Tras casi siete añoscomo titular de la Basílica mercedina, el Padre Federico continuará su misión pastoral en Chivilcoy y será reemplazado por el Padre Juan Carlos Bouzou, quien estuvo largos años en Tierra del Fuego. Algunos vinculan ese destino con un episodio acontecido con la Resolución 125.

“En las vísperas de María Inmaculada queremos con Monseñor Jorge Eduardo comunicarles los nuevos destinos de varios de nuestros hermanos”, dijo el viernes en la página oficial de la Arquidiócesis el titular de la misma, Monseñor Agustín Radrizzani. Como suele suceder cumplidos algunos plazos, el Arzobispado ha decidido realizar algunos cambios en las misiones pastorales de algunos sacerdotes, aunque el más saliente corresponde a la Basílica Catedral Nuestra Señora de las Mercedes, el templo cabecera de la jurisdicción del Arzobispado. Desde los primeros meses del año 2012 y luego de un breve paso por la Iglesia San José, se encuentra como párroco de la misma el Padre Federico Lagoa, quien dentro de unos meses partirá con nuevo destino a la ciudad de Chivilcoy, su pueblo natal. Su reemplazante en Catedral será el Padre Juan Carlos Bouzou, quien en la actualidad se desempeña como párroco de la Parroquia Inmaculada de General Rodríguez. “Deseamos agradecerles de corazón la disponibilidad que han manifestado para ir hacia donde el Espíritu de Jesús nuestro Buen Pastor los envía y por la confianza depositada en el discernimiento que hemos hecho nosotros como pastores de nuestra querida Iglesia Particular”, agrega la comunicación oficial para luego dar a conocer los movimientos. Como hemos dicho, Juan Carlos Bouzou será párroco de la Catedral; Jorge Bruno, Vicario General y párroco de Nuestra Señora del Rosario en Alberti; Federico Lagoa, párroco de San Pedro Apóstol en Chivilcoy; Hernán Lucía, párroco de Nuestra Señora del Carmen en Chivilcoy; Diego Celay, vicario de la parroquia de la Catedral; Federico Lazarte, vicario de la parroquia de San Marcos Evangelista en Marcos Paz; Franco Carreras, vicario de las parroquias Nuestra Sra. de la Medalla Milagrosa en Gral. Rodríguez y de Inmaculada Concepción en Las Malvinas. Residirá en Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa en Gral. Rodríguez, el diácono Héctor Lalla, residirá y ejercerá su ministerio en la Iglesia Catedral, entre otros anuncios. “Pedimos que los cambios sean hechos o a fines de febrero, o durante el mes marzo. Y que la fecha acordada entre el párroco que deja la comunidad y el nuevo, sea previamente establecida con el Obispado ya que es nuestra voluntad estar, en la medida de nuestras posibilidades, en la toma de posesión de cada nuevo párroco”, dice el Arzobispo en el portal oficial.

Tiempos políticos

La Arquidiócesis de Mercedes es una de las pocas en el mundo que depende del Vaticano de manera directa. No es nuevo que los medios de prensa se ocupen de la vinculación entre la Iglesia y la política. De esta situación ni el Santo Padre queda excluido a quien desde algunos sectores se lo cuestiona por su supuesto distanciamiento con el presidente de la Nación, Mauricio Macri. En la Arquidiócesis hace escasas semanas hubo una misa en Luján, pedida por Hugo Moyano, que también causó revuelo periodístico. Valga este prólogo para decir que quien vendrá como párroco a la Catedral, ha tenido también sus cimbronazos en este aspecto. Allá por 2008, en pleno debate por la Resolución 125, la Sociedad Rural de esa ciudad celebró la derrota del Gobierno y realizó una caravana con dos féretros que llevaban el nombre del por entonces intendente, Ariel Franetovich y también había una dedicatoria a Florencio Randazzo. Aseguran que el Padre Juan Carlos Bouzou salió al encuentro de esa marcha y se produjo un escándalo a pesar de las disculpas que pidió públicamente. Franetovich le puso las quejas al Arzobispo y el Justicialismo chivilcoyano salió enardecido a cuestionar la actitud del sacerdote. Sus años posteriores Bouzou los pasó en el sur. Más precisamente en la provincia de Tierra del Fuego, siendo cinco años párroco de la Iglesia Sagrada Familia, donde se elogió mucho su labor pastoral. En febrero de este año regresó a la Arquidiócesis en la que se encuentra incardinado, con destino en General Rodríguez. En 2019 será párroco de la Catedral.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre