Los inconvenientes entre vecinos sigue impactando en distintos sectores de la comunidad. Una situación que viene desde hace meses y de difícil solución.

El clima de violencia que se vive en algunos barrios de la ciudad continúa siendo materia de preocupación para las autoridades a cargo de la seguridad, tanto municipal como de la fuerza policial.

Ya el renunciante Secretario de Seguridad Gastón Arenas había manifestado en el inicio de este año, que este tipo de situaciones estaban al frente de las estadísticas en cuanto a hechos delictivos en la ciudad.

En la mayoría de los casos se trata de vecinos y hasta en algunas oportunidades familiares que mediante la utilización de la violencia tratan de limar diferencias, y que lamentablemente, en algunos de los casos termina con personas heridas.

Además, en muchos de los conflictos, son los efectivos policiales, que al ser llamados para apaciguar situaciones terminando siendo objetos de la hostilidad por parte de los enardecidos vecinos. Así es como en algunas ocasiones son los propios uniformados los que terminan con lesiones e incluso con importantes daños en los vehículos policiales.

Días atrás, un hecho de violencia se registró en Barrio Esperanza donde además de personal policial con alguna lesión, dos sujetos con antecedentes fueron aprehendidos y quedaron imputados por algunos de los delitos.

Durante la semana que pasó, fuentes de la cartera de seguridad municipal confirmaron a este medio que los hechos suelen repetirse en los mismos barrios, desarrollándose los episodios, principalmente en barrios como Malvinas, Blandengues y Esperanza.

Tal como ocurrió en el último hecho, la mayoría de quienes terminan siendo aprehendidos son los mismos de siempre, y para la justicia de poco importa como para poder tener un cambio.

Las mismas fuentes precisaron que en muchos de los casos la ingesta de alcohol y el consumo de estupefacientes son elementos que potencian a quienes participan de los hechos.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre