El viernes 29 de noviembre a las 18 hs, en la Biblioteca Ameghino de Luján (San Martín 485) se realizará la reunión de fin de año del Equipo de Tratamiento Interdisciplinario para el Control de la Obesidad (E.T.I.C.O) que, en esta oportunidad será abierto a la comunidad. 

Profesionales y pacientes compartirán los cambios en la salud y la calidad de vida tras el tratamiento que incluye a la cirugía bariátrica, que se realiza en la Clínica Güemes desde el año 2011.

Será un encuentro de celebración y también de toma de conciencia acerca de la obesidad como enfermedad crónica.  

La obesidad NO es: una actitud ni una condición, ni una mera consecuencia de comer más y moverse poco. Tampoco se debe a la falta de voluntad ni es culpa de quien la padece.

Los fundamentos que guían el trabajo de E.T.I.C.O* con el objetivo de obtener los mejores resultados posibles y sostenidos en el tiempo son:

– Acompañar a las personas que padecen obesidad con respeto y sin estigmatización. 

– Ayudar a los pacientes a identificar los disparadores emocionales que llevan a comer en exceso. El primer paso para un cambio posible es la atención plena a las emociones ligadas al acto de comer.

– Integrar al paciente en un rol protagónico al equipo interdisciplinario. Esto va de la mano de reforzar su propio compromiso, autoseguridad y autoeficacia.  La contención entre personas que se identifican en su padecer, pero también en actitudes y emociones, es motor importante en el camino terapéutico.

– Comprender que la intervención quirúrgica NO es la solución a la obesidad, sino un eslabón en su tratamiento. La cirugía bariátrica, dentro de un abordaje interdisciplinario (médico-nutricional-psicológico), es hasta el momento la opción más efectiva para el abordaje de los pacientes con obesidades severas.

– Elaborar la idea de que el objetivo es la mejora de las enfermedades asociadas a la obesidad y de la calidad y expectativa de vida en el largo plazo. Si bien la mejoría global de la salud va de la mano del descenso de peso, algunas cuestiones individuales de las personas, desde la genética, la historia personal y algunas enfermedades, como la diabetes tipo 2, pueden afectar la meta del peso deseado.  

– Comprender que el tiempo de preparación prequirúrgico es necesario y su calidad se traduce en los resultados. El período de preparación no es solo un tiempo de espera del acto quirúrgico. Tampoco es un tiempo solo de evaluación. Es un recorrido terapéutico central para los resultados en el largo plazo.

– Fomentar el apoyo familiar y aun del entorno laboral de las personas con obesidad. Crear un ambiente saludable como facilitador de la toma de decisiones.

– Fomentar un estilo de vida activo y ejercicio programado en relación a las posibilidades individuales. La recuperación del movimiento es un pilar de la satisfacción y el bienestar del paciente tras la cirugía. Además, la falta de actividad física es un reconocido factor relacionado a la reganancia de peso.

– Acompañar a los pacientes en el proceso de cambio y más allá, en el cuidado de una vida plena y saludable.

* Integrantes de E.T.I.C.O

Dres.: Raúl Ambiela, Ana Cappelletti, Mauricio Kushinakajo y Marcela de la Plaza.

Lic. en Nutrición: Andrea Alitta.

Lic. en psicología: Vanina Strada.

Secretaria: Cinthia Villagra

Profesionales del equipo fundador que participarán de este encuentro: Licenciadas María Silvia De Nicolás, Daniela Gallart y María Julia Irigoyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre