parroquias titulada “Al ritmo del Espíritu del Señor”.

El pasado sábado en la Basílica Catedral Nuestra Señora de las Mercedes, frente a una multitud de fieles, se realizó la celebración en la que monseñor Jorge Eduardo Sheinig tomó posesión como arzobispo de Mercedes-Luján.

Al comienzo de la celebración, fue leída la bula apostólica mediante la que el papa Francisco erige la nueva Provincia Eclesiástica de Mercedes-Luján, elevando al rango de Iglesia Metropolitana la sede arzobispal de Mercedes-Luján y a catedral metropolitana la basílica Nuestra Señora de la Merced, en la ciudad bonaerense de Mercedes, asignándole como sufragáneas las diócesis de Merlo-Moreno, Nueve de Julio y Zárate-Campana, hasta ahora pertenecientes a la provincia eclesiástica de Buenos Aires la primera y a la provincia eclesiástica de La Plata las otras dos.

El obispo de mayor antigüedad de las diócesis sufragáneas, monseñor Fernando Carlos Maletti, obispo de Merlo-Moreno, fue el encargado de autorizar la toma de posesión y entregar el báculo al nuevo arzobispo.

Concelebraron la Eucaristía el arzobispo emérito de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani; y los obispos de las diócesis sufragáneas: de Merlo-Moreno, Fernando Carlos Maletti, y su auxiliar, Oscar Miñarro; el obispo de Nueve de Julio, Ariel Edgardo Torrado Mosconi; y el obispo de Zárate-Campana, Pedro María Laxague, como asimismo el Presidente de la Conferencia Episcopal Oscar Ojea y el Obispo Emérito de San Isidro, Jorge Casaretto quién ordenó oportunamente al nobel sacerdote Jorge Eduardo Scheinig.

Estuvieron presentes autoridades civiles, entre ellos el Intendente de Mercedes Dr. Juan Ignacio Ustarroz; el actual intendente de Luján Oscar Luciani y los Diputados Nacionales Eduardo De Pedro y Carlos Selva.

Servicio, pobreza, solidaridad

En su homilía, Monseñor Sheinig se refirió a la alianza de Dios con su Pueblo, de la unión infinita de Dios con cada uno de nosotros. “Dios nos busca y nosotros lo buscamos a Él, porque ‘nacimos alianzados’. Como una mamá con su hijito. Alianza irrompible”, señaló.
Esa novedad, destacó, es “que Dios, en su hijo Jesús, intervendrá en la historia humana para que al hombre nunca más le falte vida y vida en abundancia”.

“Hermanas, hermanos, yo creo en esto. Soy testigo de esto. Y estoy dispuesto a dar mi vida para que en esta porción de la geografía Argentina, nuestra Iglesia de Mercedes-Luján, no falte Jesús, no falte su Vino Nuevo, Su Vida”, expresó el nuevo arzobispo.

Considerando que la Iglesia “está llamada a involucrarse y comprometerse con las mujeres y los varones concretos de este tiempo”, animó a trabajar “para que renazca la esperanza, para que los heridos por lo extremadamente duro de la vida, la pobreza y la exclusión, recobren su dignidad”.

“Hay mucho por trabajar para que la vida de nadie sea despreciada: la que está en el seno materno, la de las niñas y niños desnutridos, la de los adolescentes y jóvenes que están en la calle consumiendo y sin futuro, la de las mujeres golpeadas y asesinadas, la de las familias sin tierra, sin techo y sin trabajo, la de los ancianos abandonados, sin remedios y muriendo de a poco”, afirmó.

Por otra parte, en una carta pastoral distribuida a todas las parroquias, titulada «Al ritmo del Espíritu del Señor», el flamante Arzobispo manifiesta que «los invito a comenzar una nueva etapa de este camino que ya vienen haciendo. Es mucha la vida y la obra que hay en esta Iglesia…no los invito a otra historia o a otro camino, sino a un nuevo momento, a un nuevo capítulo del Libro de la Vida que se viene escribiendo hace 85 años.”

Es de destacar la mención que el nuevo Arzobispo hace a los medios de comunicación del Arzobispado, donde expresa «que necesitamos aprovechar mucho más el Diario La Verdad de Junín y sus radios AM LT20, FM Nova, la radio FM Santa María 88.1 de Mercedes y todos los medios de la web que ya están y debemos potenciar o renovar si fuese necesario…» concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre