La Escuela de Equinoterapia dirigida por Agustina Rebagliatti recibió a los niños del Hogar Lowe.

0

Luego de una caminata de aventura saliendo del hogar y retomando las vías de la Trocha, a la altura de la GNC calle 119 y av. 40  nos desviamos unos 500 metros hacia la izquierda para llegar al predio donde se desarrolla el proyecto Entre Caballos.

Allí los alumnos de Vida en la Naturaleza del CEF 40 (con extensión en El Hogar de niños Nicolás Lowe) fueron recibidos por su directora Agustina Rebagliatti y los voluntarios Juan Rebagliatti (veterinario, papá de Agustina, Natalia Geninazzi, Soledad Nicodemo Psicóloga y  Marina Acosta voluntaria.

La primera sorpresa fue que sobre una de las mesas del predio, estaba preparado un rico desayuno (chocolatada, ricas tortas, gaseosas) momento en  que Agustina nos cuenta que el proyecto Entre Caballos se inició como una Escuelita de Equinoterapia para poder acercar al caballo  a todos los niños y o adultos, que no  tengan esa posibilidad, ya sea por alguna patología o personas  que quieran pasarla bien junto al animal. Con el transcurso del tiempo al no participar en competencia el proyecto se orientó solo para niños que realizan terapia con caballo, estando junto al caballo, sintiendo su respiración, acariciarlo, no necesariamente montarlo, situación que  a los niños los relaja les hace bajar  sus ansiedades, les permite fortalecer y controlar sus conductas, etc.

A continuación nos organizamos en pequeños grupos, donde un grupo   cepillaba al caballo como una actividad de acercamiento, otro grupo montaba y otro grupo pintaba sobre una base compuesta por cartón y herradura (que luego cada alumno se llevaría junto a su foto como recuerdo) al término de 30 minutos cada grupo iba rotando para disfrutar de las diferentes vivencias,

Al cabo de 1.30 hora Agustina junto al profesor Fabián Brandoni y la coordinadora del Hogar Valeria Rodríguez reúnen al grupo para presentar a otras personas que acompaña también este proyecto (Diego Carschemboim, Luisa Galiani, Sara Minón, Javier Rebagliatti y Raquel Diorio) explicándonos  de que manera colabora cada uno en este proyecto  y la importancia de la relación del hombre con los caballos.

Luego de dos horas de actividad y  sobre el cierre cada niño del hogar recibe su foto como regalo que refleja el paso por la Escuelita de Equinoterapia que es agradecido este gesto con un caluroso aplauso de todos los niños hacia Agustina y su comprometido equipo de trabajo.

El CEF Nº 40 junto a su equipo directivo (Lorena Leiva, Marisa Vignau, Julieta Resello) agradecen a el proyecto Entre Caballos por el gran gesto de recibir a los niños en forma desinteresada y brindarles tan enriquecedora experiencia que aporta un granito de arena más para que cada uno de los niños  se fortalezcan como personas y generen cada día más herramientas.

 Desde ya muchas gracias y felicitaciones por esta gran acción!

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre