«La gente estaba muy deseosa de volver a jugar al pádel»

Por Julián Patrici

El pádel, aquel deporte que tuvo su auge en el país a finales de los 80’ hasta mediados de los 90’ y que luego, en los 2000, comenzó a entrar en un cono de sombras y que cuando, a pasos lentos, quería volver a resurgir, se encontró con esta pandemia que paralizó las actividades. En varias partes del país la práctica de este deporte ha vuelto hace algunos meses y en Mercedes recién se habilitó hace algunos días.

Raúl Torres, uno de los pioneros del pádel en Mercedes y dueño de la cancha del Club Gimnasia Y Esgrima, es uno de los tantos que sufrió las penurias del aislamiento social y la imposibilidad de trabajar, aunque hoy vive con alegría el retorno a la actividad.

Si bien antes de incursionar en este deporte fue jugador de pelota paleta, su historia con el pádel comenzó en 1989. A fines de los 80’, junto a ‘Pepe’ Cabachieff, organizaron el primer partido que se realizó en la 27 y 18. Se hizo con una soga como red y en un lugar improvisado ya que no había canchas.

En los años 90’, cuando el pádel era furor y había 32 canchas en la ciudad, Raúl se encargó de organizar infinidad de torneos que terminaban a altas horas de la madrugada y con un número altísimo de concurrencia. En varias ocasiones se ha pasado la cantidad de 120 parejas inscriptas.

Estuvo a cargo de la gran mayoría de las canchas que existían en la ciudad y junto a su compañero de juego Roberto Casciari recorrieron buena parte de la provincia de Buenos Aires y provincias aledañas jugando una inmensa cantidad de torneos con resultados satisfactorios. Tal es así que fueron los ganadores de un torneo Senior organizado por el gobierno nacional, la Subsecretaria de Deportes y el Ministerio de Educación. Además, fue presidente de la Asociación Mercedina de Pádel entre 1993 y 1997.

En los comienzos de los 2000, este deporte ya no tenía la misma popularidad que en la década anterior, pese a esto continuó organizando torneos con el entusiasmo y dedicación de siempre.

La actual cancha de pádel ubicada en el Club Gimnasia, la comenzó a construir en el 2007 con la ayuda de ‘Chiche’ Testa. Las dimensiones son de 20 x 10 mts y está equipada con un baño para mujeres y otro para hombres. En las paredes se pueden observar distintas fotos de los torneos organizados y de los jugadores que han participado. Además, ofrecen alquiler de paletas para la gente que necesite. Aunque la principal atracción es la cancha de pádel, en el club también hay mesas de ping pong que las administra Raúl junto a su hijo Fernando.

-Unos días antes de que se decretara la cuarentena obligatoria, ¿Ya notabas una reducción en los turnos?

-No, al contrario. Yo tenía organizado para ese fin de semana un torneo, pero lo tuve que suspender por la cuarentena. Había muchos inscriptos para ese torneo.

-El día que cerraste la cancha, ¿Imaginabas que ibas a estar más de seis meses sin poder volver a abrirla?

-Nunca pensamos esto. No sabíamos incluso cuanto iba a durar la cuarentena. Los jugadores estaban muy ansiosos por volver a realizar esta actividad tan linda y también era importante la vuelta para aquellas personas más grandes que necesitan realizar algún ejercicio para poder mantenerse bien.

-¿Cuándo fue que empezaste realmente a sentir económicamente los efectos de esta pandemia?

-Los empecé a sentir al mes de no tener abierta la cancha, porque hay que pagar muchos gastos fijos. Hay que pagar el alquiler del club, la luz, Semmer para la asistencia sanitaria de los jugadores, entre otras cosas.

-¿Cómo recibiste la noticia de la vuelta del pádel?

-Fue una muy buena noticia. La cancha se abre, pero con protocolos. Hay que entrar con barbijo, habrá alcohol en gel, no pueden estar más de cuatro personas en la cancha, los turnos serán hasta las 20 hs y una vez que termine el partido, hay que desinfectar todo y esperar algunos minutos hasta que entre el nuevo turno.

Lo recibimos muy bien porque la gente estaba muy deseosa en poder jugar. Ya hubo partidos y la idea es también empezar con los torneos.

-Ahora que la vuelta es una realidad, ¿Pensás que la concurrencia va a ser masiva como antes o por una cuestión de temor va a ser paulatino?

-Mi esperanza es que sea masiva porque de acuerdo a los llamados telefónicos que tuve cuando se dio a conocer la noticia, muchos conocidos, amigos y jugadores querían volver a jugar. Me parece que de entrada va a ser una concurrencia masiva, obviamente con todos los protocolos.

-¿Un deporte como el pádel tendría que haber vuelto antes en Mercedes?

-Yo pienso que si porque es un deporte que no hay una participación junta, sino que separada. Son cuatro jugadores en la cancha que tienen una separación de 15 a 17 metros cada uno, salvo los compañeros que están entre 5  y 7 metros de distancia. Además, no hay contacto físico. Mi opinión es que se tendría que haber abierto antes.

-¿Has tenido alguna reunión con las autoridades de la Secretaria de Deportes de la ciudad en todo este tiempo?

-Yo tuve reuniones con Esteban Lentini, dueño de la cancha de pádel de la calle 50 y 29. El problema es que yo con mi edad no puedo salir. Él estuvo con el Intendente y con el director de deportes de la Municipalidad de Mercedes.

-En varios países de Europa y en algunas provincias de nuestro país, la vuelta del pádel se dio en forma de singles, ¿Qué opinión tenes al respecto? ¿Concebís jugar al pádel uno contra uno?

-Se puede jugar uno contra uno, pero el problema está en que no es un deporte para jugar uno contra uno, sino dos contra dos. Se juega en una cancha cerrada y que se corre mucho por el tema de las paredes, no es como el tenis que se juega en una cancha abierta y que si la pelota te pasó, ya la dejas ir. En cambio en la cancha de pádel hay que correrla porque están las paredes. Es más exigente el pádel que el tenis.

-¿Qué diferencias notas entre el pádel de antes y el de ahora?

-Cuando se inició este deporte y en la época que yo fui presidente teníamos 2.500 jugadores activos de distintas categorías. Había tres categorías de damas y tres categorías de varones.

Hoy no llegamos a esa cifra de gente, hoy solo tenemos llegada a la gente grande. La juventud se va directamente al tenis o a jugar al fútbol, en cambio la gente mayor sigue jugando al pádel.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre