Durante las primeras horas se produjo una fuerte lluvia que motivó anegamientos de varias calles. Desde el municipio indicaron que aún restan continuar nuevas obras. Llaman a tomar conciencia a los vecinos sobre algunas acciones.

En la madrugada del pasado lunes, la ciudad de Mercedes sufrió una fuerte lluvia y el consecuente anegamiento de calles en varios barrios. Los desagües se vieron desbordados y calles como la 11 en sentido a Ruta 5 dejó sectores muy complicados. También en calle 61, de 10 a 4 el lugar se tornó en una suerte de río, y la consecuente bronca de los vecinos.

Las redes sociales volvieron a convertirse en la exteriorización del enojo de algunos de los vecinos que se vieron perjudicados, varios de los cuales venían de sufrir una situación similar pocos días antes. Precisamente un vecino de apellido Villalba, que reside en la zona de 11 y 132, y quien además acercó imágenes a nuestro medio sobre los inconvenientes que le tocó vivir en su vivienda.

Desde el municipio quien se refirió a lo ocurrido fue el jefe de Gabinete Matías Dematei, quien sostuvo: “A uno lo afecta mucho todo esto, porque se pone en el lugar del vecino, de hecho uno también los vive a estos anegamientos, son reales, ocurren en distintos lugares de la ciudad. Hay que reconocer que en una hora y media cayeron casi 80 milímetros, con diferencias según el lugar. Esto hace que la ciudad no esté preparada realmente para tanta agua caída”.

Para el funcionario, de las charlas mantenida con el intendente Ustarroz se ha analizado en el comienzo de un trabajo para estar preparados para este tipo de circunstancias, explicando que “más allá del trabajo que se ha venido realizando desde el municipio y en lo que se continúa, con respecto a zanjeos, limpieza de sumideros, también se necesita la colaboración de los vecinos”.

Explicando que lo que ha ocurrido no significa una  responsabilidad directa de los ciudadanos, sino que ha quedado evidenciado en muchos de los trabajos de limpieza, que los vecinos arrojan cualquier tipo de elementos. Indicó que en el trayecto de calle 113 entre 34 y 40 llegaron a sacarse colchones, lo cual se convierten en un tapón importante para el escurrimiento de las aguas. “Hablo de ese lugar porque es un sector donde desagota el agua de un montón de barrios” enfatizó el jefe de Gabinete, reiterando en que “tenemos una problemática al respecto y hay que trabajar de manera permanente en la contingencia y concientizar a los vecinos”.

En cuanto a lo ocurrido explicó que fueron muchos los lugares en que se generaron inconvenientes, aunque añadió que en la mayoría de los casos, una vez que dejó de llover el escurrimiento del agua fue rápido. “En una hora y media se había ido el agua de la mayoría de los lugares, lo cual quiere decir que el sistema evacúa de manera eficiente”.

Calle 61

Consultado sobre lo ocurrido en calle 61, recientemente asfaltada, y que durante un largo rato quedó totalmente bajo el agua, sostuvo que “la calle 61 es un lugar donde se hizo una limpieza muy importante, se hizo un zanjeo muy fuerte, con limpieza acompañada, pero en esta lluvia volvimos a tener problemas  a partir de que habían tirado de todo. Uno no quiere echarle la culpa al vecino directamente pero necesitamos conciencia; porque limpiamos el canal de la 61 automáticamente y comenzó a correr el agua. Esa agua corre toda por 61 para el lado de la 26, y desde allí va hacia el río. Pasó que sobre 61, en la zona del barrio Malvinas hubo que sacar una heladera que estaba dentro de uno de los caños de desagüe. La verdad es que eso hace que el agua no corra de la mejor forma”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre