Aduce cuestiones presupuestarias, favorecer la transparencia y las posibilidades de fuerzas minoritarias, además de evitar aglomeraciones en tiempos como los actuales en materia sanitaria. Un solo papel para todos los candidatos.

Desde el Bloque de Senadores Provinciales de Juntos por el Cambio presentaron una iniciativa para implementar la “boleta única” en territorio bonaerense, con el objetivo de reemplazar a la boleta partidaria que imprime cada agrupación política y, de este modo, “terminar con múltiples problemas que presenta el sistema vigente para convertirlo en un proceso sencillo, claro y transparente”. Quien propició la iniciativa fue el senador Gabino Tapia (foto), de la Primera Sección Electoral (San Isidro), mediante la cual busca “agilizar y dotar de transparencia al sistema electoral actual” y “dar celeridad al acto eleccionario evitando así las aglomeraciones, pensando principalmente en la pospandemia”, sostuvo. El sistema de “boleta única” contendrá a todos los candidatos de todos los partidos que participen en los comicios, al lado de los nombres de los cuales se colocará un casillero en blanco para que el elector pueda marcar al que prefiere, incluso en el nivel distrital. Las dimensiones finales y el diseño general serán definidas a criterio de la Justicia Electoral. “Queremos reparar los múltiples problemas que presenta el actual sistema, como son los excesivos costos electorales, principalmente para la impresión de toneladas de papel y agilizar el proceso de recuento de votos”, profundizó Tapia. En este sentido, dijo que “la iniciativa busca terminar también con la destrucción, desaparición de boletas, riesgos de falsificación y los inconvenientes para su distribución y logística”. Para el senador bonaerense “nuestro sistema electoral debe evolucionar hacia un sistema de boleta única como el utilizado por la mayoría de los países del mundo”. Detalla en los fundamentos que el sistema de boleta única se implementó por primera vez en Australia en 1856, luego en Nueva York en 1898, y posteriormente, en el año 2009, en varios países de América Latina. “El actual sistema tradicional de voto con boleta de papel partidaria es antiguo, vetusto, se encuentra totalmente desactualizado, por lo que requiere una urgente y vital reestructuración, adaptando el mismo a los modelos utilizados y probados en otros países y en provincias de nuestro país – como en Córdoba y Santa Fe -, con grandes logros en cuanto a transparencia de la información y fomentando a una mayor y más plural participación democrática, garantizando una efectiva participación de los partidos políticos de todos los niveles”. Para Tapia la boleta única viene a reparar múltiples problemas que presenta el actual sistema, como son los excesivos costos electorales, principalmente para la impresión de toneladas de papel del que solo se termina utilizando en un pequeño porcentaje, “y son los partidos políticos más chicos los que deben afrontar los importantes costos económicos para esas impresiones. También, se presentan una serie de problemas repetidos, como la destrucción y desaparición de boletas, inconvenientes para su distribución y logística. Mediante el uso de boleta única, se disminuirían los costos de impresión, se facilitaría la opción del elector porque el cuarto oscuro estaría libre de toda contaminación visual, se simplifica la distribución y el escrutinio en general y se evitaría el robo de boletas que como todos conocemos tiene dos consecuencias para el sistema democrático: lesionar la competencia afectando al oponente y lo más grave, afectar el derecho de los electores impidiéndoles votar a quienes ellos deseen”, expresa el proyecto de Ley presentado.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre