Una Basílica por una cabeza…

0

Según relata la historia, la revista Caras y Caretas del 23 de octubre de 1915 reflejó este episodio. Habla de un Gran Premio Nacional, donde la yegua de Saturnino Unzué, favorita en la competencia, perdió por una cabeza. Tras ello se menciona en algunos portales que en la Catedral Basílica “Nuestra Señora de las Mercedes”, tras la demolición del viejo templo en 1904, se formó una Comisión de notables del pueblo para la construcción del nuevo templo bajo la presidencia de Saturnino Unzué en dicha Comisión. “Con el transcurso de los años y debido a la magnitud de la obra y a las dificultades económicas se decide entonces recurrir al hombre más rico de la zona: don Saturnino Unzué. Hombre de la industria ganadera, considerado en su época uno de los más grandes hacendados del mundo entero, quien en 1913 aceptó correr todos los gastos que demandase la terminación del templo y también levantar la casa parroquial”, expresa Acción TV. Destaca que además de los aportes personales, Unzué decidió donar todo lo que su mejor caballo ganase en los hipódromos. “Ocurrencia” era el nombre de la yegua que ganó el Gran Premio Carlos Pellegrini entre otros. “El producto de sus triunfos, de muchos miles de pesos, los destinó su dueño exclusivamente a las obras de la nueva iglesia”. Esta es la referencia que hizo el Padre Juan Carlos con relación a un nuevo aporte privado para financiar obras del templo, más de cien años después.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre