Es porque encontró que la carne contiene un producto prohibido en ese país. Rusia restringirá a partir del 10 de diciembre las importaciones de carne de varias compañías argentinas y paraguayas tras detectar la presencia de ractopamina. Desde la firma radicada en Mercedes mostraron tranquilidad precisando que sus análisis no detectan la presencia del producto en cuestión.

Distintos medios nacionales hicieron saber la pasada semana que Rusia restringirá a partir del 10 de diciembre las importaciones de carne de varias compañías argentinas y paraguayas tras detectar la presencia de ractopamina, un fármaco empleado como aditivo para promover el crecimiento de la masa muscular del animal, informó el Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario (Rosseljoznadzor) de ese país.

“Rosseljoznadzor impone restricciones a las importaciones de la producción de cinco compañías de Argentina y dos de Paraguay por detectar la presencia de ractopamina en la carne de vacuno y sus subproductos”, según el comunicado oficial.

Además, el ente de control sanitario ruso destacó que el uso de la ractopamina y otras sustancias para el aumento de la masa muscular de los animales están prohibidos en Rusia y no descarta extender el veto a todas las importaciones de carne de Argentina y Paraguay en caso de que el problema persista.

Las cinco plantas afectadas en el país son Azul Natural Beef; Frigorífico General Pico; Frigorífico H.V.; Matadero y Frigorífico El Mercedino y Rafaela Alimentos. Las dos de Paraguay son Frigorífico Norte y Tripera Paraguaya.

A partir de tomarse conocimiento que entre las firmas se encontraba la empresa radicada en nuestra ciudad, Protagonistas mantuvo contacto de manera directa con responsables de la empresa quienes de inmediato accedieron a dar datos sobre la situación que están afrontando.

En diálogo con nuestro medio Natalia Matina indicó que “el miércoles nos comunicaron que habíamos sido suspendidos para exportar mercadería a Rusia. A mí me lo comunica un cliente y chequeando en la página de Rosselkhoznadzor (el órgano de control fitosanitario de Rusia, paralelo al SENASA nuestro) aparecemos suspendidos a partir del 10/12 de este año, aparentemente por presencia de RACTOPAMINA (aun no contamos con la comunicación oficial de SENASA, ni tampoco con la información de en qué envío se detectó, ni en qué cantidades)”.

Desde Frigorífico El Mercedino explicaron que la ractopamina es un agente que mejoraría el rendimiento en la producción de ganado, reduciendo la grasa, aumentando el promedio de ganancia diaria de peso y mejorando la proporción de conversión alimentaria, aunque todo esto no está comprobado en bovinos.

Tranquilidad

En el diálogo con nuestro medio, desde la firma en cuestión se mostraron tranquilos en cuanto a la situación que se conoció, fundamentalmente a partir de todas las condiciones que se van cumpliendo dentro de la planta.

“Nosotros, como establecimiento oficial aprobado por SENASA, cumplimos con todos los muestreos y análisis exigidos por este organismo, entre ellos el plan CREHA (PLAN NACIONAL DE CONTROL DE RESIDUOS E HIGIENE EN ALIMENTOS). Nuestros análisis demuestran que la presencia de esta sustancia es NEGATIVA en todas las muestras tomadas durante todo el año”, explicó Natalia Matina.

Lo cierto es que a partir de lo ocurrido manifestaron una serie de consideraciones.

 · Los frigoríficos no pueden resolver temas sanitarios en los establecimientos productivos.

·  Si bien el uso de ractopamina está prohibido, hay proveedores que la comercializan en el país.

· Los resultados del plan CREHA demuestran que en nuestros productos no se encontró esa sustancia

·  Se habla de que dicha sustancia se encontró en CARNE, y nosotros solo exportamos menudencias.

Por otra parte, Natalia Matina precisó que durante el día  viernes 6 se realizó una videoconferencia entre autoridades de SENASA y autoridades rusas, pero debido al cambio político que se dará la semana que viene no se definió nada, y el tema lo habría tomado cancillería.

“De nuestro lado ya hemos enviado toda la documentación pertinente y estamos a disposición para que se realice cualquier tipo de control o solicitud que las autoridades consideren”, indicó.

Sin embargo, agregó que “de todas maneras estamos reforzando los controles y exigiendo a los productores el control estricto por parte de sus veterinarios para poder garantizar la calidad de nuestros productos”.

Trayectoria

En la amplitud de los datos brindados a nuestro medio, Natalia Matina se refirió a la historia de la firma: “Respecto a nosotros, adquirimos el frigorífico en el año 1997, pero pertenecemos a este rubro desde hace 60 años, época en la que arrancó mi abuelo. Nuestro fuerte es el consumo interno y hace seis años comenzamos a exportar una muy pequeña cantidad de nuestra producción para poder tener esa opción en épocas en las que el consumo interno disminuye. No somos ni un gran exportador, ni una multinacional. Somos una empresa familiar, manejada por mi papá, mi tío y mis primos, con 140 empleados mercedinos, que trabajamos de manera consciente, tanto en los aspectos comerciales, legales, ambientales y sobre todo sanitarios”.

Concluyó en que “nuestras puertas y nuestros teléfonos están abiertos para que cualquier consulta que tenga cualquier miembro de nuestra comunidad, y por supuesto, cualquier autoridad sanitaria. Estamos trabajando para que esto se resuelva lo antes posible”.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre