El uruguayo que conduce la OEA le pidió al presidente electo Alberto Fernández el envío de dos veedores, uno fue el ex jefe de Gabinete municipal. Le pagaron los pasajes, el hotel y viáticos y luego lo acusaron de infiltrado. “Es una locura”, dijo “Zaza” Ustarroz.

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, denunció ante la prensa que dos ciudadanos argentinos se infiltraron en la misión que auditó las elecciones generales de Bolivia que se celebraron el pasado 20 de octubre. Uno de los señalados era ni más ni menos que el ex jefe de Gabinete del municipio de Mercedes, Gerónimo “Zaza” Ustarroz. La noticia causó sorpresa en el país y hasta los medios que menos comulgan que el kirchnerismo, es decir La Nación y Clarín, tildaron la noticia como insólita. Sucede que la OEA, que se encuentra realizando auditorías en Bolivia, se puso en contacto con el presidente electo, Alberto Fernández y le solicitó el envío de veedores en esas tareas que está llevando a cabo. Lo hizo el propio Almagro vía telefónica. Los enviados fueron con los gastos pagos por parte de la organización y hasta compartieron el mismo hotel donde se encontraba la gente de la OEA. Pero el Secretario General de origen uruguayo, salió con estas expresiones que fueron desmentidas de manera inmediata.  “Nos enteramos de que había dos espías argentinos en la misión de auditoría, no eran técnicos con capacidades electorales, es un despropósito, eso no se hace, es inmoral”, dijo Almagro, en una entrevista al diario Excelsior de México. “Había mucha información confidencial, con pruebas testimoniales y personas a las que había que proteger. Esa información no la puede estar agarrando cualquier persona”, agregó el Secretario General de la OEA.

Disparate

“Gerónimo Ustarroz, fue apoderado del Frente para la Victoria y es hermano de crianza de Wado de Pedro”, describía Infobae. “Me invitaron, trabajé con ellos, participé de la auditoria y ahora dicen que soy espía, es una locura. No reviste el menor análisis. Las declaraciones de Almagro me parecen desatinadas y no se corresponden con la realidad”, dijo el mercedino a medios capitalinos. “Me llamó quien después estuvo a cargo de la misión, Cristóbal Fernández. Me dijo que le habían avisado de la Secretaría General que nos contactara para que participemos de la misión de la OEA. Me mandaron los pasajes, me fueron a buscar al aeropuerto, me pagaron el hotel y los viáticos”, agregó. Las explicaciones también pudieron escucharse en el programa “Otro Lunes” de FM Santa María, donde Ustarroz reveló, “al principio me sorprendió, pero después te das cuenta que no son tan extrañas las declaraciones. Yo como abogado me dedico hace más de diez años al Derecho Electoral, he sido fiscal de mesa, Fiscal General, he sido apoderado en la provincia de Buenos Aires y apoderado nacional del Frente de Todos en la última elección…”. Gerónimo Ustarroz manifestó que el informe de la auditoría se precipitó, “nosotros no vimos los informes técnicos que sustentan la auditoría, entonces uno transmitió la verdad de lo que vio…  es una locura, porque a mí no me invitaron como un abogado neutral sino como apoderado de un partido para ver lo que hizo la OEA… A uno no le gustan que lo traten de espía, mucho menos cuando te invitan ellos, los mismos que después te acusan.  Es ridículo y mucho más que lo diga el Secretario General de la OEA. Hasta los periodistas nacionales que me llamaron no podían entender semejante disparate“. Ustarroz aseguró que a la auditoría le faltaron algunas cosas. Señala que podrían haber solicitado a las fuerzas políticas las actas que faltaban que son iguales a las que se entregan a la Justicia Electoral. “Yo hice mis reparos de la auditoría pero ni siquiera por técnica electoral sino por sentido común, y observé que la auditoría se adelantó lo que desencadenó el golpe de Estado… pero nos limitamos a hacer observaciones técnicas. Tal vez esperaban que dijéramos que todo estaba bien, lo cual como profesional no iba a hacerlo”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre