????????????????????????????????????????????????????????????

Desde el pasado 20 de marzo el arzobispo dictó una disposición para colaborar con las autoridades civiles. Las misas deben realizarse sin participación del pueblo y con templos cerrados. Procuran que se puedan transmitir por los medios de comunicación.

El Arzobispo Metropolitano de Mercedes – Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig dio a conocer el pasado jueves un comunicado en el que se adoptan medidas extraordinarias por la emergencia sanitaria, las cuales incluyen el total cierre de las parroquias. “Siempre y en todo momento estamos llamados a ser pastores de nuestro pueblo, y en estos momentos extraordinarios y críticos necesitamos todos ser cuidadosos y creativos para que, a través de nuestra cercanía, nadie deje de experimentar el Amor y la Misericordia del Padre”, destaca en el comienzo el titular de la Arquidiócesis. La determinación del prelado tuvo consonancia con el DNU del Gobierno nacional que decretó el aislamiento preventivo y obligatorio. “Las presentes disposiciones, en plena comunión con las demás Iglesias particulares de nuestro país, están motivadas en la prevención de la propagación del Coronavirus (Covid-19) para colaborar con las autoridades civiles en la protección de la vida y la salud de la población…”, fundamenta. Fue así que desde el viernes 20 de marzo facultó a los sacerdotes en todo el territorio de la Arquidiócesis, tanto para la feria semanal como para los días domingos, deban celebrar la Eucaristía sin participación del pueblo y con el templo cerrado al público, intercediendo por todo el Pueblo de Dios, especialmente por los enfermos, orando por las familias y por el personal de salud para que el Señor de la Vida nos fortalezca y proteja. “En este sentido, sigue efectiva la concesión de la dispensa del precepto dominical para los fieles”, reiteró. Del mismo modo procura que los sacerdotes logren transmitir, especialmente los domingos, a través de los distintos medios de comunicación (televisión, radio y redes sociales según las posibilidades de cada uno), “para que todos los fieles se sientan acompañados pastoral y espiritualmente, y permanezcan en comunión con toda la Iglesia”. En otro pasaje señala que “salvando que la autoridad civil o sanitaria nacional, provincial o comunal disponga lo contrario, y fuera del tiempo de celebración de la Eucaristía, que los sacerdotes tomen las medidas necesarias para que los templos permanezcan abiertos a fin de facilitar a los fieles el poder realizar sus actos de oración y piedad individualmente. De no ser posible, se dispondrá de alguna imagen de Nuestro Señor Jesucristo, de la Santísima Madre de Dios o votiva de algún Santo, para ser colocada en la puerta del templo, cuidando especialmente que su veneración se lleve a cabo con el respeto debido”. Queda exceptuada en tal aspecto la Basílica de Luján, cuyo cierre ya había sido dispuesto (ver aparte). En tanto determina que los Bautismos, Matrimonios y demás celebraciones ya comprometidas estarán sujetas a las disposiciones de la autoridad civil y sanitaria. “En caso de poder realizarlas, se harán con mínima y necesaria asistencia de fieles. De lo contrario, se reprogramarán para otra época del año”, expresó monseñor Scheinig quien exhortó a todos los fieles a dar fiel cumplimiento con las disposiciones sanitarias dictadas o a dictarse en el futuro en cuanto a la prevención, prácticas laborales, distancíamiento y aislamiento social.

Sacerdotes piden ser “inmensamente solidarios”

En ocasión del momento que se vive, los representantes del citado Consejo señalan que nos enfrentamos a un desafío inesperado y de dimensiones desconocidas. Piden organizarse como comunidad para ser solidarios con quienes se vean más afectados por la situación.

El Consejo Presbiteral, junto al arzobispo Jorge Eduardo, “en nombre de todos los sacerdotes de la Diócesis y con ocasión del momento presente, queremos dar un mensaje a nuestras comunidades y a todas las personas de nuestro territorio eclesial: “Caminar llenos de esperanza y con máxima solidaridad”, expresaron mediante un comunicado que llegó a la prensa. “En este tiempo de cuaresma en el que caminamos hacia la Pascua del Señor, el mundo entero se enfrenta a un desafío inesperado y de dimensiones desconocidas. Sabemos que, junto con la enfermedad, tendremos que enfrentar también serios desafíos sociales, económicos, laborales y los que se vayan presentando día a día”, destacan los sacerdotes que luego invitan a todas las personas a no desesperar; “por el contrario, creer y transmitir esperanza y confianza, porque sabemos que Dios es Bueno, nos Ama entrañablemente y nos acompaña siempre, en las buenas y en las malas. Su Misericordia no tiene límites y el irá inspirando a los médicos, los líderes y a todo el mundo a encontrar una salida al mal que nos aqueja”. Además solicitan ser “inmensamente solidarios, esto es, por un lado, obedecer con responsabilidad, a las indicaciones que nos dan las autoridades civiles; y por otro, a dar una mano al que lo necesita. Seguramente transitaremos un largo período, especialmente en la etapa invernal; por lo tanto, sería de vital importancia acompañar a los que sí o sí deben estar en sus casas como son los grupos de riesgo y las personas mayores. Podríamos organizarnos como comunidad, o como vecinos a estar atentos si necesitan un mandado, o hacer algún trámite, especialmente con aquellos que viven solos”. Sugirieron además rezar en comunión diocesana la oración que el Papa Francisco hiciera a la Virgen para este momento difícil. Los sacerdotes firmantes fueron: Darío Kling, Luis Jáuregui, Javier Spreafichi, Luis Alvarado, Lucas Figueroa, Ricardo Rodríguez, Daniel Guerra, Carlos Olguín, Claudio Mosca, Federico Lazarte y Hernán López, integrantes del citado Consejo Presbiteral.

Misa por las redes

El responsable de comunicación de la Arquidiócesis informó que en relación a la situación sanitaria de público conocimiento, “desde el Arzobispado de Mercedes Luján, pedimos a los fieles que en la medida de sus posibilidades, puedan participar de las celebraciones eucarísticas por los medios de comunicación, TV, radios o plataformas digitales, a fin de evitar el tránsito y el aglomeramiento de personas, como nos están pidiendo las autoridades civiles”. Recordemos que al respecto, monseñor Jorge Eduardo había emitido un comunicado en relación a los oficios religiosos.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre