El Prefecto Mayor Maldonado, quien hace una semana que se encuentra como máximo responsable de la unidad carcelaria bonaerense, aseveró en declaraciones radiales que no hay ningún tipo de reclamos por la pandemia. Señaló que se llevan adelante controles del personal y la población carcelaria por el tema COVID 19.

Tal como anticipábamos el pasado lunes, hace una semana que al frente de la Unidad Penal de Mercedes se encuentra el Prefecto Mayor Horacio Maldonado, un hombre de la fuerza que ya había estado en la cárcel local. De allí que en una charla que mantuvo con la mañana de FM Santa María en el programa “Parte del Aire”, Maldonado mostró su felicidad por volver a lo que considera en términos penitenciarios, su segunda casa. “Estoy volviendo a una unidad que me vio crecer como funcionario público, como oficial. Yo me inicie acá en Mercedes, recorrí distintas unidades de la provincia y hoy tengo la suerte de volver… Tenía por aquel tiempo el sueño de ser director y llevar adelante proyectos, pues ahora es la oportunidad para poder cumplirlos”, expresó. En la entrevista radial describió la actual situación en la cárcel mercedina y destacó que “al momento que asumí la Unidad está en una situación controlada y pacífica. No hay ningún tipo de reclamos por el tema del Coronavirus. Si bien no están recibiendo las visitas, tienen comunicación con el exterior a través de la vía telefónica, hacen recepción de mercadería para el consumo propio, amén que la unidad le suministra las correspondientes raciones”. Esa mercadería que llega desde el exterior del penal es entregada en los accesos a la ciudad donde se hace la primera requisa, luego llega a la Unidad, se le hace la correspondiente desinfección y control, para luego  habilitar su ingreso. En relación a los controles sanitarios que se llevan adelante, el flamante director aseguró que se realizan controles de temperatura a todo el personal al momento del ingreso a prestar servicios, y “se hace lo mismo cada quince días con la población carcelaria por la parte sanitaria… me consta porque vi actas firmadas”, señaló. Por cierto la cárcel de Mercedes es una de las más antiguas de la provincia de Buenos Aires y son obvias sus condiciones edilicias. No obstante el director sostuvo: “Se sabe que es una unidad de muchos años, pero es normal que pase esto, por ahí uno ve de afuera paredes caídas pero está en condiciones de ser habitable, con el mantenimiento diario y obviamente con la colaboración del municipio que realizó el corte de pasto en todo el perímetro externo, si entre todos la cuidamos tenemos unidad por muchos años más”, resaltó.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre