Se concretó el segundo sorteo del programa de viviendas impulsado por el municipio. Ya son 23 beneficiarios los que tendrán su casa mediante este plan habitacional reservado en principio para empleados municipales con terreno propio. El sistema contempla seis meses de gracia y una tasa de interés muy baja.

Por segunda vez en el corriente año se realizó el sorteo del programa de vivienda “Mi Casa” para trabajadores municipales. Esta iniciativa, promovida por la Secretaría de Desarrollo Social, es oficiada con recursos municipales y tiene como objetivo la construcción de 13 viviendas en su segunda convocatoria. “Este es un avance muy importante porque seguimos en el camino de generar hogares para los trabajadores municipales” indicó el intendente Juan Ignacio Ustarroz. La actividad se llevó a cabo en el Centro Cultural Julio César Gioscio, con la participación de Nicolás Zeballos, director de Abordaje Territorial, la arquitecta Marina Amarillo y Javier Guevara, director del área legal municipal, más los trabajadores municipales que aguardaban expectantes el sorteo, el cual se efectuó mediante escribano público. “Los convocados son trabajadores municipales, los cuales poseían terreno, y que mediante una evaluación socioeconómica fueron sorteados, en una primera instancia, en el mes de octubre”, señalaron desde el municipio. En esta segunda edición del programa, se inscribieron 29 trabajadores, de los cuales 13 fueron beneficiados y el resto pasa a ocupar el lugar de suplentes. “Este es un programa muy bueno, donde desde el municipio, y con recursos propios, brindamos grandes facilidades para que vecinos de nuestra ciudad puedan acceder a la casa propia. Damos un plazo de gracia de seis meses para que la gente pueda construir, para luego sí, comenzar a pagar. Con una tasa de interés bajísima del 2 por ciento con condiciones totalmente favorables y cumplibles para los trabajadores”, señaló el Intendente Ustarroz. Desde la comuna resaltaron que en la primera etapa, el programa reactivó la industria de la construcción. “Esto lo llevamos adelante en un momento económico complicado, donde entendemos que es cuando más se necesita el trabajo y la casa propia”, apuntaron.  Según se informó, las viviendas serán de 46 metros cuadrados y se estima que su finalización será en un tiempo aproximado de 6 meses. La arquitecta Marina Amarillo explicó “en la primera convocatoria sorteamos 10 viviendas, las cuales ya fueron adjudicadas. Y ahora se sortearon 13 viviendas más” y detalló “entregamos, por un lado, el plano – prototipo de 46 metros – y por otro, la cantidad de materiales que se les va a entregar – divididos en tres etapas – pero a su vez se van entregando a medida que vayan avanzando por certificación de trabajo, hasta concluir la obra. El adjudicatario pone la mano de obra”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre