Lo recaudado en la citada cena, una donación, más el aporte de algunos ahorros que tiene la propia cooperadora, garantizan el funcionamiento del servicio en el hospital hasta fin de año. “La guardia no se va a caer, la Municipalidad nos va a seguir ayudando”, expresó.

Uno nunca sabe si en verdad una cena a beneficio del sostenimiento de un servicio de salud pública que debería garantizar íntegramente el Estado es un buen dato o no. Tal vez ese debate pueda servir para otra oportunidad. Lo cierto es que sí aparece como buena señal que una comunidad sume esfuerzos y voluntades en favor de una noble causa tal como sucedió hace pocos días con motivo de concretarse la cena solidaria para recaudar fondos que serán destinados a la Guardia Pediátrica del Hospital Dubarry. Al respecto, en esa reflexión del comienzo, Rosendo Rubiero señaló, “tal vez la cooperadora no tendría porqué existir, o tal vez existir para otra cosa, no para pagar sueldos, para ayudar a gente que pueda tener problemas… pero para eso estamos”, señaló. Sobre la cena en particular Rubiero sostuvo que estaban muy contentos por la ayuda recibida, “nosotros somos intermediarios entre la comuna, la sociedad y el hospital. Estuvimos poniendo el hombro, vendiendo entradas y ayudando en el afán de ayudar”. Si bien faltaban ajustar algunos detalles para cerrar el balance de la cena, fuentes sanitarias de la comuna anticiparon que el producido de la cena había sido de alrededor de 160 mil pesos, los cuales tiene como único y exclusivo destino el financiamiento de la Guardia Pediátrica. Por su parte la empresa Mer Plac realizó una donación esa misma noche de unos 25 mil pesos.

 

Financiamiento

La Guardia Pediátrica aún no tiene todos los recursos para cerrar el 2018, lo cual no quiere decir que no esté garantizado su funcionamiento. Los aportes municipales, lo recaudado en la cena, son parte importante de esos recursos. Pero según expresa Rubiero, “teníamos prevista una partida determinada, pero por los mayores costos no se llegó a cubrir el período 2018. Estamos con un déficit, esto nos ayuda bastante, un poco saldremos a pedir y otro poco sacaremos de algún ahorro que tenemos guardado para poder completar el año. La Guardia no se va a caer, la Municipalidad nos va a seguir ayudando…  que es fundamental porque es el único subsidio que tiene la Guardia”. El presidente de la cooperadora admitió que son una rueda de auxilio, “estamos tapando agujeros en la medida de lo posible, cosas que no están previstas, el arreglo de un vehículo que se necesita y los procesos administrativos serían largos, bueno, mientras haya, pagamos”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre